RECLAMO DE LA CIU

Denuncias de industriales: temor en el MEF a represalias de China y políticas de compra "desleales"

La Cámara de Industrias dijo que el Ministerio de Economía y Finanzas no aplica medidas anti-dumping en la importación de un producto desde China por temor a represalias de ese país.

Latu. Foto: Archivo
industria: la gremial dijo que el MEF no aplica medidas de protección a la producción nacional por miedo a represalias del gobierno de China. Foto: Archivo El País

Una delegación de la Cámara de Industrias (CIU) concurrió a la Comisión de Industria de la Cámara de Diputados donde denunció que el Ministerio de Economía y Finanzas no aplica medidas antidumping en la importación de un producto desde China por temor a represalias de ese país y también “políticas desleales” de “grandes grupos de compras” uruguayos para con las pequeñas y medianas (pymes) empresas industriales.

“Muchas de las empresas que están trabajando están muy débiles, con mercados de exportación muy cuestionados para seguir exportando y con una competencia del exterior muy importante que hace peligrar el mercado interno. Habrá que tomar medidas para unos y para otros a fin de proteger la producción”, dijo el presidente de la CIU, Gabriel Murara en el Parlamento.

“Cuando hablo de proteger la producción, hablo de hacerlo de precios desleales de importación que vienen de algunos países que no tienen nada que ver con las ventas en su mercado interno pues venden sus productos mucho más baratos para exportar”, explicó.

“En este momento hay casos en los que se probó el dumping, lo aprobó el Ministerio de Industria y el de Economía y Finanzas no, por miedo a represalias, a lo que podía pensar el gobierno chino si reinstalábamos ese dumping que ya había sido puesto”, denunció Murara.

El dumping consiste en vender una mercadería determinada en otro país, a un precio más bajo que el de su venta en el mercado doméstico, ocasionando con dicha práctica un daño o amenaza de daño grave a una rama de producción local.

En este caso, la empresa uruguaya James S.A. pidió la declaratoria de dumping para dos empresas chinas que fabrican calefones y los venden en el mercado uruguayo y tras una investigación se aplicaron medidas antidumping, que consisten en cobrarle una tasa adicional al producto que ingresa desde el exterior.

Esa resolución, que estuvo “vigente durante tres años, hasta 2018 o 2019”, se “venció y esta empresa quiso renovarlo y en el MEF, por la voluntad de alguien, no se firmó, se dejó vencer su plazo. Nos adujeron que ello fue así por represalias que pudiere haber por parte del gobierno chino. Si nosotros pensamos que los chinos se van a preocupar por el mercado uruguayo, estaremos mirando las cosas desde un punto de vista que no corresponde. Si tenemos un convenio, un tratado o lo que fuere con China, será porque a los chinos les interesa políticamente tenerlo y exportar productos normalmente más baratos, pero no porque le vaya a interesar al gobierno chino el mercado uruguayo”, opinó el industrial.

“Esos calefones se compran en el mercado interno chino a US$ 110 cada uno, pero vienen para Uruguay a US$ 38. Esta empresa (James) fue al mercado doméstico (chino) para comprar un calefón, trajo la factura, y fue parte de la prueba del dumping. A pesar de que ya veníamos con un dumping, no se renovó este y no hubo nunca una represalia del gobierno chino”, agregó.

El asesor económico de la CIU, Sebastián Pérez, agregó que “Uruguay no presenta antidumping al barrer. En los hechos, hay muy pocos antidumping presentados. Si no somos capaces de negociar con China por un producto que realmente no es relevante para ese país, pero sí para la empresa uruguaya -que ocupa a una cantidad de gente y que tiene una alta tradición de trabajo por ser una empresa seria- me parece que eso hablaría muy mal de los negociadores de nuestro gobierno. No hablo del gobierno de turno, sino de cualquier otro”.

