CAMBIO Y EXPECTATIVAS

CIU atenta a nuevos trámites de importación en Argentina

Más productos estarán sujetos a licencias no automáticas para ingresar.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El sector industrial espera ahora un mayor optimismo.

La industria uruguaya mantiene el optimismo y abrirá "un compás de espera" ante el nuevo régimen de importación anunciado por el gobierno argentino, que da protección a algunos sectores productivos y fue celebrado por sus pares en la vecina orilla.

El nuevo régimen ampliará a 1.400 los productos que deberán tramitar licencias no automáticas. Según informó el jueves el matutino La Nación, el gobierno de Mauricio Macri quiso enviar una señal: protegerá a las industrias sensibles para afianzar el empleo.

El Ministerio de Producción de Argentina fue el encargado de publicar la nueva normativa, bajo la resolución 5/15. De acuerdo a los datos oficiales, el 19% de las importaciones quedarán ahora bajo el paraguas de las licencias no automáticas. Esta participación es mayor a la que tenían previo a que se crearan las Declaraciones Juradas Anticipadas de Importación (DJAI) de 13%. De hecho, la cantidad de productos alcanzados será un 130% mayor que en enero de 2013.

En Uruguay, la Cámara de Industrias (CIU) tomó nota del anuncio, pero esperará a ver cómo funciona el nuevo régimen en la práctica. "En general los productos que están alcanzados no son los que Uruguay exporta. Por eso no conviene hacer lecturas anticipadas, no queremos caer en el pesimismo", dijo a El País el presidente de la comisión de comercio exterior de la CIU, Rafael Sanguinetti.

Según la nueva resolución, es "necesario" un régimen que "permita suministrar información estadística en forma descriptiva y anticipada a los registros históricos" para "realizar un rápido análisis de la evolución" de las importaciones, "útil en la eventual adopción de medidas de defensa comercial", y que "evite demoras a distintos sectores productivos, estableciendo un procedimiento administrativo de la mayor sencillez y transparencia posible".

"Esperamos que funcione bien. Abrimos un compás de espera de unos 20 o 30 días para ver cómo aceptan las declaraciones de importaciones en Argentina y después veremos", indicó Sanguinetti. Es que también esta semana el gobierno argentino presentó el Sistema Integral de Monitoreo de Importaciones (SIMI), que reemplazará al de las polémicas DJAI que obstaculizaban el ingreso de mercadería y había tenido un fallo adverso de la Organización Mundial de Comercio (OMC).

La buena noticia para el comercio regional es que el nuevo régimen incluye 12.000 licencias automáticas, lo que implica una apertura de las compras al exterior. En la Cámara de Importadores de Argentina calculan que estas deberían salir en 96 horas y las no automáticas en a lo sumo 60 días, informó el diario Clarín.

La CIU entiende que la "clave del asunto" es cómo se administra el nuevo sistema. "Si es manejado con cierta precisión en cuanto a los plazos y en cuanto a los productos que permiten ingresar, bárbaro. Pero si es un sistema maquillado y volvemos a tener lo mismo (que con las DJAI), evidentemente nos va a causar problemas", indicó Sanguinetti.

Aún ante la duda, la industria uruguaya mantiene su optimismo ante el gobierno de Macri. "Entendemos que Argentina tiene sus problemas, pero que va a ir gradualmente hacia una normalidad. Nosotros necesitamos ese mercado por el cual pagamos mucho al entrar en el Mercosur", resaltó Sanguinetti. Es que la balanza comercial bilateral es favorable a Argentina y ese país "exporta muchos de los productos que fabricamos en Uruguay y no hay ningún tipo de barrera", agregó.

El nuevo régimen fue celebrado en Argentina por los sectores textil, calzado, juguetes y algunos autopartistas, que a cambio tendrán que comprometerse a cuidar los precios y el empleo (ver recuadro).

El secretario de Industria de Argentina, Martín Etchegoyen, remarcó que la definición de las licencias no automáticas "surge del diálogo permanente" con todos los sectores productivos.

Con esta resolución, se sumó a las licencias no automáticas a las motos, neumáticos, maquinarias, equipos eléctricos, electrónicos, papel, plásticos, siderurgia, madera, muebles y productos químicos.

Algunos de esos productos son exportados desde Uruguay, pero el nivel de terminación que tienen no impediría que ingresen, indicó a El País el presidente de la Unión de Exportadores (UEU), Álvaro Queijo.

"Todo indica que, salvo que fuera la primera parte del proceso (de producción), no debería haber inconvenientes (para ingresar a Argentina). Una cosa es si exportamos materias primas y otras si exportamos de ese mismo renglón un producto terminado", ahondó Queijo.

El titular de la UEU indicó que los exportadores no ven que este nuevo anuncio tenga "algo escondido". "Entendemos que no se puede salir de cero a 100. Hay que poner alguna alternativa en el medio", dijo en referencia al proceso de apertura de la economía argentina.

El secretario de Comercio argentino, Miguel Braun, resaltó esta semana que "las DJAI representaban una barrera arbitraria y poco transparente al comercio internacional".

El ministro de Producción, Francisco Cabrera, añadió que esas declaraciones juradas eran "el cepo al empleo y la inversión". "Con un sistema claro y previsible, estamos cuidando el empleo argentino e impulsando fuertemente tanto las nuevas inversiones como el desarrollo del intercambio comercial", completó el jerarca.

Cuidar precios y el trabajo

El gobierno de Mauricio Macri amenazó hace unos días con abrir las importaciones ante la disparada de los precios debido al fin del "cepo" cambiario, anteriormente impuesto por el kirchnerismo. Algunos industriales argentinos de las ramas textil, calzado y juguetes se reunieron en los últimos días con el equipo del Ministerio de Producción y de la Secretaría de Comercio de Argentina. Tras esos encuentros, los empresarios coincidieron en la buena señal de su gobierno, que se mantendrá mientras no se disparen los precios. Es que el pedido gubernamental a los empresarios fue claro: a cambio de la protección al sector, los industriales argentinos deberán cuidar los precios de sus productos y también el empleo, informó el matutino La Nación.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)