¿EL PRIMERO DE VARIOS?

Se cerró el histórico acuerdo de la Unión Europea y el Mercosur

Aún restan detalles para que se firme y luego la aprobación a nivel de los legislativos

Unión Europea. Foto: archivo El País.
Las delegaciones de ambos bloques (la de Uruguay encabezada por el canciller Rodolfo Nin Novoa y el subsecretario del MEF Pablo Ferreri) tras cerrar el acuerdo.

De las playas de Río de Janeiro a la Grand Place de Bruselas, así se negoció el acuerdo de Asociación Estratégica (es más amplio que un acuerdo comercial) entre la Unión Europea (UE) y el Mercosur. En medio de ello, pasaron 20 años exactos.

Concesiones de ambas partes, alguna molestia en la representación francesa y hasta pizzas, pautaron el cierre del acuerdo ayer a las 13:30 hora uruguaya con aplausos de las delegaciones. La discusión se había tensado en las horas finales entre Brasil y los representantes europeos, en lo relativo a las ofertas sobre algunos sectores agrícolas.

El canciller Rodolfo Nin Novoa -quien junto al subsecretario de Economía, Pablo Ferreri encabezaron la delegación de Uruguay- fue el encargado de llamar telefónicamente al presidente Tabaré Vázquez para informarle que había acuerdo.

“Fueron días intensos (el jueves y ayer) con todos los países presionando”, resumió Ferreri a El País desde Bruselas.

El acuerdo “permitirá abrir muchas puertas a los sectores productivos en Uruguay y también se vuelve nuestro país más atractivo a la hora de que se radiquen inversiones de calidad que generen puestos de trabajo bien remunerados”.

Consultado sobre si los sectores uruguayos que pueden verse afectados por la competencia de productos europeos tendrán algún tipo de ayuda, Ferreri señaló que “eso se verá más adelante, recién se está terminando de hacer el acuerdo”.

Tras el aval político, el texto debe someterse ahora a un examen legal y debe ser traducido a las lenguas de ambos bloques antes de la firma final, que debe ser autorizada, en la UE, por todos sus países.

Este requisito no es menor visto el contexto actual de presión en Europa. En 2016, la región belga de Valonia casi tumba la rúbrica del acuerdo comercial cerrado con Canadá.

En el caso del Mercosur, deberá pasar por los poderes legislativos de cada país.

Ferreri estimó que todo el proceso de aprobaciones llevará “entre dos y tres años”.

Contenido

La UE liberaliza el 99% de las importaciones agrícolas del Mercosur: para el 81,7% de los bienes eliminará los aranceles de importación. En tanto, para el 17,7% restante ofrecerá cuotas o preferencias fijas. Sólo se excluyen alrededor de 100 productos.

El Mercosur obtiene plazos amplios de hasta 15 años para liberalizar sectores sensibles en forma gradual. El acuerdo favorece el comercio intra-industrial al reducir los aranceles para insumos y bienes de capital, según un comunicado del gobierno argentino.

Lo principal para el Mercosur -y Uruguay- es el acceso que tendrá la carne. Por un lado, la Cuota Hilton (de 29.500 toneladas, de las que 6.300 toneladas corresponden a Uruguay) pasará de tener arancel de 20% a 0% a la entrada en vigor del acuerdo. Esto implicaría un “ahorro” de unos US$ 15 millones anuales, estimaron fuentes del sector privado a El País.

Además, la UE ofrece una nueva cuota de 99.000 toneladas (que los países del Mercosur deberán definir cómo repartir), 55% refrigerada y 45% congelada, con arancel intracuota de 7,5%, y el volumen gradual en cinco años (seis etapas).

Para carne aviar habrá una cuota de 180.000 toneladas, con arancel 0% a la entrada en vigor del acuerdo; segmentación “50% deshuesada” y “50% otros”.

A su vez, en arroz la cuota será de 60.000 toneladas con arancel 0%, sin cambio en las condiciones, sin segmentación, implementación en seis años.

Otro aspecto clave para Uruguay es en el ámbito de servicios, ya que los prestadores de servicios de la UE y del Mercosur podrán acceder al mercado de la contraparte en las mismas condiciones que los nacionales.

"El capítulo comercial del acuerdo contempla beneficios para la oferta exportable de Uruguay con destino a la Unión Europea y los intereses de Uruguay en materia de propiedad intelectual, servicios, compras públicas y los regímenes especiales, entre otros", indica el comunicado de Presidencia de la República. Se “mantienen los regímenes especiales de admisión temporaria, no hay ningún capítulo de propiedad intelectual, que era un área que siempre estuvo bajo una mirada muy atenta”, especificó el canciller Nin Novoa.

“Aproximadamente el 20% de los productos nacionales que se venden al exterior se dirigen a ese destino, entre los que se destacan carne bovina, celulosa, maderas, arroz, cueros, cítricos y miel”, indicó el comunicado de Presidencia.

Como acuerdo de “nueva generación”, las partes se comprometen a acometer los más altos estándares laborales y medioambientales, de manera que deben acatar acuerdos como el de París contra el cambio climático.

También contempla beneficios específicos para las pymes a través de programas que facilitan su integración en cadenas globales de valor, asistencia técnica, participación en compras gubernamentales, entre otros.

(Con información de La Nación/GDA, AFP y EFE).

MÁS

Tres visiones

Pablo Ferreri (subsecretario de Economía): “En este período se firmó el acuerdo con Chile, se profundizó el acuerdo con México y ahora se firma uno de los acuerdos, en conjunto con el Mercosur, más importantes a escala planetaria dado el volumen de comercio y los mercados que están involucrados”.

Jean-Claude Juncker (presidente de la Comisión Europea): "¡El acuerdo comercial con (el) Mercosur hecho! Un momento histórico. En medio de las tensiones comerciales internacionales, estamos enviando una señal potente de que apoyamos el comercio basado en normas", señaló.

Pedro Sánchez (presidente de España): “Tras 20 años negociando, alcanzamos un acuerdo comercial histórico entre la UE y Mercosur. Gracias, entre otros, al papel de España en las últimas semanas. Excelente noticia para la comunidad iberoamericana en favor del comercio como motor de progreso".

Cronología de un largo proceso

El 28 y 29 de junio de 1999 en Rio de Janeiro, líderes de la Unión Europea (UE) y el Mercosur acordaron la intención de negociar un Tratado de Libre Comercio y un año después iniciaron las conversaciones. Pero, en octubre de 2004 luego de intercambios de propuestas arancelarias que no satisfacían a ninguna de las partes, se suspendieron las negociaciones. Recién en mayo de 2010 ambos bloques acuerdan retomar las conversaciones, pero las mismas avanzan a un ritmo lento. Recién el 11 de mayo de 2016 se da un intercambio de ofertas arancelarias, pero la UE excluye de la misma a los productos agrícolas, lo que casi tira todo por la borda. Ayer y tras 39 reuniones, se anunció que se llegó a un acuerdo.

La visión europea: equilibrio

El comisario europeo de Agricultura, Phil Hogan, reconoció ayer que la Unión Europea (UE) ha hecho "significativas concesiones" en materia agrícola y agroalimentaria. "No se puede negar que hemos tenido que hacer significativas concesiones para garantizar un resultado equilibrado, integral y ambicioso", indicó Hogan. Por lo que respecta a los intereses ofensivos de la UE, dijo que los europeos han asegurado la abolición de aranceles en todos los vinos y cervezas, así como significativas cuotas libres de aranceles para el queso y otros productos lácteos. Hogan anunció que la Comisión Europea "está dispuesta a asistir a nuestros agricultores en caso de que haya perturbaciones en el mercado".

Uno de los mayores del mundo

Si se tiene en cuenta el Producto Interno Bruto de todos los países involucrados, el acuerdo cerrado entre la Unión Europea y Japón en 2018 es ligeramente más importante (unos 23 billones de dólares) que el del Mercosur (unos 21,24 billones de dólares). Pero en términos de población, el acuerdo UE-Mercosur es el número uno (770 millones de personas) por delante del de Japón (630 millones). El comercio recíproco total es de aproximadamente US$ 90.000 millones. Al ser un Acuerdo de Asociación Estratégica entre ambos bloques, además de la especial atención a lo comercial, establece un vínculo político, cultural y económico estratégico y permanente.

Analistas: pasar “de la B a la A” y la oportunidad

Para el director del Departamento de Negocios Internacionales de la Universidad Católica, Ignacio Bartesaghi, “es un acuerdo bastante profundo, bastante ambicioso en cuanto a la apertura y eso es bienvenido porque nos pone en otro nivel. Uruguay y el Mercosur en términos futbolísticos pasan a estar de la liga B a la liga A”. Agregó a El País que es un día “histórico”.

El socio de Cibils-Soto Consultores, Marcos Soto dijo a El País quue “si tenemos la oportunidad de poder vender más servicios a Europa puede ser un gran promotor de valor agregado para Uruguay”.

Agregó que cuesta pensar que este acuerdo “vaya a generar un alto impacto en otras industrias más allá de la cárnica, celulosa, soja, cueros, ese tipo de bienes, no creo que logre generar alto impacto en sectores más industrializados”.

“Nunca en el proceso de negociación entre la Unión Europea y el Mercosur se llegó a un punto tan lejano o tan profundo que anticipa la verosimilitud de que el acuerdo finalmente se termine aprobando y entrando en vigor”, dijo a El País Marcel Vaillant, profesor de Comercio Internacional en Departamento de Economía de Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de la República. “Lo positivo es que es la primera vez que el Mercosur firma un acuerdo comercial relevante con una potencia económica de primera línea a nivel mundial”, enfatizó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)