Estudio

¿Cuánto se pierde de recaudar el Estado uruguayo por exonerar y aplicar deducciones en los impuestos?

La Dirección General Impositiva (DGI) analiza cuáles son las renuncias fiscales en impuestos como el IVA, el IRPF y el Impuesto a la Renta de las Actividades Económicas entre otros.

DGI. Foto El País
La DGI es la encargada de realizar el estudio sobre la pérdida de recaudación por exoneraciones en los impuestos. Foto: El País

Cada vez que paga un impuesto, podría estar pagando más en realidad. ¿Por qué?_Porque la mayor parte de los impuestos incluyen exoneraciones, tratamientos diferenciales, tasas reducidas o deducciones.

“El efecto de esta práctica podría verse como similar al de otorgar una ayuda por medio de una partida de gasto público. Por esta característica, a la pérdida de recaudación resultante se la denomina Gasto Tributario (GT)”, señala el informe anexo a la Rendición de Cuentas “Estimación del gasto tributario en Uruguay 2015-2018” elaborado por la Dirección General Impositiva (DGI).

“El GT será la pérdida de recaudación resultante de esa excepción y lo definiremos como la ausencia o pérdida de recaudación potencial, resultante de un tratamiento impositivo diferente o excepcional de aquel previsto en la estructura normal de un impuesto o de un sistema tributario de referencia”, explica el reporte.

“Conocer el monto del mismo, así como la distribución social, sectorial y espacial de los beneficiarios, es un elemento indispensable para una mejor evaluación de las políticas implementadas a través de estos mecanismos”, añade.

Según la DGI, “la cuantificación del GT mostrada en este informe, si bien se define como la pérdida de recaudación resultante de un tratamiento impositivo diferencial, no es equivalente al ingreso que se obtendría en caso de eliminar la exoneración. El monto de dicho ingreso dependerá de los efectos del cambio impositivo en el comportamiento de los agentes económicos”.

“La identificación y cuantificación del GT que se presenta no implica la realización de juicios de valor acerca de si los mismos cumplen con el objetivo para el que fueron creados, y si son válidos para incentivar una actividad o sector en particular”, aclara.

Pocitos fue la zona elegida esta vez por la DGI. Foto: Fernando Ponzetto
Hay exoneraciones y deducciones en los impuestos de distinto tipo y por diferentes razones.

En los últimos tres años se verificó la mayor resignación de recaudación desde 2010 al menos en relación al tamaño de la economía. Es que la pérdida de recaudación fue de US$ 3.355,8 millones en 2016 que equivalen a 6,35% del Producto Interno Bruto (PIB), según cálculos de El País (el dato en el informe está en pesos corrientes).

A su vez en 2017 la resignación fiscal fue de US$ 3.885,01 millones que equivalen a 6,52% del PIB.

En tanto, en 2018 (con un GT proyectado aclara el informe) la renuncia fiscal alcanza a US$ 3.933,32 millones (6,6% del PIB).

Los tributos incluidos en el reporte son: el IVA, el Impuesto a la Renta de las Actividades Económicas (IRAE), el Impuesto a la Renta de las Personas Físicas (IRPF), el Impuesto al Patrimonio (IP), el Impuesto Específico Interno (Imesi), el Impuesto a las Rentas de los No Residentes (IRNR) y el Impuesto a las Transmisiones Patrimoniales (ITP).

“El alto grado de concentración de la recaudación implica que el estudio comprende a impuestos que acumulan el 99% de la recaudación”, indicó la DGI.

PÉRDIDA DE RECAUDACIÓN EN EL IVA.

Así como es el principal impuesto que recauda la DGI, el IVA también es el principal en cuanto a gasto tributario o renuncia fiscal. En 2017 por este tributo se resignaron US$ 2.190,9 millones o 3,68% del PIB. La proyección de 2018 indica que fueron US$ 2.266,4 millones (3,81% del PIB).

Esa renuncia fiscal se explicó principalmente por el costo de gravar determinados bienes y servicios a la tasa mínima del 10% en vez de la básica del 22%, las ventas de naftas (que no tienen IVA), los arrendamientos de inmuebles y la prestación de servicios de enseñanza (tanto pública como privada están exoneradas).

OTRO ANÁLISIS

En el IVA, la DGI también estima cuánto pierde de recaudar por la evasión

La Dirección General Impositiva (DGI) actualizó en abril su informe “Estimación de la evasión en el Impuesto al Valor Agregado mediante el Método del consumo” tras varios años sin hacerlo. El último dato era de 2014 y ahora el organismo hizo la actualización hasta 2016 (con cifras preliminares) y corrigió cifras anteriores. Según la medición anterior de DGI, la tasa de evasión del IVA había bajado año tras año hasta un mínimo de 10,6% en 2014. Sin embargo, la actualización del organismo muestra que la evasión sobre el IVA “alcanzó el máximo en el año 2002 (41,5%) y el mínimo en 2015 (14,5%)”. En 2016 la evasión del IVA fue de $ 26.734 millones (US$ 887,8 millones), de acuerdo a la DGI.

EXONERACIONES EN EL IRAE.

Este impuesto es el segundo que más renuncias fiscales acumuló en 2017 con US$ 696,1 millones o un 1,17% del Producto. El informe estimó que en 2018 el gasto tributario por IRAE alcanzó a US$ 682,8 millones (1,15% del PIB).

Las zonas francas (todas las empresas en esos enclaves no pagan este tributo), la promoción de inversiones (que exonera el tributo total y luego parcialmente durante algunos años) y la exoneración a las pequeñas empresas, son las que explican la pérdida de recaudación.

IMPUESTO AL PATRIMONIO.

Este tributo lo pagan las empresas (si bien hay una parte muy menor de su recaudación que corresponde a personas físicas) y fue tercero en resignación fiscal en 2017 con US$ 665 millones (1,12% del PIB). La estimación es que en 2018 también fue tercero en importancia de renuncia tributaria con US$ 647,3 millones (1,09% del PIB).

¿CUÁNTO LE CUESTAN AL ESTADO LAS DEDUCCIONES EN EL IRPF?

Por las diferentes deducciones que tiene este tributo, en 2017 el gasto tributario fue de US$ 237,8 millones (0,4% del PIB) y en 2018 se proyectó en US$ 257,3 millones (0,43% del PIB). La principal renuncia fue por los rendimientos que generan los Fondos de Ahorro Previsional (el dinero acumulado en las AFAP)que están exonerados del tributo.

IMESI, IMPUESTO A LA RENTA DE NO RESIDENTES E IMPUESTO A LAS TRANSMISIONES PATRIMONIALES.

Estos tres impuestos implican una pérdida de recaudación menor. En el Imesi fue US$ 23,9 millones en 2017 y US$ 19,7 millones en 2018 (0,04% y 0,03% del PIB respectivamente).

En el caso del Impuesto a la Renta que pagan no residentes alcanzó a US$ 49,4 millones en 2017 (0,08% del PIB) y US$ 50,7 millones en 2018 (0,09% del PIB).

El ITP apenas resignó US$ 21,8 millones en 2017 (0,04% del PIB) y US$ 9 millones en 2018 (0,02% del PIB).

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados