LIDERAZGO NORTEÑO

Al comprar autos, uruguayos miran cada vez más a Brasil

Importaciones medidas en dólares crecieron 57% en 2017 frente a 2016.

La venta de autos cayó en EE.UU. contra todo pronóstico. Foto: Reuters
Foto: Shutterstock

Llegaron los chinos". En 2009 Cymaco lanzó una publicidad de televisión que volvía sobre el (ya) clásico jingle de la casa de repuestos pero con su letra modificada. El mensaje era claro: también tenemos repuestos para los vehículos que desembarcan en Uruguay desde el gigante asiático.

Es que por esos años el país empezaba a experimentar una inundación de estos productos made in China. Se trataba de un cambio significativo para un sector que en general había mirado hacia los vecinos para abastecerse.

Los vehículos chinos fueron ganando participación de mercado y en 2013 —año récord de ventas para el sector— este país se transformó en el principal proveedor (en unidades) para Uruguay de automóviles para pasajeros. Para lograrlo, desplazó a Brasil, históricamente el mercado más importante, al segundo puesto.

Así, mientras en 2006 la participación china en la cantidad de automóviles para pasajeros comercializados era 0%, para 2010 había trepado a 13% y en 2014 ya estaba en 28%, según datos procesados en aquel entonces por la Asociación del Comercio Automotor (Acau).

¿Qué explicó este avance de los vehículos chinos? En octubre de 2012 el Poder Ejecutivo definió que el Impuesto Específico Interno (Imesi) que pagaran estos bienes variaría en función del tamaño de su motor. Así, los de menor cilindrada enfrentarían una carga tributaria menor (el Imesi es, además, el principal impuesto que abonan estos productos). Esto impulsó la venta de vehículos con estas características fabricados en China.

Cambio.

Después de estar en el tope del podio de ventas durante 2013 y 2014 —de nuevo, si se tienen en cuenta la cantidad de unidades vendidas y no el monto— la relevancia de los autos chinos en el mercado uruguayo se fue desinflando. Brasil, que había esperado pacientemente en un segundo lugar, consiguió encabezar nuevamente este ranking. En concreto, en 2015 concentró el 29% de las ventas, mientras que China solamente el 17%.

Según los últimos datos de Acau (incluidos en el último anuario que difundió la gremial), en 2016 los automóviles brasileños representaron el 46% del mercado nacional y los chinos, el 12%.

En tanto, información proporcionada por Uruguay XXI (que considera los montos importados y no las unidades) mostró un aumento en 2017 de 57% en términos interanuales en las importaciones de vehículos de pasajeros desde Brasil. Estas ventas sumaron US$ 211 millones (52% del monto total comprado el año pasado).

Específicamente, esta categoría relevada por Uruguay XXI da cuenta de las compras de "automóviles de turismo y demás vehículos automóviles concebidos principalmente para el transporte de personas (...)".

México, con importaciones por US$ 46 millones en 2017, obtuvo el segundo puesto (un incremento interanual de 22% y una participación de 11%). El país norteamericano tiene un Tratado de Libre Comercio (TLC) con Uruguay, lo que facilita la llegada de estos bienes.

Por su parte, China alcanzó el cuarto lugar, detrás de India. China colocó bienes de este tipo por US$ 25,8 millones el año pasado. Así, el monto de sus importaciones creció 21% frente a 2016 (luego de al menos tres años consecutivos de caída) y fue el origen de seis de cada 100 vehículos para pasajeros importados en 2017.

En 2017 las de vehículos fueron la principal importación de Uruguay: sumaron US$ 705 millones. Las compras de automóviles explicaron el 62% de este monto (vehículos para el transporte de mercaderías, el 30%, y tractores el 8%).

Factores.

Las importaciones de automóviles desde Brasil han aumentado en los últimos años por una combinación de factores.

Por una parte, en 2016 empezó a regir la liberalización del comercio automotor entre Brasil y Uruguay. Esto hizo que un intercambio que hasta ese momento estaba cuotificado tuviera menos obstáculos y que los vehículos brasileños que cruzaban la frontera no hicieran frente al pago de un arancel de 23% que sí abonan los de otros orígenes (entre ellos, los chinos).

A esto se sumó, recordó el gerente de Acau, Ignacio Paz, que Brasil comenzó a lanzar nuevos modelos en el mercado uruguayo, sobre todo de compactos, que llegaron para competir en precio con los chinos de menor cilindrada (aquellos que se habían visto beneficiados por la rebaja del Imesi).

Para Paz, la "vuelta" de Brasil se explica mayormente por el factor precio: "se puso competitivo", sintetizó.

En tanto, el senior manager de la consultora PwC, Marcos Soto, apuntó que la crisis brasileña dejó "una gran capacidad ociosa" a nivel industrial.

También, agregó, en el plano doméstico las condiciones "favorecieron" la compra de este tipo de bienes (entre otros, a nivel crediticio) y en este escenario el consumidor "opta por marcas tradicionales".

Sin embargo, Soto también apuntó la suba de la tasa consular (que abonan las importaciones) que se definió en la Rendición de Cuentas pasada y entró en vigencia este enero. "La importación de estos bienes se encuentra gravada por el incremento de la Tasa Consular que se elevó al 5% con independencia del origen", indicó. Esto, ya adelantaron los empresarios del sector, se trasladará a los precios finales.

La mira puesta en mañana.

Ayer PwC divulgó un informe titulado "El futuro de la industria y mercado automotriz". En él, la consultora traza algunas de las tendencias que observa para el sector hacia adelante, como una adopción más masiva de los autos eléctricos y la conducción autónoma. Para el caso de Uruguay, el senior manager de la firma, Marcos Soto, indica que las condiciones del principal proveedor de vehículos en 2017, Brasil, "difieren sustancialmente" de las nacionales. En este terreno, señala que el vecino tiene petróleo y es uno de los más importantes productores de etanol del mundo. Presenta un déficit, en tanto, en generación de energía eléctrica. Esto "lógicamente puede retrasar el cambio energético en el sector", apunta el informe de la consultora.

La versión original de la nota fue modificada. Se publicó que los autos provenientes de México no estarían afectados por el incremento de la Tasa Consular por existir un TLC, pero sí lo estarán ya que el comercio es en el marco del acuerdo específico ACE 55 con Mercosur.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)