FONDO CORONAVIRUS

¿Cuánto recaudó finalmente el impuesto COVID-19 a funcionarios públicos y jubilados?

El gobierno resolvió crear en marzo el Fondo Coronavirus para “encapsular” allí todos los gastos vinculados a la pandemia.

Luis Lacalle Pou junto a Azucena Arbeleche. Foto: Leo Mainé.
Luis Lacalle Pou junto a Azucena Arbeleche. Foto: Leonardo Mainé.

Sobre fines de marzo, con el coronavirus instalado en Uruguay, el gobierno resolvió crear el Fondo Coronavirus para “encapsular” allí todos los gastos vinculados a la pandemia. Elaboró un proyecto de ley (luego aprobado por unanimidad en el Parlamento) donde se establecía que gastos se imputarían al fondos (seguro de desempleo, seguro por enfermedad, erogaciones en salud, etc.) y de qué forma se financiarían.

Hubo un aspecto que generó polémica con el sindicato de funcionarios públicos y fue el establecimiento del Impuesto Emergencia Sanitaria COVID-19 que recayó sobre los funcionarios públicos que percibían más de $ 120.000 nominales, en franjas, y por abril y mayo. También se creó un adicional del Impuesto de Asistencia a la Seguridad Social (IASS) a las jubilaciones de más de $ 120.000 nominales, también durante abril y mayo.

Ambos tributos supusieron una ingeniería porque en el caso del Impuesto Emergencia Sanitaria COVID-19, además de establecer diferentes franjas y tasas (según el salario), se dispuso que los cargos políticos (presidente, vicepresidenta, ministros, legisladores, intendentes, funcionarios del Servicio Exterior y de confianza política) fueran gravados a la tasa máxima del 20% y que en ningún caso el líquido a cobrar puede ser inferior a los $ 80.000 mensuales o inferior del que cobra más de la franja anterior. A su vez, se exceptuó del tributo al personal de salud.

El presidente Luis Lacalle Pou defendió la medida, que admitió no era simpática, como “solidaria”.

La ministra de Economía y Finanzas, Azucena Arbeleche había dicho cuando se anunció el tributo a los públicos que recaudaría US$ 12 millones. Previamente, fuentes del gobierno habían dicho a El País que la recaudación de ambos impuestos estaría entre US$ 15 millones y US$ 20 millones.

¿Cuánto recaudaron finalmente ambos tributos? Según los datos de la Dirección General Impositiva (DGI) cerrados a julio (la recaudación suele reflejarse con rezago), el Impuesto Emergencia Sanitaria COVID-19 a los funcionarios públicos recaudó $ 743 millones (US$ 17,8 millones), esto es un 0,3% de la recaudación del organismo en el período. En tanto, el adicional del IASS COVID-19 generó ingresos por $ 514 millones (US$ 12,3 millones), un 0,2% de la recaudación de la DGI en el período enero-julio.

Así que ambos impuestos, aportaron al Fondo Coronavirus $ 1.257 millones (US$ 30,2 millones).

Con datos del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) cerrados a julio, el Fondo Coronavirus llevaba gastados 0,7% del Producto Interno Bruto (PIB), es decir US$ 379,6 millones. Por tanto, el aporte de ambos tributos especiales financió el 8% de lo que lleva gastado el fondo. Como ambos tributos ya dejaron de cobrarse (el Poder Ejecutivo no hizo uso de la facultad que tenía para extenderlos por tres meses más), ese porcentaje irá cayendo a medida que el gasto del Fondo Coronavirus seguirá en aumento. Es que el gobierno estimó en el proyecto de ley de Presupuesto que los gastos del fondo sumarán US$ 768 millones.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados