MEDIDA

¿Cómo las compras con tarjeta de débito pagarán más IVA?

Actualmente, la devolución de IVA es de cuatro puntos y pasará a ser de dos en una fecha que aún el nuevo gobierno debe determinar.

Hombre paga con tarjeta de crédito. Foto: Shutterstock
Pago con tarjeta de débito. Foto: Shutterstock

“Para el caso de las compras con tarjeta de débito, el descuento del IVA se fijará en dos puntos porcentuales” dice el comunicado del miércoles del gobierno en el que anunció varias medidas. Actualmente, la devolución de IVA es de cuatro puntos y pasará a ser de dos en fecha a determinar.

Esto, en los hechos, es un aumento del IVA para quienes realizan compras con tarjeta de débito o instrumentos de dinero electrónico y lleva a incumplir una promesa de campaña del presidente Luis Lacalle Pou: la de no subir impuestos.

“En una semana fue el fin de las utopías: lo habría sido para cualquiera que gobernara, dados los desequilibrios acumulados en los últimos años”, indicó el economista Aldo Lema respecto a los cambios en el IVA.

Ahora, ¿es lineal ese aumento de dos puntos de IVA? No tanto. Es que la ley de Inclusión Financiera estableció en dos puntos la devolución de IVA para compras con tarjeta de débito, con la posibilidad de ampliarla dos puntos más.

El 26 de diciembre de 2016 un decreto estableció que “las enajenaciones de bienes y prestaciones de servicios” con tarjetas de débito y dinero electrónico “cuyo importe total sea inferior al equivalente a 4.000 Unidades Indexadas (UI) -$ 17.857 a hoy-, incluido el IVA, gozarán de una reducción adicional (...) de dos puntos porcentuales”.

“Dicha reducción adicional se aplicará siempre que la contraprestación se efectúe ante el establecimiento que realice la enajenación o prestación, en forma presencial”, agregó.

Es decir, la reducción de esos dos puntos adicionales, que ahora se eliminará, tiene un tope en monto y es en el caso de compras “presenciales”, no opera para compras por Internet.

La ministra de Economía y Finanzas, Azucena Arbeleche rechazó ayer que sea una suba de impuestos, aunque para aquellos que compran con débito o dinero electrónico (siempre que sea dentro de esos límites) lo es. Explicó que esas “renuncias fiscales que existieron en su momento con determinado propósito (elevar la utilización del débito), esa renuncia fiscal la recupera el Estado en el entendido que esos recursos se necesitan para otras prioridades”.

“Solo con ahorrar (gastos), no vamos a avanzar” en reducir el déficit, agregó Arbeleche.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados