INFORME DEL MEF

El déficit fiscal mejoró en septiembre gracias a transferencias de ganancias del BROU

El desequilibrio de las cuentas públicas pasó desde el 6,1%% del Producto Interno Bruto en los 12 meses cerrados a agosto a 5,8% del PIB en el año móvil cerrado a septiembre.

El año pasado, el BROU tuvo ganancias por US$ 504 millones y transfirió parte de ellas. Foto: Fernando Ponzetto
El año pasado, el BROU tuvo ganancias por US$ 504 millones y transfirió parte de ellas. Foto: Fernando Ponzetto

El déficit fiscal mejoró en los 12 meses cerrados a septiembre respecto a los 12 meses cerrados a agosto. El desequilibrio de las cuentas públicas pasó desde el 6,1%% del Producto Interno Bruto (PIB) en los 12 meses cerrados a agosto a 5,8% del PIB (US$ 2.965 millones) en el año móvil cerrado a septiembre, según divulgó ayer el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) a través de un comunicado. Así en tres meses el déficit subió 0,3% del PIB (era 5,5% del Producto en los 12 meses a junio).

En tanto, el déficit primario (antes del pago de intereses de deuda) se ubicó en 3,3% del PIB (US$ 1.687 millones).

El ministerio indicó que el resultado fiscal del “sector público no monetario se ubicó en 4,5% del PIB”.

Además informó que los efectos imputados al Fondo Coronavirus se estimaron en 0,8% del PIB (eran 0.9% del PIB a agosto). Eso significa que por seguros de desempleo y subsidios por enfermedad, por partidas de alimentación, canastas e incremento puntual de asignaciones familiares, entre otros, a causa del coronavirus el gobierno había gastado hasta fin de septiembre US$ 409 millones (una vez restados los ingresos al Fondo Coronavirus).

Tanto la reducción del déficit fiscal como el efecto imputado al Fondo Coronavirus se deben a transferencias de ganancias que el Banco República (BROU) obtuvo en 2019 a Rentas Generales y al fondo.

El MEF antes informaba el resultado “global del sector público consolidado”, que incluía al Banco Central (BCU). Desde julio de 2019 excluye al BCU y lo informa por separado como indica el manual de finanzas públicas del Fondo Monetario Internacional, una suerte de guía mundial.

El resultado del BCU fue deficitario en 0,4% del PIB (manteniéndose respecto a agosto). Por lo que el “resultado global del sector público consolidado” da un déficit de 5% del PIB. Sin embargo, el déficit “incluye el ingreso de fondos al Fideicomiso de la Seguridad Social”, que llegó a “0,8% en términos del PIB”, dijo el MEF, 0,2 punto menos respecto al año cerrado a agosto.

Esos son ingresos extraordinarios y están afectados al futuro pago de jubilaciones de los “cincuentones” que salieron de las AFAP. Estas, son personas que tenían menos de 40 años en 1996 cuando empezó el sistema previsional mixto y se vieron obligados a afiliarse por su nivel salarial a una AFAP. Al salirse y volver al régimen previo (solo por el Banco de Previsión Social sin topes de jubilación), sus ahorros en las AFAP pasan al fideicomiso.

Si bien actualmente hay un ingreso extraordinario a las arcas del Estado, luego que se termine el pasaje de “cincuentones”, el costo de pagarles las jubilaciones superará con creces lo que ingresó.

Por eso, al excluir esos ingresos, el déficit fiscal del sector público consolidado bajó a 5,8% del PIB, una mejora de 0,3 puntos del Producto respecto a los 12 meses cerrados a agosto.

Esa mejora se dio por un aumento “en la línea ‘Otros Ingresos’ (de 0,3% del PIB)” que “responde, en buena medida, a la versión realizada por el BROU a Rentas Generales por concepto del saldo de utilidades anuales y por transferencias adicionales para integrar el Fondo COVID-19”, explicó el MEF.

Ya a fines de abril, el banco había transferido un adelanto de US$ 150 millones a Rentas Generales y al Fondo Coronavirus y su presidente Salvador Ferrer había dicho a El País que habría otra transferencia, la que se concretó en septiembre.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados