RECAUDACIÓN

¿Qué datos de la DGI muestran que lo peor ya quedó atrás?

La recaudación de la principal “caja” del Estado, la Dirección General Impositiva mostró una caída menor en junio.

DGI. Foto: Archivo El País
El organismo informó lo recaudado por tributos especiales a funcionarios públicos y jubilados. Foto: Archivo El País.

La recaudación de la Dirección General Impositiva (DGI) mostró en junio que lo peor en materia económica por efecto de la pandemia del coronavirus quedó atrás.

Esto coincide con la visión del Banco Central (BCU), que en su Informe de Política Monetaria del segundo trimestre señaló que en base a “indicadores económicos disponibles, el piso de caída del nivel de actividad se habría alcanzado en abril” y “la economía empezó a mostrar signos de reactivación gradual a partir de mayo”.

La recaudación de la DGI evoluciona en esa línea. En mayo tuvo una caída de 19,2% en términos reales (descontado el efecto inflacionario) respecto a igual mes del año pasado y la anterior caída más alta se dio en noviembre de 2002 cuando los ingresos bajaron 15,8% en términos reales. La recaudación de mayo refleja básicamente lo sucedido en abril, porque los impuestos se pagan a mes vencido.

En junio la baja en la recaudación de la principal “caja” del Estado se moderó en forma importante. Los ingresos brutos del organismo cayeron 3,4% en términos reales en junio frente a igual mes de 2019 para un total de $ 33.160 millones (US$ 778,8 millones).

En tanto, la recaudación neta de la DGI (a los ingresos se le restan las devoluciones de impuestos) cayó 8% en términos reales en junio respecto a igual mes del año pasado. En mayo había bajado 17,3%.

En el primer semestre del año, la recaudación bruta de impuestos bajó 5,5% en términos reales respecto a igual período de 2019 y totalizó $ 210.787 millones (US$ 5.090,2 millones). Los ingresos netos disminuyen 5,6% en términos reales en enero-junio frente a igual lapso de 2019, para un total de $ 186.552 millones (US$ 4.505 millones).

Los ingresos de la DGI crecieron 4,1% en marzo comparados con igual mes del 2019. Foto: Fernando Ponzetto
Foto: Fernando Ponzetto

En junio seis de los 10 impuestos principales que recauda la DGI generaron menos ingresos que en el mismo mes de 2019, cuando en mayo todos registraron menor recaudación respecto a un año atrás.

El IVA tuvo una caída de ingresos de 0,7% en términos reales respecto a junio de 2019 (había bajado 16% en mayo). El IVA interno tuvo una disminución de la recaudación de 2,5% en términos reales, el IVA que se cobra a las importaciones creció 3,4% real y el IVA mínimo que paga la pequeña empresa tuvo una retracción de 5,2% en términos reales.

El Imesi, el otro tributo que se recauda por el consumo, tuvo 39% menos ingresos en términos reales que en junio de 2019 (habían sido 45% menos en mayo).

En el Impuesto a la Renta de las Actividades Económicas (IRAE) la recaudación en junio creció 4,5% en términos reales (había bajado 11,1% en mayo).

El Impuesto a la Renta de las Personas Físicas (IRPF) tuvo 11% menos ingresos en junio en términos reales (habían sido 28,2% menores en mayo). La caída en el IRPF categoría II (rentas del trabajo) fue de 13,5% (había sido de 30,5% en mayo). En el IRPF categoría I (rentas del capital) los ingresos subieron 4,5% (en mayo bajaron 8,9%).

Los ingresos por el Impuesto de Asistencia a la Seguridad Social (IASS) bajaron 2,7% en junio en términos reales (habían caído 25% en mayo).

El Impuesto al Patrimonio tuvo una suba de recaudación de 4,1% real, el de Primaria aumentó 18,4% real y el Impuesto a las Transmisiones Patrimoniales recaudó 2,5% más.

La DGI informó la recaudación del Impuesto Emergencia Sanitaria COVID-19 que se cobró por dos meses a funcionarios públicos de salarios mayores a $ 120.000 y el adicional del IASS a las jubilaciones superiores a $ 120.000. En junio ingresaron $ 361 millones (US$ 8,5 millones) por el tributo a estatales. En tanto el adicional del IASS COVID-19 recaudó $ 270 millones (US$ 6,3 millones).

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados