ESTUDIO

Deuda de países emergentes batió récord en 50 años, según informó Banco Mundial

Alcanzó la cifra histíorica de US$ 55 billones en 2018; significó un período de ocho años de incremento, el más grande, rápido y generalizado en casi cinco décadas.

Banco Mundial. La IFC es la institución del grupo dedicada al desarrollo del sector privado. Foto: Archivo
El análisis se llama Global Waves of Debt (Oleadas mundiales de deuda). Foto: archivo El País.

La deuda de las economías emergentes y en desarrollo alcanzó la cifra récord de US$ 55 billones en 2018, lo que significó un período de ocho años de incremento, el más grande, rápido y generalizado en casi cinco décadas, según un estudio del Banco Mundial en el que insta a los gobiernos a actuar “sin pérdida de tiempo” para fortalecer sus políticas económicas y reducir la vulnerabilidad ante las alteraciones financieras.

En el análisis llamado Global Waves of Debt (Oleadas mundiales de deuda) se llegó a la conclusión de que la relación entre deuda y Producto Interno Bruto (PIB) de los países en desarrollo ha aumentado 54 puntos porcentuales hasta llegar al 168% desde que la deuda comenzó a acumularse en 2010.

En promedio, esa relación se ha incrementado en unos siete puntos porcentuales por año, es decir, con una rapidez que casi triplica la que se registró durante la crisis de la deuda de América Latina en la década de 1970.

Además, el informe señala que el aumento ha tenido “una base excepcionalmente amplia”, dado que se ha observado tanto en la deuda pública como en la privada y casi en todas las regiones del mundo.

“La dimensión, la velocidad y la amplitud de la última ola de deuda deberían despertar preocupación en todos nosotros”, dijo David Malpass, presidente del Grupo Banco Mundial. “Esto pone de relieve los motivos por los cuales la gestión de la deuda y su transparencia deben revestir el máximo grado de prioridad para las autoridades responsables”.

De acuerdo con el informe, la prevalencia de tasas de interés históricamente bajas en el mundo mitiga el riesgo de crisis por el momento.

No obstante, el registro de los últimos 50 años demuestra los potenciales peligros: desde 1970, alrededor de la mitad de los 521 episodios de rápido crecimiento de la deuda en los países endesarrollo ha ido acompañada de crisis financieras que debilitaron considerablemente el ingreso per cápita y la inversión.

“La historia muestra que los grandes aumentos de deuda suelen coincidir con crisis financieras en los países en desarrollo, con un elevado costo para la población”, señaló Ceyla Pazarbasioglu, vicepresidenta de Crecimiento Equitativo, Finanzas e Instituciones, del Grupo Banco Mundial. “Las autoridades deberían actuar sin demora para reforzar la sostenibilidad de la deuda y reducir la exposición a las perturbaciones conómicas”.

En el análisis se determinó que esta última oleada difiere de las tres anteriores en diversos aspectos: implica la acumulación simultánea de deuda tanto pública como privada, y la presencia de nuevos tipos de acreedores, y no se limita a una o dos regiones. Parte del incremento de la deuda ha sido impulsado por China, donde la relación entre deuda y PIB ha aumentado 72 puntos hasta situarse en el 255 % desde 2010.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados