INFORME DEL ORGANISMO

¿Qué cuestionamientos le hizo el BID a Uruguay y qué elogió?

El Banco Interamericano de Desarrollo fue crítico con el transporte, la energía y el agua.

Según el BID, la infraestructura ferroviaria es "inadecuada y se encuentra en malas condiciones". Foto: Darwin Borrelli
Según el BID, la infraestructura ferroviaria es "inadecuada y se encuentra en malas condiciones". Foto: Darwin Borrelli

Un informe del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) fue crítico con la infraestructura de transporte, el agua y el saneamiento y la energía (particularmente por sus precios) en Uruguay, al tiempo que elogió la situación en telecomunicaciones.

El reporte Notas de infraestructura de país: Cono Sur complementa el informe macroeconómico del BID: Construir oportunidades para crecer en un mundo desafiante y fue divulgado en esta madrugada.

En el apartado sobre Uruguay, el BID señaló que "presenta algunas brechas negativas en infraestructura en comparación con países de ingreso per cápita similares".

A nivel de América Latina y el Caribe "se calcula que la brecha de inversión en infraestructura es aproximadamente el 2,5% del Producto Interno Bruto (PIB), es decir, unos US$ 150.000 millones anuales".

Pero, "además de invertir poco", los países de la región no siempre asignan los recursos a los mejores proyectos de infraestructura. Una limitación es la falta de evidencia sobre cuáles son los tipos de inversiones en infraestructura que pueden tener el mayor impacto en el crecimiento de la productividad", apuntó el organismo.

En el caso específico de Uruguay, "la mayor brecha negativa está relacionada con el transporte. Aunque la energía muestra una brecha positiva pequeña, los precios de la energía se mantienen altos. El país está bien posicionado en agua y saneamiento, pero hay dificultades en el suministro de servicios de saneamiento", afirmó.

Transporte.

Uruguay "enfrenta retos en infraestructura de transporte y logística que limitan aumentos de productividad y competitividad. El crecimiento de la producción agrícola y forestal, y la instalación de plantas de celulosa en la región suroeste del país han creado presiones sobre la infraestructura y los servicios de transporte y logística del país, sobre todo en la red vial, que muestra un deterioro considerable, aunque desigual", remarcó el BID.

Luego de que la Justicia fallara a favor del MTOP, se fijó el nuevo calendario de exigencia para la implementación del Sictrac. Foto: Francisco Flores
Foto: Francisco Flores

"A pesar del aumento de la demanda, no son necesarias inversiones para aumentar la capacidad (con la excepción de algunas zonas en el área metropolitana de Montevideo)", agregó el informe.

"En cuanto a la infraestructura ferroviaria, esta es inadecuada y se encuentra en malas condiciones", criticó el BID y añadió que "la industria logística experimenta deficiencias similares; por ejemplo, el 50% de los camiones vuelven vacíos después de una entrega".

Por eso, el organismo recomendó "el uso de nuevas tecnologías en el transporte vial y la logística" ya que "podría arrojar beneficios sociales y ambientales mejorando la eficiencia y reduciendo los costos del consumo y las emisiones de energía".

A su vez, "en las zonas urbanas, el sistema de transporte público requiere reestructurar algunos servicios y mejorar su calidad", sugirió.

Energía.

"Uruguay ha realizado cambios importantes en su matriz energética y actualmente se sitúa en los primeros lugares en este ámbito, aunque los altos precios de la energía tienen un impacto negativo en la competitividad", afirmó el organismo.

La eólica es promovida desde el gobierno para diversificar la matriz energética. Foto: Archivo.
La eólica es promovida desde el gobierno para modificar la matriz energética. Foto: Archivo.

"En la última década, el país ha duplicado su capacidad instalada y ha pasado de ser importador neto de electricidad a ser exportador neto. Además, el 97% de la energía eléctrica proviene de fuentes renovables", reconoció el BID, pero cuestionó: "sin embargo, estos cambios no se han traducido en precios más bajos de la energía, sobre todo de la energía eléctrica, cuyos precios son superiores al promedio de la región".

Para mejorar la situación el BID aconsejó "inversiones en transmisión y distribución de energía, así como cambios en la manera en que se paga el uso de la infraestructura" debido al "envejecimiento de equipos y el aumento de la generación distribuida y el autoabastecimiento". Además, "sería recomendable debatir sobre la gobernanza de las empresas estatales de energía con el fin de reducir los precios de la energía", agregó.

Saneamiento.

"A pesar que Uruguay tiene altos niveles de cobertura de infraestructura de agua y saneamiento, el sector se enfrenta a problemas que, de no abordarse en los próximos años, tendrán consecuencias negativas en términos de sostenibilidad e inclusividad", alertó el BID. "Sólo el 45% de los hogares tiene acceso a lo que se considera un saneamiento seguro, y hay diferencias entre el porcentaje de la población con acceso a saneamiento seguro en Montevideo (65%) y el resto del país (32%). Por otro lado, en las nuevas redes de saneamiento la tasa de conexión se mantiene baja durante los primeros años, reduciendo el retorno de la inversión en infraestructura pública y, por lo tanto, su sostenibilidad", cuestionó.

"Además, la falta de planificación integrada y de coordinación institucional (entre los servicios de suministro de agua, saneamiento, drenaje y transporte) reduce la eficiencia de la inversión pública en infraestructura" y "en los últimos años se ha observado una pérdida de calidad del agua en la principal cuenca utilizada para abastecerse de agua potable", agregó.

Tasa. La red de saneamiento se abona en cuotas bimensuales. Foto: archivo El País.
Foto: archivo El País.

Entre otros aspectos, el BID recomendó: "desarrollar un Plan Nacional de Saneamiento para priorizar intervenciones que aseguren un saneamiento seguro al 100% de la población del país" y "adoptar un enfoque integrado de gestión de los recursos del agua que permita la participación de diferentes actores y una coordinación interinstitucional".

elogio

Telecomunicaciones.

El BID destacó que "Uruguay ocupa una posición de liderazgo en términos de infraestructura de telecomunicaciones, lo que representa una oportunidad de desarrollo en el futuro. El país ocupa el primer lugar en América Latina en términos de densidad en las principales líneas telefónicas (32 cada 100 habitantes) y el segundo lugar en teléfonos celulares (149 cada 100 habitantes). Uruguay tiene casi 3,7 millones de abonados de banda ancha para teléfonos celulares y 930.000 abonados de banda ancha para teléfonos fijos, lo que lo convierte en uno de los países de América Latina con los más altos ratios de usuarios de Internet por cada 100 habitantes".

Falta de obras de drenaje adecuadas

El BID cuestionó que "sólo 13% de la población urbana en el interior tiene un servicio adecuado de gestión de residuos, lo que genera problemas ambientales y sociales" y que "en términos de prevención de inundaciones, se observa una falta de infraestructura de drenaje adecuada en zonas urbanas y en las pequeñas ciudades". Por eso sugirió "incorporar el drenaje pluvial en los planes urbanos para la prevención de inundaciones" e "implementar soluciones para un tratamiento final adecuado de los residuos".

¿Cuál es el ajuste fiscal que se necesitaría según el BID?
Banco Interamericano de Desarrollo. Foto: AFP.

En su informe macroeconómico, el BID señaló que en América Latina y el Caribe "a medida que continuaron los esfuerzos de consolidación fiscal y la tasa de crecimiento de la deuda pública se desaceleró, el ajuste fiscal promedio requerido para estabilizar el ratio deuda/PIB se estima en un 1,8% del PIB".

Eso se debió a que "en aquellos países que implementaron los ajustes fiscales más grandes, la disminución del gasto se basó fundamentalmente en el recorte del gasto de capital del sector público, reforzando así el sesgo contra los gastos de capital propio de los patrones de gasto público en la región", agregó. Este tipo de recortes, es el que luego termina afectando a la inversión en infraestructura.

El organismo advirtió que si bien el ajuste fiscal necesario es menor en el promedio, "hay más países que requieren mayores ajustes fiscales para estabilizar el ratio deuda/PIB en 2019 que en 2015".

En el caso de Uruguay, el BID estimó un ajuste fiscal necesario de 1% del PIB para estabilizar la deuda.

En todos los casos, "el ajuste fiscal requerido es estimado realizando supuestos sobre el crecimiento potencial y las tasas de interés de largo plazo", explicó el organismo.

Respecto a la deuda, el informe señaló que "una pregunta interesante" es en manos de quién está la deuda. "Si la deuda está fundamentalmente en manos de locales y de instituciones reguladas, puede que los riesgos de refinanciamiento sean bajos. Sin embargo, si son extranjeros quienes detentan la deuda, puede que los riesgos de liquidez sean más altos dado que los inversores extranjeros pueden estar sujetos a shocks internacionales que pueden afectar sus posiciones de liquidez".

"La parte de la deuda detentada por extranjeros se ha mantenido relativamente estable, en torno al 45%, para el país típico", indicó el BID.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)