ANP

“No podemos decir no a principal naviera del mundo”

Gobierno defiende la decisión de nueva terminal en el puerto.

El traslado del puerto pesquero y del dique flotante de Tsakos es ineludible para hacer lugar a UPM dentro del recinto portuario. Foto: D. Borrelli
Puerto de Montevideo. Foto: archivo El País/Darwin Borrelli.

"No le podemos decir ‘no’ a una de las principales navieras del mundo”, dijo a El País una fuente del gobierno al tanto de las novedades portuarias, en referencia a la decisión de la Administración Nacional de Puertos (ANP) de habilitar el proyecto de la firma MSC (Mediterranean Shipping Company) para instalar una nueva terminal en el puerto capitalino.

MSC opera en 335 puertos del mundo, cuenta con más de 450 buques y una capacidad de transporte de 2,3 millones de teus (unidad de medida equivalente a un contenedor estándar de 20 pies).

La aprobación del proyecto fue resuelta por el directorio de la ANP el viernes de la semana pasada, según consignó El Observador, y desató un “juego de tronos” entre los operadores portuarios, tal como relató El País esta semana.

Por un lado, el director por la oposición en la ANP, Juan Curbelo (Partido Nacional), votó en contra y explicó que la comisión técnica que analizó el proyecto “en los hechos” rechazó la propuesta, ya que no avaló la ubicación de la terminal.

El vicepresidente de la ANP, Juan José Domínguez, explicó el martes a El País que se tomó la “decisión política” de aceptar una nueva terminal multipropósito (que puede recibir desde contenedores a granos) y se sugirió a MSC instalarla “en otro lugar que interesa desarrollar”.

Por el mismo lado fue la fuente del Ejecutivo, quien aclaró que el gobierno debe mantenerse al margen de los problemas entre empresas por intereses comerciales. Esto en referencia a la queja que planteó la firma belga Katoen Natie -que tiene la única terminal especializada de contenedores a través de su participación (80%) en Terminal Cuenca del Plata (TCP)- al entender que la posibilidad de otra terminal impacta en su negocio.

Katoen tiene la concesión de dicha área hasta 2031 y se encuentra desde hace meses negociando con el gobierno para extender el contrato. Consultado sobre qué falta para concretar eso, el informante fue contundente: “acordar cuánta plata ponen” y definir las inversiones que se pedirán a la empresa.

Una fuente empresarial al tanto de esas negociaciones había dicho a El País que “faltaban detalles” para cerrar el acuerdo, pero la novedad de la nueva terminal generó incertidumbre.

Respecto al avance del proyecto de MSC, quien tiene la palabra ahora es la empresa. Tiene 60 días para responder si acepta la ubicación propuesta por la ANP y de hacerlo se procedería al llamado a licitación, al que pueden presentarse otras compañías interesadas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)