CADA VEZ MENOS

El cierre del Molino Dolores agudiza la concentración

Alertan por posible monopolio de producción de harina en el país.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Se manejó la chance que el molino reabriera mañana, pero fue descartado. Foto: Archivo El País

Sobre fines de enero el Molino Dolores comunicó a todos sus empleados que irían al seguro de paro. Unas 200 personas quedaron sin lugar de trabajo y desapareció del mercado uno de los jugadores de mayor peso en el país en el proceso de volver el trigo en harina. Ahora, algunas voces alertan que esto podría acelerar la tendencia de concentración que ya transita este sector, e incluso consolidar una suerte de monopolio de la producción de harina.

La caída de Molino Dolores se explica por otra previa, la de Cereoil, la empresa agrícola con la que integra un mismo grupo económico. En septiembre del año pasado el socio minoritario de Cereoil —el estadounidense Seaboard— solicitó el concurso de acreedores. La noticia cayó como un balde de agua fría, en primer lugar, para el accionista mayoritario de la firma, William Johnson, que no anticipaba esta jugada.

Se especulaba con que el molino podría volver a abrir sus puertas mañana, pero el viernes esa posibilidad se esfumó. Además, se habla de cómo quedará el sector si Molino Dolores no logra levantarse de la lona.

El miércoles, durante una visita de ejecutivos del Banco República a la Comisión de Ganadería, Agricultura y Pesca de la Cámara de Representantes, el diputado del Partido Nacional Armando Castaingdebat dijo que la situación que atraviesa Molino Dolores encierra el "riesgo de crear un monopolio" de la producción de harina en el país, según consta en la versión taquigráfica.

El también exintendente de Flores agregó a El País que el "riesgo" que se corre es que "se vaya a la ejecución de Molino Dolores y que lo compre quien hoy ya tiene gran parte del mercado".

"Los interesados son los que hoy ya manejan la industria grande de este país", indicó.

En los últimos días de febrero el director nacional de Trabajo, Juan Castillo, indicó al programa En Perspectiva de Radio Oriental que había dos inversores interesados en adquirir este molino que se habían presentado ante el Ministerio de Trabajo: Molinos Cañuelas (empresa argentina que ya posee una fábrica en Montevideo) y Gonzalo Ruiz, expropietario de Molino San Salvador (como anteriormente se conocía a Molino Dolores) .

Sindicato.

En tanto, la Federación de Obreros y Empleados Molineros y Afines (Foemya) sostiene que desde que cesaron las operaciones en la empresa doloreña hubo dos interesados en quedarse con ella: Molino San José y Molino Cañuelas.

"Si alguno de ellos se llegara a quedar con este molino (por Dolores) ahí sí pasaría a haber un monopolio. Por ahora es oligopolio", dijo Federico Barrios, coordinador de la Foemya a El País. "Lo que quieren es buscar las condiciones para llegar como favoritos al remate", añadió en relación a las dos firmas.

En volumen de producción, Molino San José es el más grande de Uruguay, explicó Barrios. Procesa 700 toneladas de molienda de grano por día. Hasta su cierre, le seguía Molino Dolores, con 550 toneladas, mientras que Molino Cañuelas ocupa el tercer puesto, con 400 toneladas. Entre las tres concentran el 75% de la molienda de trigo en el país, indicó.

Además de producir la harina que luego los consumidores encontrarán envasada en las góndolas de los supermercados y almacenes, estos molinos también venden a fideerías, a fábricas de pastas, panaderías y otras industrias alimenticias. Estos grandes consumidores utilizan esta harina como materia prima para realizar con ella otros productos.

Concentración.

Uruguay supo contar con decenas de molinos harineros. En la década del 80, comentó Barrios, había alrededor de 40 en el país. Hoy esa cantidad se redujo a alrededor de una decena. Según cálculos del sindicato, alrededor de 1.300 personas trabajan en esta actividad.

El grueso de la molienda está en manos de tres firmas —Molino San José, Molino Dolores y Molino Cañuelas. "El resto de los molinos tienen poco volumen de molienda y tecnología muy precaria, casi artesanal", graficó Barrios.

Para él, "al ritmo que va hoy va a ser muy difícil que subsistan los demás molinos chicos en los próximos 10 años".

En los últimos años empezó a aumentar el arribo de productos a base de harina desde fuera de fronteras, como alfajores argentinos o fideos italianos, dijo. "Esa pérdida de colocar harina en el mercado nacional la han ido sustituyendo con algunas exportaciones de harina que han hecho algunos molinos, pero está bastante complejo el panorama", remató.

Alcalde de Dolores: "esto es caótico".

El alcalde de Dolores, Javier Utermark (Partido Nacional), dijo que la paralización del Molino Dolores es un "caos" para esta ciudad de 20.000 habitantes del departamento de Soriano.

Utermark recordó, además, que la ciudad —que fue azotada por un tornado en abril del año pasado— ya había recibido un golpe en sus fuentes de trabajo cuando la empresa argentina Alpargatas cerró la planta que tenía allí, en 2011. Un grupo de más de 100 personas quedó sin trabajo fruto de esa decisión.

Ahora, el fantasma del desempleo vuelve a sobrevolar Dolores, con la suspensión de la actividad en el molino.

"Esto es caótico", resumió el alcalde, quien agregó que a los empleos que se pierden por el cierre de Molino Dolores deben agregarse otros tantos indirectos que también se ven afectados si la empresa baja cortina. "Se va a sentir mucho", sostuvo e hizo hincapié en que no hay en el horizonte posibilidades de "reabsorción" del personal del molino en otra fuente de trabajo.

Adelantó, asimismo, que se espera que impacte en la actividad comercial de la ciudad: si hay menos dinero en los bolsillos de los habitantes, el consumo descenderá.

El molino que más tarde empezaría a responder al nombre de San Salvador se construyó en 1889. Cuando, décadas más tarde, ya había pasado a denominarse Industrias Harineras cambió de manos y fue adquirido por quienes hasta ahora son sus dueños.

En esta etapa la empresa fue bautizada como Molino Dolores.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)