El vicepresidente de Micro y Pequeñas Empresas de la CIU, Leonardo García apuntó otro aspecto del dumping. “El riesgo oculto en todo esto es que la empresa nacional, que ya importa otros productos de China o de Italia, deje de fabricar los calefones en Uruguay. La empresa no va a desaparecer, sino que dejaría de fabricar en el país y de dar trabajo a 80 personas para, con tres o cuatro funcionarios, importar los calefones, guardarlos en un depósito y luego venderlos. Ese es el riesgo que corremos. La empresa los sigue fabricando acá porque le gusta y porque el dueño es un empresario nacional que sigue apostando a la industria de nuestro país; si no, lo hubiera dejado de hacer desde hace tiempo”.

Piden más protección

Según Murara, también “hay productos alimenticios, metalúrgicos o de laboratorio que presentan gran competencia en forma desleal”.

Por eso, el secretario de la Comisión de Comercio Exterior de la CIU, César Bourdiel planteó que “los instrumentos de defensa comercial ante prácticas desleales de comercio se apliquen de manera más ágil. De lo contrario, sucede lo que pasa actualmente. Si se detiene la reimplantación de la medida de defensa comercial por temor a represalias, podríamos decir: ‘Permitamos una práctica desleal de comercio, porque tan importante es el mercado chino que tememos que ante un reclamo de dumping tomen cualquier tipo de represalia que pueda frenar nuestras exportaciones. Creo que ese razonamiento no resiste el menor análisis”.

En ese sentido, García dijo por su parte que “hay que legislar sobre el control de los productos importados. Muchos sectores están impulsando que se controle lo que ingresa al país, porque muchas veces esos productos no tienen los mismos controles que nos aplican a nosotros”, concluyó. 

El cambio en el latu con el que la CIU discrepa

Murara criticó un cambio incluido en el proyecto de ley de Presupuesto sobre el laboratorio que controla la calidad de los productos que ingresan. “Al LATU se le pretende modificar el aforo del 3% al 2%. Creemos que no está bien analizado porque esa plata que el LATU recibe de las exportaciones no tradicionales del 3% en muchos sentidos la devuelve a la industria. O sea que bajar ese aforo del 3% al 2%, lo que hace es sacar más recursos a la industria nacional (...) El 1% no mejora sustancialmente la competitividad”, dijo.

Grandes grupos de compra “ponen condiciones desleales”

El vicepresidente de Micro y Pequeñas Empresas de la CIU, Leonardo García, dijo que otra cuestión que afecta a las pymes industriales nacionales es la relativa a los “grandes grupos de compra que se crearon en el país, que les ponen determinadas condiciones para seguir comprándoles, que no son prácticas comerciales habituales o amigables. Estamos enfrentando grupos de compra que ponen condiciones totalmente desleales a la industria nacional y muchas veces le cierran el mercado”, indicó.

García se refiere a la estrategia de Tienda Inglesa con acuerdos con pequeños comercios a los que les paga a sus dueños y se hace cargo de la gestión de los mismos, unificando las compras, entre otros. “Sabemos que se están comprando pequeños almacenes en distintos barrios para lograr un mayor poder de compra. Eso genera cada vez más poder y va en detrimento de dos grandes grupos: los consumidores -porque cada vez menos pueden elegir los productos que van a consumir; solo pueden acceder a los productos disponibles en esas cadenas- y los fabricantes, los industriales y los importadores”, afirmó el directivo de la CIU.

“Cada vez más deben acceder a las condiciones que les ponen. Si yo vendo un producto, me pagan a 60 días y un día me dicen que me van a pagar a 120 días, no tengo otro margen de maniobra y me complican todas las finanzas de la empresa”, explicó.

“Si yo digo que no tengo la plata y que contaba con ese dinero porque me habían dicho en la orden de compra que me iban a pagar en tal fecha, me pueden decir: ‘Bueno, te descuento eso en la factura y me la cobro a determinada tasa’. Y cuando voy a cobrar la factura a fin de mes me hacen un descuento por una promoción o porque aumentaron los robos en el supermercado. Entonces, todas esas políticas que van tomando estas grandes superficies van en detrimento del consumidor -porque va a pagar precios mayores- y de la industria nacional”, cuestionó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error