RENTA VITALICIA

Es más conveniente jubilarse en este semestre que en el anterior, sepa por qué

Desde el 1° de julio rige una nueva curva de rendimientos, que incide en el cálculo jubilatorio en función del dinero ahorrado en las AFAP.

Banco de Previsión Social. Foto: Leonardo Mainé
Banco de Previsión Social. Foto: Leonardo Mainé

Desde que en 2018 el Banco Central (BCU) estableció cambios normativos para el mercado de rentas vitalicias -las jubilaciones que paga el Banco de Seguros con el dinero ahorrado en la cuenta individual de las AFAP-, cada seis meses se actualiza la curva de rendimientos de la tasa de interés que incide en el cálculo jubilatorio. Esto significa que cada semestre cambian las condiciones, pudiendo ser mejor o peor jubilarse ahora que durante los seis meses previos.

Desde ayer 1° de julio rige una nueva curva de rendimientos -que incorpora lo ocurrido con la tasa de interés en los últimos 24 meses (entre junio de 2018 y mayo de 2020)- que es “en promedio levemente superior a la usada durante el primer semestre, que ya había crecido levemente respecto al valor más bajo, registrado en el segundo semestre de 2019”, indicó un informe del economista Hugo Bai del equipo de representación de los trabajadores en el Banco de Previsión Social (BPS).

“Este cambio tendrá un leve impacto positivo en las rentas vitalicias que cobrarán quienes se jubilen durante el segundo semestre del año. Respecto a la situación vigente durante el primer semestre de 2020, las rentas vitalicias subirán entre 1,9% y 2,1% según la edad a la que se retira la persona”, señaló el reporte.

Por ejemplo, para una persona que decida retirarse hoy con 63 años -que es la edad promedio de jubilación en Uruguay- el guarismo es 4,496 lo que muestra un aumento de 2% respecto a las condiciones previas.

Bai sostuvo que pese a que mejoran las condiciones en este semestre, “si consideramos todo el período desde que se implementó la primera curva de rendimiento en el primer semestre de 2018, la caída acumulada se ubica entre 11,9% y 13,1%”.

En base a esto, el economista expresó que con el “cambio en la curva de rendimiento que se procesa todos los semestres, el régimen de ahorro individual incorpora una fuente adicional de incertidumbre y componente especulativo”. Esto porque “de acuerdo a este mecanismo, en mayor o menor medida, siempre existirán personas perjudicadas o beneficiadas por jubilarse un semestre antes o un semestre después”.

En esa línea, se preguntó: “¿Tiene sentido que al trabajador le vaya peor o mejor en función de lo que reflejen coyunturalmente las tasas de interés para un horizonte futuro de 40 años? ¿Es sensato que alguien pueda recibir una prestación sensiblemente menor por estar atravesando una coyuntura de tasas de interés especialmente bajas?”. Su respuesta es que “esta situación refleja los problemas de un régimen inconveniente para los trabajadores cuya reforma debe ser discutida en el marco de un amplio diálogo social”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados