Piden extender seguro de paro, apuestan a Venezuela y Dilma

Chery: buscan mantener viva chance de producir

La Unión Nacional de Trabajadores Metalúrgicos y Ramas Afines (Untmra) solicitará al Ministerio de Trabajo la posibilidad de prorrogar el seguro de paro de los 320 trabajadores de Chery-Socma que actualmente se encuentran sin empleo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Negocio con Venezuela no concretado precipitó decisión. Foto: El País

Además, una opción comercial con Venezuela es hoy el camino para una posible reapertura de la ensambladora china de autos ubicada en Paso Carrasco dentro de algunos meses.

De hecho, Chery-Socma mantendrá el pago del alquiler de la planta —que perteneces a la empresa uruguaya Oferol— hasta fin de año.

El seguro de paro de los empleados de Chery venció el 19 de abril y es por eso que el sindicato metalúrgico solicitará la extensión del subsidio a la cartera de Trabajo.

Esa posibilidad ya había sido planteada, pero el Ministerio no la había tomado en cuenta porque no sabía cuál iba a ser la postura de la empresa, algo que finalmente ocurrió el martes, señaló a El País el dirigente de la Untmra, César Acosta.

Ahora, ya con la comunicación efectuada por los representantes de Chery en Uruguay sobre el retiro de la automotriz del país, el sindicato reiterará el pedido. La intención de la Untmra es que en primera instancia la prórroga del seguro de paro sea por cuatro meses, dijo Acosta.

Los trabajadores quieren apostar a una reapertura de la empresa y esa sería la forma de percibir algún ingreso hasta que ese hecho se produzca.

La primera tanda de trabajadores de Chery fue al subsidio de desempleo en septiembre del año pasado y el envío se terminó de completar en diciembre, incluyendo a los cargos gerenciales.

Con la fábrica sin producir y sin contar con el mercado argentino y el brasileño, la posibilidad más firme parecería ser la de Venezuela.

El dirigente informó que desde el año pasado Chery mantiene contacto con compradores venezolanos de vehículos. Pero por diferentes razones el acuerdo comercial no pudo concretarse.

El negocio manejado con Venezuela fue para la entrega de 10.000 vehículos. "De haberse cerrado a fin de año pasado, hubiera asegurado trabajo para este año y parte de 2016", explicó Acosta.

La producción óptima (nunca alcanzada en Chery) era de entre 30 y 35 vehículos por día. Eso daba un piso de 10.800 automóviles y un techo de 12.600. Pero el ensamblado máximo que alcanzó Chery al año fue de 7.000 unidades.

Es por eso, que el negocio con Venezuela se hubiera extendido hasta los primeros meses del año próximo.

El martes, luego del encuentro donde los representantes de Chery anunciaron el retiro de la automotriz de Uruguay, el director nacional de Trabajo, Juan Castillo, dijo a El País que quizás la salida más fácil fuera a través de un acuerdo con Venezuela. Esa posibilidad sería más factible, ya que nadie piensa que en Argentina haya algún cambio en las políticas restrictivas a las importaciones al menos hasta las elecciones de octubre y las mejoras económicas en Brasil llevarán un tiempo en producirse.

Ayer, la ministra de Industria, Carolina Cosse, dijo en diálogo con la prensa que el gobierno no puede solucionar "que una empresa cierre".

Añadió que habrá que mirar hacia adelante, esperar un cambio en la economía regional y ver cuáles son las mejores condiciones para la reapertura de Chery.

Algunos confían en la visita que realizará hoy el presidente Tabaré Vázquez a la mandataria brasileña, Dilma Roussseff. El vicepresidente Raúl Sendic señaló que hay buenas expectativas en el gobierno por el encuentro entre ambos jerarcas y añadió que el tema de Chery seguramente será tratado en esa reunión.

Igualmente, los representantes de la ensambladora china señalaron el martes que un mejoramiento de la situación con Brasil no depende de acuerdos comerciales o de complementación bilateral, ya que el problema es netamente cambiario y de competitividad.

Concesionarios.

El director de la concesionaria Chery Fevisey, Gustavo Di Russo, señaló a El País que la venta de vehículos de la marca china no se verá afectada por el cierre de la fábrica en Paso Carrasco.

El comerciante explicó que los vehículos que se comercializan en el país son importados de China y es por eso que la situación de la fábrica local no impactará en la comercialización.

También informó que los poseedores de modelos Chery tampoco tendrán problemas en la adquisición de repuestos.

"Los clientes se ponen nerviosos. Hoy (ayer) recibí más de 50 llamadas telefónicas con consultas. Por eso es bueno transmitir tranquilidad en ese aspecto", dijo Di Russo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)