Deterioro del mercado laboral

Desempleo en máximo desde 2009 y no prevén que mejore

En octubre y en el promedio de los 12 meses; salarios deberán acompañar.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Desocupados: creció el noveno mes del año la cantidad de personas sin trabajo. Foto: Archivo.

En los primeros 10 meses del año se perdieron 30.000 puestos de trabajo en comparación con igual periodo de 2014 y el nivel de empleo en el promedio del año móvil cerrado a octubre (59,17%) alcanzó su menor valor desde el año cerrado a diciembre de 2010. Los analistas consultados por El País opinan que no es una situación pasajera, sino que por el contrario se podría intensificar en el futuro.

Los datos del mercado laboral de octubre publicados ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE) fueron ambiguos, ya que subió la tasa de desempleo a 8,5% de la Población Económicamente Activa (desde 8% en septiembre) pese a que se crearon 10.000 puestos de trabajo, al alcanzar la tasa de empleo a 58,1% (desde 57,7% el mes previo).

Esa ambigüedad, fue porque se volcaron 23.000 personas más al mercado laboral, lo que se tradujo en un aumento mensual de la tasa de actividad de 0,8%, que no pudo ser absorbida por la creación de empleo.

En octubre había 151.500 personas desocupadas. Ese 8,5% de desempleo es el mayor valor desde mayo de 2009. En lo que va del año, se perdieron 30.000 puestos de trabajo.

Además, la tasa de desocupación en el año móvil cerrado a octubre alcanzó a 7,38%, lo que significa que el desempleo promedio en los últimos 12 meses es el más alto desde el año móvil a julio de 2009.

Para Ignacio Munyo, director del Centro de Economía, Sociedad y Empresa del Instituto de Estudios Empresariales de Montevideo (IEEM) "no sorprende" el dato de desempleo porque los sectores fundamentales en la demanda de mano de obra, como la construcción y la industria manufacturera, están "estancados y en retroceso".

Además, advirtió que estas cifras podrían reflejar que la situación económica "es más seria de lo que hoy tenemos información", dado que los datos de actividad conocidos hasta el momento refieren al segundo trimestre de 2015.

Para el economista de CPA Ferrere, Santiago Rego, las cifras conocidas ayer "confirman que el mercado laboral se está enfriando y entró en declive", proceso que sigue la línea de la desaceleración económica del país. A su vez, informó que la consultora corrigió su proyección de desempleo y prevé que el promedio de 2015 se ubique en 7,5%, aunque "con un primer semestre que fue mejor que este segundo".

Para Munyo, las perspectivas "no son de que es algo pasajero, no tenemos indicios de que esto vaya a mejorar a corto plazo sino que queda espacio para que se siga deteriorando un poco más" el mercado laboral.

En ese sentido, Rego coincidió que seguirá subiendo gradualmente el desempleo en línea con la desaceleración económica del país, pero advirtió sobre la existencia de eventuales situaciones difíciles de pronosticar que podrían intensifican este proceso.

"Hay amenazas que pueden venir del frente regional, que de concretarse podrían marcar un deterioro más acelerado (del mercado de trabajo)", señaló.

El economista de CPA Ferrere señaló que la inestabilidad política de Brasil y los cambios que implementará el nuevo gobierno de Argentina son "dos potenciales riesgos, que si se materializan y son intensos" podrían provocar una situación aún más difícil para la economía uruguaya.

Salarios.

El director de la consultora de recursos humanos Advice, Federico Muttoni expresó que "todavía no todos los actores han asimilado la pérdida de dinamismo" de la economía uruguaya, lo que implica que los acuerdos salariales deben actualizarse a la nueva realidad.

En el mismo sentido, Rego indicó que "la negociación salarial necesariamente se va a tener que acompasar a la nueva dinámica del mercado laboral" y señaló que será difícil que los salarios continúen creciendo al ritmo que lo hicieron hasta el año pasado.

Explicó que la velocidad de esta adaptación dependerá de las expectativas de empresarios y sindicatos, que toman nota de que "el gobierno aún no terminó de declarar que el escenario económico es más adverso que el previsto".

Al respecto, Munyo afirmó que en un proceso de desaceleración económica "una parte deriva en la reducción del empleo y otra va a la reducción de salarios", y en las próximas negociaciones salariales se jugará "una pulseada que va a determinar cómo se van a repartir las pérdidas" entre estas dos categorías.

Por su parte, Rego, de CPA Ferrere, subrayó que "se están cerrando Consejos de Salarios que van a ser claves para el desarrollo de la economía" de cara a los próximos años.

Sobre el rol del gobierno en este contexto de caída del empleo, Muttoni dijo que "a veces los tiempos de decisión no son los mejores" en un mundo globalizado que avanza a mayor velocidad.

Para Munyo hay "una pérdida de confianza generalizada" entre los empresarios sobre el gobierno, derivada de los últimos anuncios económicos y "cierta inacción en materia macroeconómica de corto plazo", sumado a decisiones de inserción internacional tomadas en el último tiempo como abandonar las negociaciones del acuerdo de servicios TISA.

En otra línea, Rego manifestó que "el gobierno está siendo proactivo y buscando soluciones para reincentivar la economía" a través de nuevas exoneraciones a las inversiones, que intentan ser "un amortiguador" frente a la caída de la actividad.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)