DESAFÍOS

Las criptomonedas como el Bitcoin, el “limbo” jurídico en Uruguay y la “batalla” en ciernes

¿Cómo funciona el Bitcoin? ¿Es considerado sinónimo de dinero? ¿Qué restricciones enfrenta en Uruguay? Todas estas preguntas estuvieron en una mesa de discusión virtual organizada por el CED.

Bitcoin. Foto: Archivo El País
Especialistas analizaron el funcionamiento de las criptomonedas, así como los desafíos operativos y regulatorios que tienen en el país. Foto: Archivo

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

La criptomoneda más utilizada, el Bitcoin, alcanzó ayer un nuevo máximo histórico al ubicarse en US$ 49.000 y los actores del mercado financiero esperan que la nueva burbuja pueda llegar a romper el techo de los US$ 50.000. La fuerte suba estuvo principalmente impulsada por el anuncio del director de Tesla Motors, Elon Musk de que había invertido unos US$ 1.500 millones en esa criptodivisa y que además su compañía se plantea aceptar el Bitcoin como método de pago en sus transacciones comerciales.

¿Esta suba del precio responde únicamente a movimientos especulativos o hay fundamentos detrás de la criptomoneda que avalen el alza? ¿Cómo funciona realmente el Bitcoin? ¿Es considerado sinónimo de dinero? ¿Es legal? ¿Qué restricciones enfrenta en Uruguay? ¿Cómo se puede comprar? ¿Tiene liquidez?

Todas estas preguntas estuvieron en la mesa de discusión virtual: “Bitcoin y mercados financieros”, organizada por el Centro de Estudios para el Desarrollo (CED) en la que participaron Juan Diana, abogado del estudio Brum Costa y especialista en regulación del mercado financiero; Diego Rivero, director de Regum; María José Fernández, analista financiera y Pedro Copelmayer, socio de Broli, la primera librería en Uruguay que acepta el pago con criptomonedas.

A diferencia del dinero que los bancos centrales de los diferentes países emiten y cuya decisión de emisión puede implicar un alza o una caída en el valor del dinero (porque responde a la lógica de oferta y demanda del mercado), según Rivero, el Bitcoin no tiene ese problema porque no hay una institución ni un gobierno detrás que decida cuánto y cuándo emitir más dinero y porque además tiene su capacidad limitada.

¿Qué quiere decir esto? Mientras que los gobiernos pueden emitir la cantidad de dinero que quieran (repercutiendo así en el valor del dinero, a mayor emisión el dinero vale menos y viceversa), el creador de Bitcoin, cuyo apodo es Satoshi Nakamoto, decidió limitar su oferta y emitir únicamente 21 millones, los cuales se van “liberando a cada determinada cantidad de tiempo”. Esto quiere decir que “nadie puede emitir más Bitcoin. Por lo tanto, el Bitcoin en vez de ser inflacionario, por el contrario termina siendo deflacionario”, explicó Rivero.

¿Cómo funciona? De acuerdo con el director de Regum, el objetivo principal del Bitcoin fue eliminar al intermediario (los bancos centrales), ser un sistema descentralizado y dejar que quienes validen las transacciones sean los mismos usuarios y no los gobiernos. Es decir que para que una persona pueda transaccionar con Bitcoin, ya sea comprar o vender, precisa la aprobación del 50% de los nodos que integran el sistema, como forma de evitar errores o maniobras malintencionadas.

“Quienes participan de este sistema son los llamados mineros, que son quienes se encargan de resolver problemas criptográficos y de hacer que todo sea válido. En Uruguay, por ejemplo, es el Banco Central (BCU) el que existe hoy para validar nuestras transacciones con el dinero”, ejemplificó Rivero.

¿Es realmente sinónimo de dinero? Según Fernández, el Bitcoin cumple con los tres requisitos necesarios para ser considerado dinero porque es un medio de pago, una unidad de cuenta y una reserva de valor. Además, dijo que “posee aún más características deseables como que es mucho más fácil de almacenar y no se deteriora”.

¿Por qué entonces las criptodivisas están mal vistas, incluso prohibidas en algunos países? ¿Qué restricciones enfrenta el Bitcoin para operar en Uruguay?

Imagen bitcoin. Foto: Reuters.
Nadie sabe quién creó al bitcoin pero ya es la sexta moneda del mundo. Foto: Reuters.

Según explicó el abogado Diana, Uruguay está todavía “a foja cero” en cuanto a la regulación y definición del concepto de criptomonedas, lo que genera que el país esté en un “limbo jurídico” que podría llegar a “tener consecuencias negativas”.

De acuerdo con Diana, en el año 2019 se vio el primer disparador jurídico en cuanto a la regulación de estos instrumentos, en manos del Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI, la organización mundial que lucha contra el lavado de activos y el financiamiento del terrorismo), dado que definió a las criptomonedas como un subtipo de criptoactivos y estableció que son una “representación digital de valor, que puede ser digitalmente comercializada o transferida y que puede ser utilizada con propósitos de pago o inversión”.

A su entender, a partir de esa definición por parte del GAFI, los países quedaron “obligados automáticamente a actualizar su normativa” en materia de prevención de lavado de activos y como Uruguay no lo hizo estaría incumpliendo con dicho organismo, “por no tener ni siquiera una regulación del tema”, señaló Diana aunque indicó que el BCU está avanzando en el tema.

Según el abogado, el limbo jurídico en el que se encuentran las criptomonedas en Uruguay provoca que no haya “garantía jurídica suficiente”, tanto para los actores de la industria como para los usuarios y por ende, “no permite el uso de la tecnología y las oportunidades económicas” que tienen estos esquemas de activos.

Por su parte, Copelmayer destacó que la “verdadera discusión” no es tanto debatir sobre si el Bitcoin va a llegar a los US$ 100.000 sino qué uso se le va a dar, si como método de pago o como activo de refugio. “Creo que esa es una batalla que todavía se está dando”, indicó.

¿Gastar el Bitcoin o dejarlo como reserva?

De acuerdo con Copelmayer, un “debate interesante” refiere al uso que se le va a dar al Bitcoin debido a sus dinámicas de precio. A su entender, es “complicado el incentivo de gastar una moneda que es deflacionaria”, dado que el usuario puede entender que es más conveniente usarla como reserva de valor porque “sabés que no se va a erosionar y que mantenés el valor ahí” en lugar de gastarla y usarla como como medio de pago. Es por esto que, según Copelmayer, han adquirido relevancia otras criptomonedas.

¿Será el Bitcoin la moneda del futuro o es mera especulación?
El bitcoin es la mayor de las criptomonedas. Foto: Pixabay.

Ayer el Bitcoin cerró la jornada con una baja del 1,3% al ubicarse en US$ 47.356, después de alcanzar un nuevo récord de US$ 49.000. La criptomoneda ganó aproximadamente un 20% en una semana histórica marcada por el respaldo de firmas importantes como Tesla Motors. La criptomoneda más popular del mundo alcanzó un récord durante la noche después de que el grupo bancario estadounidense, BNY Mellon, dijo que había formado una unidad para ayudar a los clientes a mantener, transferir y emitir activos digitales. En el mercado financiero creen que la criptomoneda podría marcar otro hito al romper la barrera de los US$ 50.000.

De acuerdo con el director de Regum, Diego Rivero, es clave que “la gente sepa que la volatilidad” que tienen las criptomonedas en este momento “hace que sea un instrumento de inversión pero de riesgo, y de los más arriesgados que podemos conocer hoy en día”, explicó. A su entender, pese a la volatilidad, las expectativas y la especulación que gira en torno al Bitcoin, el instrumento realmente “tiene fundamentos” que avalan la tendencia alcista. “Lo que ha pasado con Bitcoin hasta ahora es que siempre ha tenido una tendencia al alza en el largo plazo pero en el corto plazo se dan las burbujas de precios, con caídas posteriores”, explicó. No obstante, Rivero explicó que cada vez que el precio del Bitcoin cae “no vuelve a hacerlo a mínimos realmente anteriores, lo que nos marca que la tendencia de Bitcoin realmente es alcista”.

Eso a su vez “quiere decir que en el trasfondo cada vez se está adoptando más la moneda y cada vez más por parte de inversores más pequeños, o sea que se está descentralizando la moneda, lo cual hace que a lo largo del tiempo sostenidamente haya una suba de precios”, explicó. De acuerdo con sus proyecciones, hasta el martes “puede haber una ruptura de esos US$ 50.000 aunque mi expectativa es que siga subiendo un poco más”, indicó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados