RÉGIMEN PREVISIONAL

Coincidencias y silencios de los candidatos al plantear qué piensan de la reforma jubilatoria

Cuatro de los cinco candidatos de los partidos con representación parlamentaria coincidieron en que la edad de retiro no debe ser la variable de ajuste.

Candidatos a la presidencia en debate sobre la reforma del sistema jubilatorio. Foto: Leonardo Mainé
Candidatos a la presidencia en debate sobre la reforma del sistema jubilatorio. Foto: Leonardo Mainé

Cuatro de los cinco candidatos presidenciales -de los partidos con representación parlamentaria en la elección pasada- aceptaron la invitación de los directores por los trabajadores, empresarios y jubilados del Banco de Previsión Social (BPS) a un “diálogo para abordar los desafíos de la seguridad social”, en el entendido que en el próximo período deberá procesarse una reforma previsional.

El ausente fue el nacionalista Luis Lacalle Pou, de gira por el interior. Entre quienes participaron hubo coincidencias en temas puntuales -mayormente entre Pablo Mieres del Partido Independiente y Ernesto Talvi del Partido Colorado- y silencios en puntos clave de una eventual reforma, lo que denota la sensibilidad del tema.

También los políticos, en especial Daniel Martínez del Frente Amplio y Gonzalo Abella de Unidad Popular, aprovecharon para plantear propuestas y visiones críticas sobre otros temas, en el entendido que el empleo, la educación y los cuidados de la primera infancia (entre otras temáticas) forman parte de una concepción global de la seguridad social.

El primero en exponer fue Talvi y sostuvo que el previsional es “un debate fundamental hoy para el país”. Destacó que “el Estado de bienestar” es una característica histórica del Uruguay y tiene en la seguridad social “una parte fundamental”.

“Es un error centrar el debate en la edad de retiro y con un propósito fiscalista”, expresó el candidato colorado y pidió pensar un sistema de seguridad social “moderno, que dé protección y certezas”.

A su vez, señaló que “el sistema mixto hay que mantenerlo”, y que para la parte administrada por las AFAP se debe crear un tercer fondo de capitalización, permitir inversiones en renta variable internacional y fomentar el ahorro voluntario -todas ideas planteadas por la Asociación de AFAP (Anafap) al gobierno actual-.

Para el tramo jubilatorio gestionado por el Banco de Previsión Social (BPS), Talvi propuso ir hacia “un sistema de cuentas nocionales, con el trabajador aportando a una cuenta individual que se capitaliza” por parte del Estado, como se utiliza en Suecia e Italia. Cada persona podrá “saber en cada momento de tiempo cuanto percibirá si se retira” del mercado de trabajo, lo que permitirá que “cada trabajador decida voluntariamente” el paso a jubilado.

Causal. El mayor número de personas en seguro es por despido. Foto :Francisco Flores.
Banco de Previsión Social. Foto :Francisco Flores.

“Si lo hace antes recibirá una jubilación menor, si hace aportes por más años tendrá una jubilación mayor”, expresó Talvi y dijo que de esta forma “la edad de retiro deja de ser una variable política”. Igualmente, aclaró que “a quienes no lleguen a una jubilación mínima el sistema les compensará la diferencia”, porque se mantendrán mecanismos de solidaridad.

El candidato colorado se mostró partidario de “esquemas flexibles” como la jubilación parcial -que permite continuar trabajando con una jornada laboral reducida-, una visión compartida con Mieres. Este último indicó que el retiro parcial es recomendable por “temas físicos y psicológicos”, porque hoy día los jubilados aún pueden ser útiles a empresas y para que las personas asuman el retiro como “un proceso gradual”.

También Martínez se mostró partidario de la jubilación parcial. Aunque los candidatos no lo explicitaron, se deduce que pretenden modificar el esquema vigente de retiro parcial, que ha tenido escasos resultados.

Sobre la reforma, Mieres expresó que “hay que adaptar la seguridad social a la nueva realidad, porque el drama es que si no lo hacemos sucederá por la vía de los hechos y habrá gente que quede por fuera del sistema”. A su vez, criticó al ministro de Economía, Danilo Astori, por plantear que la reforma previsional es un tema urgente pero no procesar el debate en este período y “transferirle la problemática al próximo gobierno”.

El postulante del Partido Independiente aclaró que cualquier cambio en el sistema de jubilaciones debe procesarse a mediano plazo y no afectar a quienes “están cerca del retiro”, algo que también afirmó Martínez. Otra coincidencia entre ambos es la intención de convocar a un diálogo social amplio para discutir el futuro previsional, con actores políticos, sociales y de la academia.

Este último camino también es el que plantea Lacalle Pou en su programa de gobierno y en sus declaraciones se ha mostrado partidario de “no cambiarle las reglas de juego al que ya está trabajando” sino “estimularlo” con “una jubilación más alta” para que postergue el retiro.

Para Mieres, sigue “pendiente” un “rediseño institucional” en materia de seguridad social, porque el BPS hoy centraliza las funciones. “Es quien fija las políticas, regula el sistema y presta el servicio. No hay una supervisión ni un cumplimiento de metas”, manifestó y subrayó que el Tribunal de Cuentas debiera tener poder “de veto” si hay gastos discrecionales por parte del BPS.

También el actual senador propuso que el Banco Central asuma la tarea de “control no solo de las AFAP sino del conjunto del sistema” previsional e incorporar la “portabilidad de las pensiones”, que permita cambiarse de prestador “no solo en lo nacional sino también a nivel internacional”.

En coincidencia con Talvi, Mieres expresó que el sistema de cuentas nocionales brinda certezas “de largo plazo” para el sistema previsional y evita discutir cada cierto tiempo “cambios en los parámetros” de cálculo de las jubilaciones.

Por su parte, el discurso de Abella incluyó fuertes críticas a sus compañeros de debate. Sostuvo que sus puntos de vista sobre la seguridad social “responden al Banco Mundial” y a las multinacionales, y los acusó de no representar los intereses de los trabajadores. Catalogó a Mieres y Talvi de “derecha tradicional” y al Frente Amplio de “socialdemocracia de derecha”.

Moody’s pone en rojo en el gasto en pensiones como porcentaje del PIB, aunque no prevé que esta relación aumente hacia 2030. Foto: Archivo
Foto: Archivo

También calificó a las AFAP de “parásitos repugnantes”, porque “todo el trabajo se los hace el BPS, solo cobran (la comisión al trabajador) e invierten en deuda pública”. Abella dijo que una mejora jubilatoria se podría financiar poniendo más impuestos a las bancos y las redes de cobranza.

A su turno, Martínez hizo foco varias veces en atender a la primera infancia, donde la pobreza es mayor que en la tercera edad. “Es de justicia tratar diferente a los que no tienen el mismo punto de partida”, manifestó y agregó que se debe “valorar el papel del Estado” en este sentido, porque “no todo lo resuelve el mercado”.

El candidato frenteamplista repasó varios logros en los últimos años a nivel de la seguridad social -como el reconocimiento del trabajo doméstico y rural, o la ley de flexibilización de 2008- que “marcan el camino por donde hay que seguir”.

Subrayó que aspira a un sistema previsional “con sustentabilidad social y financiera”, al tiempo que se mostró favorable de un “modelo flexible, con incentivos para el aporte y la postergación del retiro”.

Martínez señaló que “es una meta aumentar las prestaciones”, sin dar mayores detalles sobre cómo lograrlo, y pidió darle “un contenido de inversión y no de gasto” a las jubilaciones.

Presidente del BPS respondió a Mieres

“No veo necesidad de grandes modificaciones en la institucionalidad”, dijo a El País el presidente del BPS, Heber Galli, en respuesta a Mieres. “En 15 años solo hubo dos reiteraciones de gasto mientras armábamos licitaciones para el sistema informático. En materia de controles no nos pesa ninguna preocupación. No es bueno adjudicar esa jerarquía (de control) a organismos no específicos de seguridad social, porque la especialización es fundamental”, expresó.

La visión de los cuatro candidatos.

ERNESTO TALVI | PARTIDO COLORADO
Ernesto Talvi, candidato del Partido Colorado. Foto: Leonardo Mainé.
Voluntario

Propuso “un sistema de cuentas nocionales, con el trabajador aportando a una cuenta individual que se capitaliza”. Así cada persona podrá “saber en cada momento de tiempo cuanto percibirá si se retira”, y elegir “voluntariamente” el paso a jubilado.

PABLO MIERES | PARTIDO INDEPENDIENTE
Pablo Mieres
Supervisión

Sigue “pendiente” un “rediseño institucional” porque el BPS hoy centraliza las funciones: “fija las políticas, regula el sistema y presta el servicio”. Planteó que el Banco Central asuma el “control del conjunto del sistema” previsional.

GONZALO ABELLA | UNIDAD POPULAR
Militó en la juventud comunista y llegó a votar al presidente Tabaré Vázquez en su primer gobierno, pero poco después decidió abandonar la coalición por ya no sentirse representado. Foto: Marcelo Bonjour.
Capitalismo

“El capitalismo está llevando al mundo a la debacle final. El planeta se está volviendo una cloaca y los ricos preparan su arca de Noé”, sostuvo. “Tenemos recursos de sobra para no hacer un ajuste que afecte a los trabajador”, agregó.

DANIEL MARTÍNEZ | FRENTE AMPLIO
Daniel Martínez habla en acto político. Graciel Villar escucha atenta. Foto: Marcelo Bonjour
Inversión

Manifestó que debe dársele “un contenido de inversión y no de gasto” a las jubilaciones. Al tiempo que se mostró favorable de un “modelo flexible, con incentivos para el aporte y la postergación del retiro” de los trabajadores.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)