RENDICIÓN DE CUENTAS

El déficit fiscal se aleja de la meta oficial por el gasto

El desequilibrio está US$ 711 millones por encima del objetivo.

MEF quiere que salarios se negocien sin claúsulas indexatorias. Foto: M. I. Hiriart
Foto: Archivo El País.

En el momento en que el gobierno se apresta a definir la Rendición de Cuentas, la última en este período en la que puede incrementar el gasto, el déficit fiscal aumenta y se aleja de la meta oficial.

Según el comunicado del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) emitido ayer, el desequilibrio de las cuentas públicas pasó de 3,4% del Producto Interno Bruto (PIB) en los 12 meses a marzo a 3,7% del PIB en el año cerrado a abril. Esto equivale a US$ 2.191 millones.

En tanto, si se excluyen los pagos de intereses de deuda, también hay déficit (se denomina primario) de 0,4% del PIB (US$ 237 millones).

El ministro de Economía, Danilo Astori, transmitió al presidente Tabaré Vázquez la necesidad de "apretar las cuentas" en la primera reunión de gabinete del año (en la estancia presidencial de Anchorena, a comienzos de febrero).

Astori dijo que si eso no ocurría se comprometía severamente la posibilidad de alcanzar el objetivo de bajar el déficit a 2,5% del PIB para fin de 2019.

Actualmente está US$ 711 millones (1,2% del PIB) por encima de ese objetivo.

Mientras en la interna del Frente Amplio hay reclamos por aumentar el gasto para cumplir compromisos programáticos, a la interna del equipo económico se reconoce que no hay espacio fiscal.

Es que en los 12 meses cerrados a abril, los ingresos del sector público no financiero se ubicaron en 29,9% del PIB, en línea con lo observado en marzo. Eso fue porque el aumento de 0,1% del PIB de los ingresos del gobierno central "fue contrarrestado por menores ingresos del Banco de Previsión Social (BPS) y por un deterioro en el resultado primario corriente de las empresas públicas", explicó el MEF.

En tanto, el gasto del sector público no financiero se situó en 30,3% del PIB en 12 meses a abril, 0,4% del PIB más que en el año cerrado a marzo. Según el MEF, el aumento del gasto fue por "un incremento de los gastos no personales de 0,1% del PIB y de las transferencias de algo más de 0,2% del PIB" (estas últimas porque en el año cerrado a marzo había un efecto de adelanto de pagos del BPS de 2017 que ahora quedó corregido). Por su parte, las inversiones se mantuvieron estables en 2,3% del PIB.

Si el déficit no creció más fue porque los intereses de deuda se redujeron 0,1% del PIB, situándose en 3,3% del PIB, como resultado de una menor carga de intereses por parte del gobierno central y del Banco Central (BCU). Pero esta ayuda pasará a ser una carga en los próximos meses ya que tanto el gobierno como el BCU están financiándose a tasas más altas.

De hecho, el gobierno ya admite que es difícil que se logre la meta de llevar el déficit a 2,5% del PIB en 2019.

"Son metas muy exigentes, lo reconozco, pero lo fundamental es que demostremos que podemos ir en una trayectoria descendente hacia ese objetivo, eso es lo más importante", había dicho Astori a comienzos de mayo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)