INDICADOR

Confianza del consumidor volvió a deteriorarse tras dos meses de recuperación

En marzo, el Índice de Confianza del Consumidor se despolomó y tuvo la mayor contracción mensual desde que se mide, pero en abril y mayo había mejorado. 

Inversión: empresarios de las finanzas y la construcción afirman que el país tiene una oportunidad si logra atraer capital argentino. Foto: Ricardo Figueredo
La predisposición a la compra de bienes durables que bajó 3,9 puntos. Foto: Ricardo Figueredo

El Índice de Confianza del Consumidor (ICC) en junio continua, por cuarto mes consecutivo, en la zona de moderado pesimismo. En marzo, mes en el que se confirmaron los primeros cuatro casos de COVID-19, el indicador se despolomó y tuvo la mayor contracción mensual desde que se mide

El ICC tuvo un puntaje de 45,1 y se contrajo 0,5 puntos con respecto a mayo. A pesar de que en marzo cayó, en abril y mayo había crecido. Por lo tanto, tras dos meses de mejora el indicador volvió a deteriorarse.

En el informe divulgado este jueves se explica que en el acumulado del primer semestre de 2020 en comparación al de 2019 "no se observan variaciones". Por lo tanto, "el promedio entre enero-junio 2019 es el mismo que enero-junio 2020. Podría decirse que el impacto del COVID-19 hizo retraer los aumentos de confianza del consumidor que se habían observado en el segundo semestre del 2019".

El índice es elaborado por la Cátedra SURA de Confianza Económica de la Universidad Católica con Equipos Consultores.

El ICC está compuesto de tres subíndices. En el caso de Situación económica personal aumentó 1,2 puntos respecto a mayo 2020. Uno de sus componentes es situación económica personal actual que presentó una mejora. Lo opuesto sucedió con situación económica a un año que tuvo con contracción. 

Luego, está Situación económica del país que creció 1,3 puntos respecto a mayo de 2020. El subíndice superó los 65 puntos, valor que no se obtenía desde diciembre de 2014, según se indica en el informe. 

El tercero es Predisposición a la compra de bienes durables que bajó 3,9 puntos. La particularidad de este subíndice es que en abril y mayo había crecido. Sin embargo, con 14,6 puntos "aún permanece lejos de los valores registrados antes del shock del COVID-19 (31,0 en febrero 2020)".

El componente que presentó un desmejora más pronunciada respecto a mayo fue automóviles y viviendas. El fenómeno "puede estar relacionado con la incertidumbre sobre la situación económica y la estabilidad laboral, lo que se ve acompañado por una disminución en la capacidad de ahorro de la población".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error