vea el video 

"Estamos en el comienzo de un reexamen del capitalismo"

Nobel de Economía, Joseph Stiglitz dijo que “sería un gran error” que Uruguay entre al TPP.

El Premio Nobel de Economía en 2001, Joseph Stiglitz está en Uruguay para participar de varios foros del Instituto de Investigación para el Desarrollo, el Crecimiento y la Economía -Research Institute for Development, Growth and Economics (Ridge)- que preside.

Ayer recibió el título de Doctor Honoris Causa de la Universidad de la República. El capitalismo pos crisis de 2008, el ciclo para América Latina, la nueva era de acuerdos comerciales (y qué debe hacer Uruguay) fueron parte de los temas de la entrevista que Stiglitz mantuvo con El País.

En su libro "Caída libre. El libre mercado y el hundimiento de la economía global", mencionó que tras la crisis de 2008 se abría la oportunidad de crear un nuevo sistema financiero, ¿ve algún progreso en ello?

Veo un poco de progreso. Conozco gente que se dedica a tratar de crear esta estructura financiera alternativa. Veo algunos avances en materia de obligar a las instituciones financieras a comportarse mejor. Es sorprendente la resistencia de los bancos en reconocer que algo anda mal. Cada vez que tomo el Financial Times, son al menos cinco artículos sobre algún banco siendo acusado, algún banco siendo investigado, y no es una cosa, es (por manipulación de la tasa) Libor, (de) divisas, uso de información privilegiada, fraude, fraude hipotecario, es simplemente una maravilla la variedad de formas de mal comportamiento.

Pero, ¿vamos hacia un nuevo modelo económico?

Hay un cambio. Lo que está pasando es el inicio de un diálogo político que, al menos para Estados Unidos y Europa, dice que la economía de mercado no está funcionando de la manera que se supone que debería. El salario mínimo en EE.UU. es más bajo del que era hace 60 años. Eso es casi inconcebible. En los mercados emergentes, los salarios son los mismos que hace 60 años. ¿Cómo puede ser? Por lo menos la tercera parte de los estadounidenses pasan parte de sus vidas en la pobreza. Esa es una mentalidad muy diferente a la de la clase media segura. Y darse cuenta de que una tercera parte del país se encuentra en la pobreza o al borde de la pobreza, da una visión muy diferente de lo que se supone que es el país más rico del mundo. Creo que hay, no le llamo una crisis en el capitalismo, pero sí el comienzo de un reexamen. Parte del cambio, y parte del mensaje en mi libro "Reescribiendo las reglas" —y que han estado tomando el Partido Laborista en Reino Unido, Podemos en España, Syriza en Grecia— es que una pequeña modificación no va resolver el problema, un poco más de educación no va a resolver el problema. Esta idea de los mercados existiendo en una forma pura, simplemente no tiene sentido.

América Latina enfrenta un nuevo ciclo, luego del fin del superciclo de las materias primas, ¿cómo puede sobrellevarlo?

Como tantas cosas, es más fácil responder a la pregunta de lo que deberían haber hecho cuando los precios (de las materias primas) eran altos. Cuando estaban en el superciclo deberían haber diversificado su economía, no ser tan dependientes de los recursos naturales porque esos precios son muy volátiles. Di ese consejo y ahora vemos que era cierto. Pero ahora la región está donde está, y no tiene tantos recursos para hacerlo. Así que la respuesta es, bueno son más pobres que lo que hubieran sido si hubieran gastado bien su dinero, pero el trabajo es el mismo trabajo: diversificar su economía y reconocer que el recurso más importante, son sus recursos humanos, así que tienen que desarrollar esos recursos.

Estamos en una nueva era de acuerdos comerciales como el Transpacífico (TPP) —donde están Estados Unidos, Japón, Perú, Colombia, Australia, entre otros— ¿por qué considera que no son tan buenos como los gobiernos lo muestran?

Esto comienza con los acuerdos de (protección de) inversión que han sido controversiales por cerca de veinte años. Estados Unidos, en la década de los 80, de los 90 reescribió las reglas como la desregulación, más concentración de poder, más poder de monopolio, más financiarización (N. de la R.: aumento del tamaño del mercado y la influencia de las instituciones financieras) y nos dieron una economía menos productiva y con más desigualdad. (Los nuevos acuerdos) son un intento de reescribir las reglas a puertas cerradas y sin participación democrática. Y estamos recibiendo las reglas escritas por corporaciones para las corporaciones. Básicamente, inhabilitan seriamente la capacidad del gobierno para proteger a sus ciudadanos, su medio ambiente, la salud, la seguridad e incluso la economía. Uno de los abogados que las han diseñado dijo en un momento, que "no importa si lo que ponemos en los cereales para niños es plutonio, si (un gobierno) regula eso (y la empresa afectada pierde ganancias), lo vamos a demandar" (N. de la R.: ese testimonio se produjo en un diferendo en 1997 en el marco del acuerdo de libre comercio de Norte América —Nafta— contra el gobierno de Canadá). Así que eso le da una idea de los abogados que están escribiendo esto, y hay una gran preocupación acerca de ello. Está el famoso caso de Philip Morris con Uruguay. El TPP es tan escandaloso, que lo que hicieron, fue decir que los cigarrillos están excluidos del acuerdo, pero cualquier otra regulación (que se quiera poner) está cubierta. Si intenta regular el plutonio en los cereales para niños lo demandan. Vemos lo mal que está. El argumento solía ser, que no confiamos en los tribunales de cualquier otro país. Y Alemania dice "qué es lo que estás hablando", y Canadá dice lo mismo, "tenemos buenas cortes como las que ustedes tienen en EE.UU.". Ninguno de estos países tiene un tribunal con un juez Griesa, que hacen las reglas como el juez Griesa hizo en el caso de Argentina (contra los fondos buitres). El asunto es que esto no es sobre el imperio de la ley, esto es acerca de socavar mi Estado de derecho, mediante la creación de un marco jurídico para las corporaciones escrito por las corporaciones. Cuando China dijo "no vamos a permitir la importación de opio" (en el siglo XIX) los europeos fueron a la guerra para asegurarse el libre comercio del opio. Bueno, el TPP es la versión siglo XXI de la guerra del opio.

¿Y qué alternativa tiene una economía pequeña y abierta como la uruguaya si no firma acuerdos comerciales?

No hay evidencia de que tengan un efecto significativo. La buena noticia es que, básicamente, los aranceles se han reducido a niveles bajos por la OMC. Estos acuerdos no son sobre el comercio, por lo que no van a afectar mucho al comercio. Un ejemplo, es que incluso después del Nafta, el comercio de China con EE.UU. subió más que el comercio de México con EE.UU. China no tiene un TLC, pero vendió una gran cantidad de estos suministros y el punto era que las diferencias arancelarias eran tan pequeñas que no son un impedimento significativo.

Pero si sus competidores tienen el acuerdo, ¿no es un problema?

No creo que haya un gran problema, porque los aranceles no son tan altos. Mi punto de vista básico es: afortunadamente, ustedes no tienen que enfrentarse a la elección del TPP porque no están en el Pacífico.

En Uruguay hay muchos que proponen ingresar al TPP.

Creo que sería un error muy grande. Al menos deben esperar a ver cómo funciona. Y mi pronóstico y lo que muchas personas prevén es que no habrá ningún cambio significativo en el comercio, pero si habrá un montón de demandas.

LA VISIÓN DEL NOBEL.

Tecnologías disruptivas como Uber y su efecto.

Acerca de a dónde pueden llevar las tecnologías disruptivas como Uber, Stiglitz dijo a El País: "Siempre ha habido algunas tecnologías que alteran determinadas partes del mercado". Señaló que "algunas de ellas, en parte, son rentables porque están eludiendo regulaciones que son importantes para la salud y la seguridad. Si en Nueva York hemos restringido el número de taxis, ya que no queremos que la ciudad esté trancada, y luego dices, cualquiera puede convertirse en Uber, socava totalmente la razón por la que tenemos una limitación". Según Stiglitz "es realmente bueno" que se permita a alguien ser su propio jefe pero afirmó: si eso es "una nueva forma contractual que les permite que pagar de menos a sus conductores, obviamente, no estoy muy feliz con eso. Tal vez tenemos que diseñar nuevas formas de proteger a los empleados. Este es un debate de larga data, se pasa de los empleados a los contratistas independientes". Con cosas como Uber esto se "amplía" y "algo que era un problema menor se ha convertido en un problema importante".

Trump y el cambio en el sueño americano.

Respecto a cómo se explica el ascenso de Donald Trump —lidera en las encuestas en el Partido Republicano— con sus ideas ultra-nacionalistas, Stiglitz dijo a El País que "Trump es un reflejo de la incapacidad de la economía estadounidense, en el sentido de que muy grandes sectores de nuestra población no participan en el crecimiento. Parte de esa gente está enojada, y están particularmente enojados porque se les dijo si usted solo trabaja y juega bajo las reglas, será recompensado. Ese es el sueño americano. Alguien comentaba en el diario, que el nuevo sueño americano es sólo conseguir un trabajo. Eso es muy diferente a al sueño americano anterior, de que cada generación es mejor que el anterior. Y en dos generaciones ya no se cumple. Él articula a esa gente enojada, anti-establishment. Él no tiene ninguna solución, y cuando tiene una solución, esta no tiene ningún sentido", como cuando propuso prohibir la entrada de musulmanes a EE.UU. para combatir el terrorismo. Esas soluciones hasta ya "son ilegales, son poco éticas", dijo.

Reconocimiento: Stiglitz recibió ayer el Doctor Honoris Causa por parte de Udelar. Foto: A. Colmegna.
Reconocimiento: Stiglitz recibió ayer el Doctor Honoris Causa por parte de Udelar. Foto: A. Colmegna.
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)