Mercosur

El desafío que plantean los free shops brasileños a Uruguay

Situación en frontera ya es “crítica” y puede ser impacto “muy negativo”.

Brasil bajará a US$ 150 el monto que sus ciudadanos pueden comprar. Foto: Archivo
Uruguayos temen por efecto que se generará por "lojas francas" brasileñas. Foto: Archivo

La instalación de free shops del lado brasileño preocupa desde hace tiempo al sector y al gobierno por las diferencias que tienen con el régimen uruguayo. El Poder Ejecutivo negocia a nivel del Mercosur y bilateralmente con Brasil para corregir algunos de estos problemas porque pueden generar un "impacto muy negativo".

Los coordinadores nacionales de los cuatro países del Mercosur (Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay) resolvieron en una reunión en Montevideo, adoptar un nuevo régimen de equipaje acompañado que estandariza en US$ 300 el cupo de compras permitidas con las que cada turista puede atravesar las fronteras del bloque regional. Brasil había bajado de US$ 300 a US$ 150 el cupo que sus ciudadanos podían ingresar en mercadería desde Uruguay, lo que afectaba a los free shops uruguayos.

Ahora, el viceministro de Relaciones Económicas e Integración, Juan Delgadillo, anunció que el Mercosur resolvió "estandarizar" las cuotas de compra que, hasta ahora, se negociaban con cada país de forma temporal.

Esta información había sido transmitida por el Ministerio de Economía y Finanzas en Uruguay a la Cámara de Empresarios de Free Shops.

Pero no es el único aspecto que preocupa a los free shops uruguayos. Es que las "lojas francas" brasileñas (así se denomina el régimen) tienen otras ventajas como ser que pueden vender a ciudadanos de su país y a diferencias de los free shops uruguayos no tienen una lista de productos que pueden vender, sino que manejan un listado de productos prohibidos y todo lo que no esté ahí lo pueden comercializar. Esto último puede afectar no solo a los free shops, sino a todos los comercios de frontera uruguayos.

Es que las "lojas francas" pueden vender hasta productos de la canasta básica y productos nacionales, lo que sería como crear un "gran supermercado" del lado brasileño libre de impuestos al que los uruguayos pueden ir a comprar, graficó un empresario del sector.

Al respecto, ayer en conferencia de prensa, el ministro de Economía y Finanzas, Danilo Astori dijo que tanto el tema de la lista de productos como el de que las "lojas francas" puedan vender a ciudadanos brasileños, "generan un impacto que puede ser muy negativo sobre la parte uruguaya vecina a esa zona".

"Estamos trabajando para que no haya esta desigualdad, este desequilibrio, quisiéramos equidad en esa franquicia de uno y otro lado de la frontera", y habrá una reunión con el gobierno brasileño en octubre, agregó. Mientras, el gobierno uruguayo sumó "30 ítems a las listas de productos" que pueden vender los free shops, anunció el ministro.

El secretario general de esa gremial, Carlos Loaiza Keel dijo ayer a El País que "estamos muy atentos a esa negociación y confiamos en la gestión del gobierno" uruguayo.

Aún no se han instalado tiendas del lado brasileño, pero la Receita Federal (organismo encargado de fiscalizar el régimen) ya marcó la fecha para homologar el software que utilizarán las lojas francas: 24 de septiembre.

Pese a eso, ya "el momento que vive la frontera uruguaya es crítico" porque "el brasileño no está yendo. Las decisiones de consumo de los brasileños están frenadas por las diferencias cambiarias y la inestabilidad económica y política" del país vecino, señaló el secretario general de la Cámara de Empresarios de Free Shops.

Esto "ya está afectando el empleo" en el sector y "preocupa", agregó.

Por ello la gremial cree que es "muy importante" ajustar "el canon" que pagan las tiendas al Estado uruguayo, explicó Loaiza Keel.

Astori dijo que el gobierno quiere "impulsar un cambio en la forma o modalidad que refiere al monto del canon que pagan los free shops en Uruguay", ya que "este canon se ha venido cobrando antes de que vendan la mercadería y queremos impulsar que paguen el canon después que venden la mercadería, lo cual tiene un impacto financiero importante para estas empresas".

La "loja franca" con casi 47% menos de tributos

De un total de 29 ciudades gemelas —aquellas que se encuentran a uno y otro lado de un límite internacional— que están en condiciones de instalar una "loja franca" en cuatro estados provinciales de Brasil, ya hay 11 que cuentan con la autorización municipal para comenzar a operar.

Las que están habilitadas son: Chui, Yaguarón, Aceguá, Santana do Livramento, Quaraí, Barra de Quaraí, Uruguayana, Itaquí, São Borja, Porto Mauá y Porto Xavier.

"Quien hizo esta normativa no interpretó que puede generar un desastre en la economía comercial de la región. Hay una desproporción muy grande, la loja tendrá casi un 47% menos de impuestos sobre el resto de los actores", había dicho el experto argentino en temas tributarios y negocios internacionales radicado en San Pablo, Gustavo Segré en un evento organizado por la Cámara Uruguayo-Brasileña en junio.

Además indicó que el sector comercial brasileño es el que se verá más afectado por estas "lojas francas".

En Uruguay, según datos de la gremial, los free shops dan trabajo a más de 5.000 personas, y el sistema explica arriba del 10% de la recaudación aduanera y el 0,2% de la de la Dirección General Impositiva (DGI).

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º