Mercado laboral

Déficit: MEF justificó que no baje a velocidad querida

El rojo fiscal y el empleo se mantienen como “preocupaciones”.

Christian Daude: el jefe de la Asesoría Macroeconómica del MEF señaló que el desafío es reducir déficit fiscal. Foto: Darwin Borrelli.
Christian Daude: el jefe de la Asesoría Macroeconómica del MEF señaló que el desafío es reducir déficit fiscal. Foto: Darwin Borrelli.

Las dos principales preocupaciones para el gobierno uruguayo son el déficit fiscal y el mercado laboral, así lo manifestó el director de la Asesoría Macroeconómica del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), Christian Daude en el marco de las XXXIII Jornadas Anuales de Economía organizadas por el Banco Central (BCU).

Los últimos datos con respecto al déficit fiscal señalaron que, por segunda vez consecutiva desde 2016, se mantuvo en 4% del PIB en los 12 meses cerrados a junio.

Sobre esto, Daude indicó que es "una de las principales preocupaciones" desde el punto de vista macroeconómico, aunque señaló que "lo importante es ver que la trayectoria sigue siendo descendiente".

Sin embargo, indicó que no se ha logrado la velocidad (en cuanto a la reducción del déficit) deseada. "Estamos haciendo todos los esfuerzos en contener el gasto para seguir en esa trayectoria descendiente, aunque la velocidad no es la que quisiéramos", indicó.

Pero, en el actual período de gobierno (salvo excepciones) el déficit se ha movido entre 3,5% y 4% del PIB.

Para el director de la Asesoría Macroeconómica del MEF, los factores que explican el déficit son transitorios y tienen que ver, sobre todo, con la acumulación de stock de petróleo por parte de Ancap, y con las intervenciones financieras que realizó el BCU para controlar el mercado cambiario. "Esto no es culpa del BCU, son decisiones de la política económica en su conjunto", argumentó Daude.

Las metas que se fijó el gobierno en la Rendición de Cuentas estiman llegar a un déficit del 2,5% del PIB en 2020 y no en 2019 como se había previsto anteriormente.

Asimismo, mientras que el objetivo del déficit para este año era de 2,9% del PIB ahora será de 3,3% y de 2,9% para el próximo año, cuando inicialmente se había previsto que fuera de 2,5%.

"Mucho se ha hablado de que hemos postergado la meta…Nuestro desafío es seguir reduciendo el déficit para poder estabilizar la deuda como parte del producto. Sabemos que en el largo plazo un déficit sostenidamente alto genera incrementos en la deuda, más allá de que uno pueda tener una buena estructura que permita estabilizarse ante distintos shocks", admitió el director de la Asesoría, quien además sugirió que "lo más importante es ver que la Rendición de Cuentas es consistente con una convergencia en el consolidado, tal vez más lenta, pero descendiente del déficit fiscal".

Empleo.

La otra preocupación principal y máximo desafío, según Daude, es la situación actual del mercado laboral.

"Nos preocupa que el crecimiento económico no haya venido acompañado de mejoras en el empleo", señaló.

Para el director de la Asesoría Macroeconómica del MEF, "lo más importante" es que exista una consistencia entre política fiscal, monetaria y política de ingresos para, de esa forma mantener el orden macroeconómico.

"Los consejos de salarios son importantes y creemos que las pautas de las rondas salariales son consistentes con esos objetivos. Generan una señal en términos de estabilidad de precios, como de recuperación del empleo y del crecimiento salarial acorde con la situación", concluyó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º