COMERCIO EXTERIOR

Coronavirus, sequía y dólar: el triple combo que golpeó a las exportaciones en el semestre

Las ventas externas cayeron 16% en el primer semestre. En junio el descenso fue de 7%, una baja significativamente menor a la de los meses previos.

En el primer semestre las exportaciones totalizaron US$ 3.803 millones, un 16% menos que en el mismo lapso del 2019. Foto: Fernando Ponzetto
En el primer semestre las exportaciones totalizaron US$ 3.803 millones, un 16% menos que en el mismo lapso del 2019. Foto: Fernando Ponzetto

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

El impacto del coronavirus a nivel global y la sequía golpearon en el primer semestre del año a las exportaciones de bienes que cayeron 16% frente a igual período de 2019. Según informó ayer el Instituto Uruguay XXI las ventas al exterior (incluye las que salen de zonas francas) totalizaron US$ 3.803 millones entre enero y junio.

No obstante, en junio la reducción fue menor a la registrada en los meses previos. En junio la baja fue de 6,8% respecto a igual mes del año pasado (para un total de US$ 720 millones), cuando en mayo habían bajado 26% en la comparación interanual, en abril habían caído 22,7%, en marzo habían retrocedido 8,5%, en febrero 18,7% y en enero 7%.

Según el informe de Uruguay XXI esto podría ser un “indicio de recuperación”, tras cinco meses consecutivos de caídas debido principalmente a la menor demanda de China y Brasil y a las múltiples dificultades provocadas por la pandemia en el comercio global.

Carne y celulosa fueron los productos de mayor incidencia negativa (-3% y -6% en el total de ventas) en el semestre (con caídas de exportaciones de 16% y 32% respectivamente) debido a problemas de colocación derivados del coronavirus. A su vez, la sequía impactó en los rendimientos de soja, cuyas exportaciones cayeron 3%. Carne con US$ 889 millones, celulosa con US$ 826 millones y soja con US$ 436 fueron los tres principales bienes de exportación en enero-junio.

En tanto, las exportaciones de arroz fueron las únicas que incidieron positivamente en el semestre (+2%), con un aumento de 67% respecto a igual período de 2019.

En el semestre, China se mantuvo como principal destino de las ventas al exterior concentrando el 18% (con una caída de 41% respecto a igual período del año pasado), seguido de Brasil con el 11% (-32% que en enero-junio de 2019), Estados Unidos con el 8% (+15%), Argelia con el 3% (40%) y Argentina con el 3% (-29%).

Según explicó a El País la economista de la Unión de Exportadores, María Laura Rodríguez, “un buen indicio” es que hay mercados que “están muy dinámicos” pese a la pandemia, como es el caso de Estados Unidos, Canadá y México. No obstante, advirtió que eso “todavía no se está viendo” ni en Europa o China, mercados que prevé que se recuperen los próximos meses si no hay un rebrote importante del COVID-19.

En relación a la región, principalmente Brasil y Argentina, Rodríguez indicó que la pandemia agravó una crisis preexistente, lo que configura “un combo” que Uruguay sufre y que no espera que se revierta en los próximos meses.

Puerto de Montevideo
Puerto de Montevideo

En el caso de Argentina, Rodríguez explicó que está “sumido en una crisis” que ahora está “profundizada por la pandemia” y destacó como negativo que aún se mantienen “medidas que afectan al comercio” como las licencias no automáticas y la restricción al acceso de dólares.

En el caso de Brasil la principal complejidad además de una situación “institucional bastante difícil”, según Rodríguez, es un tema cambiario. “Estamos perdiendo competitividad con la región. La caída del dólar en las últimas semanas en Uruguay, mientras que en Brasil y Argentina hubo un aumento, nos hace quedar más desfasados todavía de lo que ya estábamos”, indicó.

Por su parte, el decano de la Facultad de Ciencias Empresariales de la Universidad Católica y director del Departamento de Negocios Internacionales e Integración, Ignacio Bartesaghi, que elabora sus propios datos, explicó a El País que las cifras dan “un resultado mejor” que el de Uruguay XXI dado que la caída registrada es de 13,1% en lo que va del año y de 1,1% en junio.

El descenso de junio es para Bartesaghi un dato “muy importante” dado que “podría estar indicando un punto de quiebre en la mejoría de las exportaciones uruguayas de bienes” y porque “en el marco de una crisis tan profunda como la generada por el COVID-19, la caída en el último mes es muy poco pronunciada y es una buena señal para los próximos meses”.

Amenazas.

En términos de los riesgos que están latentes, el economista de CPA Ferrere, Alfonso Capurro, manifestó a El País que visualiza tres amenazas sobre las perspectivas de comercio exterior. El primero referido al efecto demanda agregada de la crisis global del coronavirus, que según Capurro “tiene que ver con la pérdida de bienestar global, de empleo y con las perspectivas de crecimiento de los países” que afectan a la baja la demanda agregada global que “ya venía bastante deprimida en los años anteriores”.

La segunda amenaza radica en la situación de la región que según el economista de CPA Ferrere, “va a salir muy golpeada” de esta crisis y que impactará en Uruguay de dos formas diferentes.

Por un lado, debido a que Argentina y Brasil son clientes importantes del país y por otro lado, porque “su desorden macroeconómico” lleva a que tengan “precios muy desalineados, muy depreciados y baratos en dólares, lo que hace que nos vean caros a nosotros” y que sean competidores “muy baratos en rubros como las agroindustrias”.

El tercer gran desafío es el auge de proteccionismo que se ha estado viendo en los últimos años. “Con esta crisis emergen las medidas proteccionistas populistas y eso puede afectar todavía más a un proceso de globalización que ya venía bastante golpeado”, indicó Capurro.

La recuperación “llevará tiempo”

Según Bartesaghi, la recuperación del comercio “llevará tiempo”. No obstante, aclaró que en las exportaciones de alimentos los flujos de comercio se van a ir recuperando más rápido que en otros sectores. En este sentido, manifestó que en China todavía hay stocks de algunos productos por lo que está equilibrando sus nuevos precios de compra. “Imagino que el mercado se irá estabilizando en los próximos meses”, señaló. Por otra parte, el especialista manifestó que “incluso la Organización Mundial del Comercio había proyectado una caída más pronunciada del comercio, de lo que terminó ocurriendo en los primeros meses del año, por loque hay señales que indican que los motores de la economía internacional vuelven a encenderse progresivamente”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados