Seleccionó a los de mayor riesgo fiscal en base cruzamiento de datos

DGI a la caza de evasores, fiscaliza 200 locales en 8 de Octubre

Cerca de 200 inspectores de la Dirección General Impositiva (DGI) "desembarcaron" ayer en la avenida 8 de Octubre para realizar el primer operativo intensivo de fiscalización del organismo en el año.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Los jefes de inspectores trabajando ayer en la Unión. Foto: DGI

La tarea abarcó comercios seleccionados previamente que se ubican en la avenida 8 de Octubre entre las calles Mariano Moreno y Félix Laborde.

Fuentes de la DGI dijeron a El País que previamente hubo un trabajo de "inteligencia fiscal" mediante el cruzamiento de datos y el uso de mapas de geo-referenciación.

Así, se determinó que en esa zona, hay 1.125 contribuyentes registrados de los que 200 son grandes contribuyentes y por ende son controlados por la División Grandes Contribuyentes de la DGI.

A ese grupo se lo dejó fuera del operativo. De los 925 que quedaron, los inspectores fueron a 200, indicaron los informantes. Para elegirlos se tuvo en cuenta a los establecimientos de mayor riesgo fiscal y se los clasificó, dijeron las fuentes.

De los 200, unos 40 comercios presentaban riesgo fiscal "altísimo" dijeron las fuentes, otros 60 tenían riesgo "medio" de evasión de impuestos y los 100 presentaban algunas irregularidades de menor orden, como por ejemplo estar inscriptos en una categoría que no les corresponde.

Como la fiscalización se realizó ayer, los resultados de la misma aún no están y demorarán algunas semanas.

"Algunos procedimientos podrían terminar en la Justicia si se detecta defraudación (esto es maniobras para no pagar impuestos), en algunos casos puede dar lugar a reliquidación de impuestos y en otros inscripciones de oficio", ejemplificó un informante.

Inteligencia fiscal.

La DGI busca ser cada vez más efectiva en el combate a la evasión de puestos y por eso seleccionar dónde llevar a cabo los operativos mediante un software.

Las fuentes señalaron que la información que alimenta ese software proviene de varios lugares como ser bases de datos de terceros, otros organismos públicos (por ejemplo el consumo de energía es un indicador de actividad), denuncias que realizan comerciantes de la zona, ventas por sitios de Internet, entre otros. A su vez, hay giros comerciales que tienen más riesgo de evasión que otros, indicaron.

Así la Impositiva afina cada vez más la mira y aumenta los porcentajes de comercios que dan lugar a reliquidaciones de impuestos.

Ingresos.

En 2014 la DGI recaudó $ 2.163 millones (unos US$ 93,2 millones) por concepto de multas, recargos y convenios de financiación de deudas tributarias, lo que representó un aumento de 8% respecto a lo ocurrido en 2013.

La recaudación neta de la Dirección General Impositiva (DGI) tuvo en 2014 el menor crecimiento en términos reales —es decir, descontado el efecto inflacionario— desde 2002 (cuando de hecho cayó).

El organismo recaudó neto (descontada la devolución de impuestos) 1,1% más en 2014 que en 2013 y totalizó $ 232.593 millones (US$ 10.022 millones).

El menor dinamismo de los ingresos de DGI se explicó por un lado por la caída de 16,9% en la recaudación del Impuesto a la Renta de las Actividades Económicas (IRAE) —el tercer tributo de mayor relevancia— y por el conflicto gremial que sufrió en 2013.

En tanto, los ingresos por IVA aumentaron 4,4% en términos reales y totalizaron US$ 5.657 millones. Además, creció 10% la recaudación del Impuesto a la Renta de las Personas Físicas (IRPF) que sumó US$ 1.592 millones. El IRAE cuyos ingresos cayeron 16,9%, sumó US$ 1.272 millones, mientras que el Impuesto de Asistencia a la Seguridad Social elevó sus ingresos 12,2% hasta US$ 211,2 millones.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)