CON AJUSTE EN MARCHA DEBERÍA BAJAR

Déficit fiscal fue 4% del PIB en 2016, el peor en 27 años

Está en línea con proyección de la Rendición de Cuentas.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Astori: deberá negociar una nueva Rendición de Cuentas. Foto: M. Bonjour

El déficit fiscal empeoró en 2016 respecto a 2015 y alcanzó a 4% del Producto Interno Bruto (PIB), según informó ayer el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), en un comunicado. Eso equivale a US$ 2.042,6 millones.

El registro es el peor para un año calendario desde 1989 (cuando marcó 6,2% del Producto y al año siguiente el gobierno debió realizar un ajuste fiscal). En 2015, el déficit había alcanzado a 3,6% del PIB y era el peor registro desde el año 2002 (cuando había sido de 3,7% del Producto).

Por su parte, previo al pago de deuda hubo déficit (se conoce como primario) de 0,7% del PIB, es decir US$ 357,5 millones.

El MEF señaló que "este resultado (de déficit de 4% del PIB) se encuentra en línea con lo proyectado en la programación financiera contenida en la última Rendición de Cuentas".

En efecto, allí Economía previó un déficit de 4,3% del PIB para 2016 y también un rojo primario de 0,9% del Producto.

Por eso, promovió un ajuste fiscal que se aplica desde enero de 2017 y que proyecta que disminuirá el déficit en 1 punto del PIB. La mayor parte del ajuste es por el lado de suba de impuestos (habría US$ 335 millones más de recaudación) y el resto es por postergación de gastos (US$ 125 millones).

De cumplirse esa previsión, el déficit de 2017 debería cerrar en 3% del Producto (en la Rendición el MEF preveía que sería de 3,3% del PIB).

Sin embargo, hay datos que marcan que el gobierno deberá tener sumo cuidado con la situación fiscal más allá del ajuste que procesó.

Es que el gobierno ya hizo un ajuste previo de 0,8% del PIB —se procesó entre abril de 2015 y octubre de 2016— mediante suba de tarifas públicas y recorte de inversiones.

Si no se hubiera hecho ese ajuste inicial, el déficit podría rondar el 5% del PIB.

Por otro lado, los egresos en los dos últimos meses de 2016 empeoraron mucho, lo cual abre un signo de preocupación hacia adelante.

El MEF señaló que "los ingresos del sector público no financiero" se ubicaron a fin de 2016 en 29,1% del PIB, "aumentando 0,1% del PIB respecto al cierre del año anterior como resultado de mayores ingresos del gobierno central-Banco de Previsión Social (BPS) que más que compensaron el menor resultado primario de las empresas públicas". El resultado primario de las Empresas Públicas se ubicó al cierre del año en 1,5% del PIB. "UTE mostró un resultado similar al del año anterior mientras que Ancap registró una caída de 0,2% del PIB debido a que en 2015 obtuvo una ganancia extraordinaria por la cancelación anticipada de la deuda con Pdvsa. Por su parte, Antel registró una caída de 0,1% del PIB explicado por mayor pago de impuestos y menores ingresos financieros", explicó el MEF.

Del lado del gasto, "los egresos primarios corrientes del gobierno central-BPS se ubicaron en 27,2% del PIB, aumentado 0,8% del PIB respecto a diciembre de 2015 debido a incrementos en remuneraciones, gastos no personales y pasividades de 0,1% del PIB en cada caso, y de transferencias de 0,5% del PIB", indicó el MEF. "El crecimiento de las transferencias se dio tanto a nivel del gobierno central como del BPS. En el primer caso, el aumento se explicó por la contabilización de un egreso por US$ 71 millones asociado al acuerdo alcanzado entre el Estado y The Bank of Nova Scotia en el proceso concursal de Pluna S.A., y por mayores transferencias a los gobiernos departamentales. En el segundo caso, el principal factor explicativo fueron las transferencias asociadas a la incorporación del último colectivo de pasivos y cónyuges al Fonasa", agregó.

Las inversiones fueron por 2,4% del PIB (0,1% del PIB más que en 2015) y los pagos de intereses de deuda de 3,3% del PIB (bajaron en 0,3% del PIB).

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)