INFORME

Conflictividad laboral se ubicó en “niveles muy bajos” en los dos primeros meses de 2020

Pese a la asunción de un nuevo partido el pasado domingo 1 de marzo, el cambio de gobierno no incidió en la conflictividad.

En marzo se registró un aumento de la conflictividad laboral. Foto: Ponzetto
Sindicatos paran actividades por conflicto laboral. Foto: Archivo El País

La conflictividad laboral de los primeros dos meses del año “fue muy baja”, señaló el Informe de Conflictividad Laboral del Departamento de Psicología Social y Trabajo de la Universidad Católica.

“Al igual que en 2014, este bimestre representa los dos últimos meses previos a un cambio de gobierno. Aunque en este año, el cambio implicó la asunción de un nuevo partido respecto al anterior, no se observó un impacto en la conflictividad”, señaló el reporte.

En el primer bimestre de 2020 se registraron nueve conflictos que implicaron interrupción de actividades en los que se involucraron 7.300 trabajadores y por los que se perdieron 4.783 jornadas laborales.

“Dentro de los conflictos que no registraron interrupción de actividades, se destacó el conflicto en las emergencias móviles” que no implicaron paros de actividad “dado que las medidas fueron no uso de uniforme, no completar las historias clínicas correspondientes y usar un gafete con alusión al conflicto”, explicó la Universidad Católica.

“También los guardavidas de Rocha se declararon en conflicto por una sanción que ocurrió en 2017 y que no se ha retirado aún, pero no han realizado paros”, agregó.

“El 94% de la conflictividad del bimestre se explicó por lo ocurrido en la administración pública: movilizaciones de policías en rechazo a los asesinatos ocurridos y en reclamo de mayores garantías para la actuación policial, paro en el Palacio de la Luz en UTE por modificación de condiciones comerciales que afecta los ingresos de un grupo de trabajadores y paro de guardavidas de Montevideo, aunque este con menor impacto en el índice”, indicó el informe.

“Un poco más de la mitad de las jornadas perdidas respondieron a reclamos de mejores condiciones de trabajo, en particular mayor seguridad para la actividad policial, pero también se incluyeron en esta causa el paro de guardavidas de Montevideo con la IMM -por mejores condiciones en casillas y baños y también por mayor número de funcionarios- y un paro de los funcionarios del Centro de Salud de Ciudad Vieja por malas condiciones del edificio”, señaló la Universidad Católica.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados