Cautela de gobierno y gremiales

Clase media argentina: la “figurita difícil” para el turismo uruguayo

Gobierno y privados coinciden: la diferencia cambiaria afectará al sector.

Cautela: autoridades y gremiales de turismo prevén posible reducción de turistas argentinos de niveles económicos medio y bajo. Foto: Ricardo Figueredo.
Autoridades de gobierno y empresarios del turismo prevén una reducción en la llegada de turistas argentinos de clase media. Foto: R. Figueredo.

Se avecina un semestre difícil para el turismo local debido a la complicada situación económica de Argentina y la diferencia cambiaria con el vecino país. Tanto la Cámara Uruguaya de Turismo como el subsecretario de dicha cartera, Benjamín Liberoff, indicaron que probablemente el factor dólar —que se apreció más en Argentina que en Uruguay, lo que en términos de precios relativos nos encarece— afecte la llegada de argentinos, en especial de clase media.

En diálogo con El País, Liberoff informó que los datos del turismo receptivo del primer semestre del año muestran prácticamente una paridad tanto en visitantes como en ingreso de divisas respecto al mismo período de 2017 —los datos oficiales aún no se divulgaron—. Sin embargo, en mayo y junio se registraron variaciones negativas en la comparación interanual.

"Todavía no tenemos una situación que amerite una luz roja, lo que no quiere decir que efectivamente no se vea con preocupación. Estamos muy atentos a ver qué es lo que pasa pero sí consideramos que pueda haber un impacto negativo en los sectores pertenecientes a la clase media y baja de Argentina", explicó el jerarca.

El escenario económico del vecino país sufrió un notorio deterioro desde el segundo trimestre del año, producto del fuerte incremento del dólar que hizo más notorios los desequilibrios macroeconómicos que aún no ha podido corregir la administración de Mauricio Macri. Si bien no hay expectativas de recesión, las proyecciones de crecimiento se han ajustado sistemáticamente a la baja.

La economista de PwC, Matilde Morales, repasó que de los 1.976.583 visitantes que recibió el país entre enero y mayo (últimas cifras oficiales), un 71,7% fueron turistas argentinos, y que en base a los índices de tipo de cambio real bilateral elaborados por PwC "es un hecho que la competitividad precio" frente a Argentina "se ha deteriorado en los primeros meses de 2018".

Sobre este punto, el director de la Asesoría Macroeconómica del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), Christian Daude, dijo el martes al comparecer en el Parlamento que "es importante tener en cuenta que es muy temprano para saber dónde va a estar el tipo de cambio real bilateral en unos meses" y no se puede adelantar su impacto en el turismo.

Según PwC la competitividad precio frente a Argentina cayó a una tasa del 8,7% en los primeros cinco meses del año en términos interanuales. "En este caso, el encarecimiento relativo de Uruguay se explica por la fuerte suba del dólar en Argentina (32% en este periodo), lo cual superó el efecto en sentido contrario ejercido por la inflación", explicó Morales.

Daude reconoció que el tipo de cambio real bilateral es una variable importante, pero señaló que no determina todo el flujo de turismo que recibe Uruguay. Como argumento, señaló que en 2016 cuando Argentina tuvo problemas de crecimiento del PIB y Uruguay se encareció más de un 10% en términos reales respecto al país vecino, igual el turismo nacional recibió un 25% más de visitantes desde el otro lado del Río de la Plata.

Quien fue más pesimista respecto al futuro del sector que el jerarca del MEF fue el presidente de la Cámara Uruguaya de Turismo, Juan Martínez, que aseguró a El País que la diferencia del tipo de cambio perjudicará la llegada de argentinos y coincidió con Liberoff en que el mayor impacto será sobre los visitantes de clase media.

"Viene el argentino que tiene su casa acá y que tiene un nivel económico medio alto. Lo que se pierde es la clase media, que se va a retraer y que es la que suele ocupar todo el sector de hotelería y pequeñas casas", comentó Martínez.

Por el contrario, el director general de Turismo de la Intendencia de Maldonado, Luis Borsari, mostró una visión más optimista y sostuvo que confía en que los argentinos lleguen al país por la fidelidad que mantienen más allá de la situación que atraviesa su economía.

"Van a venir como vinieron siempre, se ajustarán más el cinturón y listo. De 111 años de historia que tiene Punta del Este, en 107 los argentinos fueron abrumadora mayoría en el balneario. Siempre les costó venir y siempre vinieron", sentenció el jerarca departamental. Igualmente, coincidió en que habrá una afectación por la diferencia cambiaria en los turistas de nivel socioeconómica más bajo.

Cayó 7% la llegada de cruceros al país

El primer crucero de la temporada llegó a Punta del Este de imprevisto. Foto: Ricardo Figueredo
Foto: Ricardo Figueredo

Los puertos uruguayos recibieron 7% menos de cruceros en la temporada 2017-18 que en la anterior, según informó ayer el Ministerio de Turismo. En base a una encuesta que se realizó a 1.600 visitantes que arribaron a Montevideo y otros 1.300 que llegaron a Punta del Este, se reveló que la mayoría de los cruceristas destaca la cordialidad y atención, al tiempo que una minoría planteó quejas por los precios, la higiene y las tiendas cerradas.

Los turistas que ingresaron a Uruguay a bordo de un crucero fueron 242.466 y dejaron en el país divisas por US$ 7,6 millones. De ese gasto, 71% se concretó en Montevideo y el restante en Punta del Este.

Entre los visitantes que arribaron al puerto capitalino, la mayoría fueron brasileños (47,3%), seguido de argentinos (24,4%), norteamericanos (16,2%), europeos (8,9%) y el 3% restante provino de otros países. Respecto a la composición etaria de estos visitantes, un 38% fueron personas de 60 años o más, un 33% fueron turistas de 45 a 59 años, un 15% entre 30 y 44 años, un 6% entre 18 a 29 años y el 8% fueron menores de edad.

Al ser consultados sobre qué les agradó de Montevideo, un 22% de los encuestados respondió "la gente, la cordialidad y la atención", siendo el segundo factor mencionado "todo" (19,6%) y el tercero "la arquitectura, edificios y monumentos" (16%). A su vez, un 72% indicó que nada les desagradó, con un 28% que señaló aspectos negativos: los precios fueron mencionado por el 6,6%; la higiene por el 4,4% y las tiendas cerradas por el 3,4%.

Mientras que de los cruceristas que descendieron en Punta del Este un 39,5% fueron argentinos y un 33,8% brasileños, siendo "las playas, rambla y costa" el motivo de mayor agrado del destino (25,9% de los consultados).

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)