EMPRESAS

Desarrolladores de Torre Trump piden acceder a beneficios

No entran en nueva exoneración a inversión.

Torre Trump: el grupo estima concluirla en un año y medio. Foto: R. Figueredo
Torre Trump: el grupo estima concluirla en un año y medio. Foto: R. Figueredo

Los desarrolladores de la torre Trump en Punta del Este, el argentino YY Development Group, solicitó al gobierno poder acceder a los nuevos beneficios fiscales para la inversión en construcción, por lo que resta de la obra.

El Ministerio de Economía y Finanzas anunció el pasado 23 de febrero que extendía hasta diciembre de 2018 los beneficios para las construcciones de "gran dimensión económica" —alrededor de US$ 16 millones como mínimo— que había creado para proyectos iniciados en 2016. Entre otros beneficios, establece la exoneración de los tributos a la importación de equipos, máquinas y materiales destinados a la obra civil, la exoneración del Impuesto al Patrimonio para la empresa que realiza la actividad, y exoneración incremental del Impuesto a la Renta de las Actividades Económicas (IRAE) cuando mayor es la inversión.

"Nuestro grupo presentó dos proyectos nuevos al amparo de los estímulos. Pero, lo que sucedió es que alguno de los proyectos que ya estaban en desarrollo en las épocas más bravas y los que sufrimos la crisis de Punta del Este, no nos vimos alcanzados porque es para los proyectos nuevos o que estuvieran paralizados; estamos castigados", dijo a El País el socio ejecutivo del YY Development Group, Felipe Yaryura.

"La idea nuestra es tratar de que nos den esos mismos estímulos, por lo menos para la parte que falta desarrollarse (está ejecutado el 50% de la torre Trump). Si no se vuelve un poquito injusto", agregó.

Para ello, el grupo hizo una solicitud ante la Comisión de Aplicación (Comap) de la ley de Inversiones de la que aún no tuvo respuesta.

"Hicimos un pedido al gobierno y por más que me dicen que está difícil, tengo un grado de optimismo" indicó Yaryura.

"No estoy pensando en un escenario que mantengan una cosa que sea tan inequitativa. Me parece raro en Uruguay. Me llamaría mucho la atención que no hicieran ninguna clase de contemplación para una situación como esta", añadió.

El argumento del grupo argentino es que es difícil competir en igualdad de condiciones frente a un proyecto que accede a las exoneraciones. "Cuando se le da estímulo a un proyecto sí y al otro no se suma, nos pasa que proyectos que están a metros de distancia tienen unos costos que le permiten ofrecer precios que son menores. Con 40 metros de distancia, se aplica un impuesto en un lugar sí y en otro no. Eso me parece un poco injusto", expresó Yaryura.

"Tenemos que hacer una venta de entre un 18% y 20% (de los apartamentos) por temporada. A medida que va a avanzando la obra aspiras a subir el precio un 5%, un 8%. Las últimas dos temporadas, la suba de precios que se venía, no se da porque se construyen otros edificios de similar característica, de ultracategoría que están un escalón debajo de precio (por las exoneraciones), contra eso no se puede hacer nada", afirmó.

Esta temporada, el metro cuadrado en la torre Trump se vendió a entre US$ 5.500 y US$ 6.000. "Esperamos ejecutar el 50% (de la obra) restante de acá a un año y medio", concluyó Yaryura.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)