CUENTAS PÚBLICAS

El déficit fiscal, una de las preocupaciones del gobierno entrante, subió a 4,8% del PIB

El MEF informó el resultado fiscal del sector público en los 12 meses a noviembre y hubo un aumento de una décima de punto porcentual.

Danilo Astori, ministro saliente de Economía y Finanzas. Foto: Leonardo Mainé
Danilo Astori, ministro saliente de Economía y Finanzas. Foto: Leonardo Mainé

El déficit fiscal -excluyendo el “efecto cincuentones”- subió levemente en los 12 meses cerrados a noviembre y se ubicó en 4,8% del Producto Interno Bruto (PIB), tras situarse en 4,7% del PIB en octubre. El resultado negativo equivale a unos US$ 2.722 millones.

El rojo de las cuentas públicas será uno de los principales desafíos a atender por parte del gobierno de coalición que asumirá en marzo, aunque recientemente el ministro de Economía, Danilo Astori, señaló en una entrevista con El País que “el tema fiscal se analiza con un sentido de urgencia y gravedad que no tiene correspondencia con la realidad”.

El último día del 2019, el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) informó que “el resultado fiscal del sector público no financiero se ubicó en -3% del PIB en los 12 meses culminados en noviembre de 2019”.

El MEF antes informaba el resultado “global del sector público consolidado”, que incluía al Banco Central (BCU). Desde julio excluye al BCU y lo informa por separado tal como indica el manual de finanzas públicas del Fondo Monetario Internacional (FMI), una suerte de guía mundial. El resultado del BCU fue deficitario en 0,5% del PIB. Por lo que el resultado global del sector público consolidado da un déficit de 3,5% del PIB.

Dentro de esa cifra se incluyen los ingresos del Fideicomiso de la Seguridad Social, donde van los ahorros de los “cincuentones” que se cambian de régimen jubilatorio. Dicho fideicomiso representó en noviembre 1,3% del PIB, disminuyendo 0,1% respecto al mes anterior.

Esos ingresos están afectados al futuro pago de jubilaciones de los “cincuentones” que salieron de las AFAP. Si bien actualmente hay un ingreso extraordinario a las arcas del Estado, luego que se termine el pasaje de “cincuentones”, el costo de pagarles las jubilaciones superará lo que ingresó, por lo que empeorará el déficit.

Por eso, al excluir esos ingresos es que el déficit fiscal del sector público consolidado es de 4,8% del PIB, una décima de punto porcentual más que el mes previo.

Este último resultado es el que debe tomarse porque cuando el gobierno trazó sus metas fiscales para el período no tuvo en cuenta el efecto “cincuentones” y las hizo sobre el sector público consolidado (incluyendo al BCU).

El actual resultado fiscal está alejado de la meta del gobierno para este año. Primero en el Presupuesto se fijó reducir el déficit al 2,5% del PIB, luego lo corrigió a 2,9% del PIB y finalmente en la última Rendición de Cuentas lo modificó al 3,4% del Producto.

Según el comunicado del MEF, en los 12 meses a noviembre “los ingresos se ubicaron en 31% del PIB, disminuyendo 0,1% del PIB” respecto al mes anterior producto de una menor recaudación de impuestos y de una reducción de las ganancias de UTE.

El MEF agregó que “los egresos primarios se ubicaron en 31,4% del PIB, aumentando 0,2% del PIB respecto a octubre” debido a “mayores inversiones de las empresas públicas, principalmente de UTE (por pagos asociados a la central de ciclo combinado), y recomposición del stock de crudo y derivados de Ancap”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados