INVERSIÓN DE 10.054 PERSONAS

El debate y las preguntas de pequeños ahorristas con UTE porque un parque eólico ganó menos

La sociedad anónima Areaflin (propietaria del parque eólico Valentines) tuvo su asamblea anual y allí los pequeños ahorristas que son accionistas del proyecto pudieron discutir con UTE, por qué se repartirán menos ganancias que en 2018.

UTE tiene 20% de las acciones del parque eólico y es quien lo opera. Foto: Leonardo Mainé
UTE tiene 20% de las acciones del parque eólico y es quien lo opera. Foto: Leonardo Mainé

¿Por qué hubo menos viento, es algo coyuntural o permanente? ¿Quién se equivocó? ¿Por qué no se puede tocar esa plata? Nos prometieron el 10% y ahora es un 3%”. Esas preguntas y frases, se escucharon en la mañana de ayer en la Asamblea Especial de Accionistas Clase B de Areaflin S.A., la sociedad que es propietaria del parque eólico Valentines.

Los accionistas Clase B son 10.054 pequeños ahorristas que invirtieron en este parque eólico y ganan en función de cómo le vaya al mismo.

En 2018 Areaflin repartió utilidades por US$ 5.403.300, un 10,3% sobre el capital aportado. Este año, el reparto (definido en la asamblea de ayer) será de US$ 1.314.355,15, un 3,2% sobre el capital invertido.

Las preguntas se sucedieron durante las dos horas que duró la asamblea en la Bolsa de Valores de Montevideo (BVM). Para cerrar el debate, el presidente de la BVM, Ángel Urraburu dijo que era “muy bueno” que durante más de una hora y media, los accionistas pudieran preguntar “cada detalle” y los “por qué” con los contadores de UTE y agregó: “sigo soñando que algún día otras empresas públicas puedan tener esta transparencia” y coticen parte de su capital en la BVM.

En la tarde de ayer, en la sede bursátil, se llevó a cabo la Asamblea General Ordinaria de Accionistas donde participó UTE (que tiene el 20% de las acciones de Areaflin y es quien gestiona el parque) y una decena de pequeños ahorristas (estos últimos sin derecho a voto, pero representados con un director).

Allí se aprobó el balance y la distribución de utilidades y se dio cuenta de las disponibilidades que acumula la sociedad por US$ 28 millones que se deben “guardar en caja” porque así lo establece la ley 16.060 (de sociedades comerciales).

“Esto de guardar plata no me gusta. A ver si podemos colocarla (invertirla) de alguna forma”, planteó el presidente de Areaflin (y de UTE), Gonzalo Casaravilla.

Pero, la posibilidad de invertir esas disponibilidades (lo que podría rentabilizar más la operación) está limitada por la Corporación Interamericana de Inversiones (el brazo privado del Banco Interamericano de Desarrollo), que financió la construcción del parque a 18 años de plazo.

El BID “solo deja invertir” en títulos calificados como A (uno de los escalones más altos) y como máximo “a nueve meses”, planteó una ejecutiva.Por ese motivo, UTE analiza en algún momento ofrecer al pequeño ahorrista una recompra (parcial o total) de acciones para que pueda hacerse de parte del capital invertido (y no solo de las ganancias).

“Lo que quiere la gente es plata en el bolsillo”, expresó el presidente del ente.

“Se está haciendo algo que está muy bueno y hay que estar atento a dar pasos adecuados en algo que es novedoso en Uruguay”, afirmó Casaravilla al cerrar la asamblea.

¿Por qué ganó menos?

La pregunta de los pequeños ahorristas más repetida ayer era esa. Por un lado, el parque generó menos energía: en 2017 la generación estuvo 6,6% por debajo de la que sugerían los modelos del proyecto y en 2018 estuvo 10,6% por debajo.

Según UTE, esta menor generación se debió a que el viento ha sido fluctuante y no se alineó al promedio que proyectaban los modelos. Pero, como todavía el parque está en la etapa inicial de funcionamiento y el desvío no es significativo, los técnicos explicaron que habrá que esperar más años de operación para saber si es algo coyuntural o permanente.

Aun si se mantuviera la generación en los niveles de 2018, la tasa de retorno para los inversores sería del 8,16%.

El otro factor que estuvo detrás de los menores dividendos en 2018 respecto a 2017, fue el concepto “impuesto a la renta diferido” que con un dólar en alza, impactó en los resultados. Pero esto es puramente contable y no tiene por qué repetirse siempre.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)