El nivel impositivo

¿Cuánto pagan las empresas en Uruguay y el mundo?

Tasa local (25%) entre las más bajas de América y arriba del promedio OCDE.

Las nuevas formas de utilizar bases de datos puede definir que a una persona le aprueben o no un crédito. Foto: Archivo
Foto: Archivo

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

Al ingresar en un año electoral surgen múltiples debates y en materia económica, el tema que se lleva todos los flashes es los impuestos. Entre propuestas para reducir la carga tributaria, para hacer una nueva reforma y pedidos de gravar más a ciertos sectores, los partidos políticos y candidatos se empiezan a posicionar de cara al electorado.

A grandes rasgos, los impuestos se dividen entre los que son pagos por los ciudadanos y los que abonan las empresas. Dejando de lado la parte más conceptual del debate sobre el modelo tributario, nadie deja de reconocer que son la principal fuente de ingresos para el Estado, y esto cobra más relevancia en momentos que Uruguay enfrenta riesgos por su déficit fiscal elevado.

"Los impuestos pagos por las empresas son una fuente clave de ingresos del gobierno, especialmente en los países en desarrollo, a pesar de la tendencia mundial de la caída de las tasas de impuestos corporativos en las últimas dos décadas", señaló la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) en un reciente informe donde analizó el peso de estos tributos en las economías de los países.

En efecto, en Uruguay en 2016 (último año incluido en la base de datos de OCDE) los impuestos a las empresas significaron el 3% del Producto Interno Bruto (PIB), habiendo representado más de 2% del PIB desde 2004 —el mayor registro fue 2006 con 3,1% del Producto—. Previamente, entre 1990 y 2003, el peso de estos tributos en la economía osciló entre 0,9% y 2,1% del PIB.

En países como Colombia (4,9% del PIB), Chile (4,2% del PIB), Perú (3,8% del PIB), México (3,5% del PIB) y Brasil (3,2% del PIB), los ingresos de estos tributos representan una mayor porción del Producto que en Uruguay. Por el contrario, es menor la incidencia en Argentina (2,9% del PIB) y Paraguay (2,6% del PIB), al igual que el promedio de los países OCDE (2,9% del PIB).

Según los datos de recaudación de 2018 divulgados por la Dirección General Impositiva (DGI), el Impuesto a la Renta de las Actividades Empresariales (IRAE) —que pagan las empresas sobre sus ganancias netas— embolsó $ 55.631 millones, unos US$ 1.809 millones al tipo de cambio promedio del año, que significaron el 14,6% de los ingresos totales del fisco y representan 3,01% del PIB según cálculos de El País.

De acuerdo al reporte de la OCDE, en Uruguay los impuestos corporativos fueron el 10,8% del total de la tributación en 2016, habiendo sido el mayor guarismo 11,1% en 2008. En 1990, el primer año del que hay estadísticas, el peso de los tributos a las empresas era 4,8%.

El resultado para Uruguay es mayor al de los vecinos —Brasil (9,8%) y Argentina (9,4%)— y al promedio OCDE (9%), sin embargo es menor al del resto de los países sudamericanos considerados —Perú (23,4%) y Colombia (24,6%) son los de mayor registro— y al de América Latina y el Caribe (15,4%).

Malasia es donde los impuestos a las empresas significan más de la recaudación impositiva (41,1%) y Eslovenia donde menos (4,4%).

El informe de OCDE señaló que "los ingresos tributarios corporativos representaron el 13,3% del total de los ingresos tributarios en promedio en las jurisdicciones relevadas", cifra que "ha aumentado desde el 12% en el 2000". Al considerar estos impuestos como porcentaje del PIB, también hay un crecimiento de la participación promedio "de 2,7% del PIB en el 2000 al 3% en 2016".

Tasas.

"En las últimas dos décadas ha habido una clara tendencia a la caída de las tasas de los impuestos corporativos legales, la tasa general que enfrentan las empresas", indicó el reporte de OCDE. Es que la tasa impositiva que pagan las compañías "se redujo del 28,6% en el 2000 al 21,4% en el 2018".

En línea con esa evolución, se destaca que "más del 60% de las 94 jurisdicciones (analizadas) tenían tasas de impuestos mayores o iguales al 30% en el 2000, en comparación con menos del 20% en 2018".

Economía mundial. Foto: Pixabay
Foto: Pixabay

Los datos de la OCDE dejan a Uruguay a mitad de tabla tomando su tasa de impuestos corporativos, que es del 25%. De acuerdo con el listado entre 94 países y jurisdicciones, hay 30 en las que los tributos a las empresas son mayores que en Uruguay y 40 en donde son inferiores, habiendo 11 con la misma tasa (entre ellos Chile y Panamá) y 12 que no tienen una tasa definida (en su mayoría paraísos fiscales como Jersey, Guernsey e islas Caimán, entre otros).

Los vecinos Brasil y Argentina tienen de los mayores niveles impositivos del mundo para las empresas, con 34% y 30% respectivamente (ver gráfico). Argentina mejoró algunas posiciones en el ranking gracias a una reforma fiscal, ya que en 2017 su tasa era del 35%; similar situación a la de Estados Unidos que pasó de tener un nivel del 38,9% en 2017 (el tercero más alto del mundo) a 25,8% en 2018.

Con buena distancia sobre el resto, India es el país con mayor imposición a las corporaciones con 48,3% seguido por la República Democrática del Congo y Malta (ambos con 35%). En contraposición, Paraguay es el segundo país con menor tasa tributaria con 10%, solo superado por Hungría con 9%.

"Al comparar las tasas impositivas corporativas entre 2000 y 2018, 76 jurisdicciones tenían tasas impositivas más bajas en 2018, mientras que 12 tenían la misma y solo seis tenían tasas impositivas más altas", detalló el informe de OCDE.

Lo que se paga efectivamente

La OCDE sostiene que "centrarse en las tasas impositivas legales puede ser engañoso" porque muchas veces la carga fiscal puede variar en función de las características de la corporación, sus ingresos, su lugar de residencia o el sector de actividad, entre otras cosas. Por esto, midió la tasa impositiva efectiva —la contribución tributaria promedio que realiza una empresa en un proyecto de inversión que obtiene ganancias económicas— y halló que "son generalmente más bajas que las tasas impositivas legales, con una reducción promedio de 1,1 puntos porcentuales observada en 2017 en las 74 jurisdicciones analizadas", entre las que no está Uruguay. Indicó que "los incentivos fiscales específicos se utilizan ampliamente para reducir la carga fiscal".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)