Cambió la perspectiva

Tras decisión de Fitch, ¿está en riesgo el grado inversor de Uruguay?

La calificadora Fitch puso la perspectiva de Uruguay en “negativa” y su analista principal responde a El País.

Fitch Ratings. Foto: AFP
Foto: AFP

Una de las cinco calificadoras que le da a Uruguay el "grado inversor" de su deuda, abrió la puerta ayer a una posible pérdida del mismo. Se trata de FitchRatings que en su revisión anual ratificó la nota en BBB- (el escalón mínimo dentro del grado inversor) pero cambió la perspectiva de esa calificación de "estable" a "negativa".

Esa perspectiva indica que en los próximos 24 meses, hay una "probabilidad de 50% o más" que la nota sea bajada, dijo a El País el analista principal de Fitch para Uruguay, Todd Martínez. Si eso pasa, Fitch calificaría la deuda uruguaya a BB+, quitando el "grado inversor".

El cambio de perspectiva significa que "sí hay un riesgo" de que Uruguay pierda el "grado inversor", "pero no de forma inminente o con una probabilidad preponderante en el caso de Uruguay, donde ha habido un deterioro muy paulatino, en vez de abrupto, en el perfil crediticio en nuestra opinión", explicó Martínez a El País.

Evolución by ElPaisUy on Scribd

La perspectiva "negativa" se "basa en un deterioro en nuestras proyecciones para el crecimiento, el déficit fiscal y la trayectoria de la deuda pública. Si bien seguimos confiando en la resiliencia de Uruguay frente a la turbulencia de los países vecinos, pensamos que la situación regional va a implicar mayores vientos de frente para la economía que ya estaba mostrando un desempeño bastante débil con relación a sus pares en la categoría BBB", señaló Martínez.

"No proyectamos una recesión sino que este desempeño económico relativamente débil se acentúa", aclaró el analista.

Martínez afirmó que "aunque hace años que hemos proyectado que el gobierno no iba a alcanzar sus metas fiscales, ahora vemos mayor chance de que el déficit aumente en vez de bajar, y el ciclo electoral podría complicar medidas de ajuste".

Desde el inicio del actual período de gobierno en 2015, la administración se propuso reducir el déficit fiscal a 2,5% del Producto Interno Bruto (PIB) a fin del mandato (2019). En la actual Rendición de Cuentas corrió esa meta para 2020.

Pese a un ajuste fiscal que le rindió 1,1% del PIB el año pasado —según datos de la Dirección General Impositiva—, el déficit ha oscilado entre 3,5% y 3,9% del PIB a lo largo del período salvo algunas excepciones (levemente por encima y por debajo de esos guarismos).

De hecho, en los 12 meses a agosto, el déficit fiscal se ubicaba en 3,9% del PIB.

Según Martínez, "un mayor déficit implicaría una senda aún más empinada para la deuda pública, que ya ha demostrado uno de los mayores aumentos de todos los países de la categoría BBB en los últimos cinco años".

El comunicado de Fitch, explicó que "los principales factores de riesgo que, individual o colectivamente, podrían desencadenar una baja de calificación" (y por ende la pérdida del grado inversor) son: "fracaso en reducir el déficit fiscal y/o mejorar la trayectoria de los indicadores de deuda del gobierno", "crecimiento económico menor en relación con sus pares" de calificación, "erosión de amortiguadores de liquidez externos".

Hay tres calificadoras que dan el grado inversor a Uruguay un escalón por encima del mínimo.

La importancia del grado

Actualmente, otras cuatro calificadoras de riesgo dan el “grado inversor” a Uruguay además de Fitch. Se trata de Moody’s, Standard & Poor’s, R&I (estas tres un escalón por encima del mínimo) y DBRS (en el mínimo). El “grado inversor” permite pagar menores costos de financiamiento e incluso hay fondos de pensión estadounidenses y europeos que solo pueden comprar deuda de países con ese grado. Algunos requieren que las tres calificadoras “grandes” (S&P, Moodys y Fitch) lo otorguen.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)