PATRIMONIO

DGI salió a "cazar" evasores del Impuesto al Patrimonio

Cruzó datos y citó a unas 150 personas con riesgo elevado de evasión.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Aquellos cuyos activos (descontado los pasivos) superaron los 3.638.000 debieron pagarlo este año. Foto: AFP

La Unidad de Investigación de Personas Físicas de la Dirección General Impositiva (DGI) comenzó a cruzar datos de las múltiples bases que tiene el organismo y detectó inconsistencias en un grupo de unas 150 personas de altos ingresos o con patrimonios importantes. Ante ello, procedió a citarlos para que explicaran por qué no pagaban el Impuesto al Patrimonio (IP) de personas físicas o por qué lo hacían por menos de lo que debían.

Entre otros, los inspectores se encontraron con una persona que poseía dos campos, cinco inmuebles, además de autos y no declaraba ingresos.

"Esas personas son citadas y tienen que explicar por qué no pagaron y de dónde sacaron los ingresos", explicó ayer el director general de Rentas, Joaquín Serra.

Se trata del más reciente operativo de control de impuestos, iniciado hace 15 días por la DGI para detectar posibles evasores del IP a personas físicas.

"Hemos hecho un análisis a partir de la información que tenemos, de la situación patrimonial, de personas que debiendo haber declarado, no lo hicieron. Son personas que pueden tener un número muy importante de bienes inmuebles", indicó Serra en rueda de prensa.

"Estamos controlando a más de 150 personas de alto nivel de ingresos y con importante patrimonio. A juicio nuestro, todas tenían indicios de riesgo (de evasión) y la mayoría está pagando los saldos" del IP, añadió el titular de la DGI.

"Pusimos a trabajar a la Unidad de Investigación de Personas Físicas" y "utilizamos cada vez más (bases de) datos", declaró Serra a El País.

Esta unidad especializada fue creada a partir de los llamados Panamá Papers, que consistió la filtración de más de 11 millones de documentos del estudio panameño Mossack Fonseca, que se dedicaba a crear sociedades offshore que en buena parte eran utilizadas para evadir impuestos u otras actividades ilícitas y donde Uruguay apareció como uno de los países con mayor cantidad de sociedades.

Patrimonio.

Para pagar el IP, se debe tener un patrimonio fiscal (activos menos pasivos) que supere el mínimo no imponi-ble, que para 2016 asciende a $ 3.638.000 y cuando se declara como núcleo familiar llega a $ 7.276.000. El tributo grava a las personas físicas con tasas que van de 0,6% hasta el 0,9% del patrimonio, salvo para los no residentes que no tributen el Impuesto a la Renta de No Residentes en cuyo caso van desde el 0,7% al 1,5%.

En mayo venció el plazo para presentar la declaración jurada anual del IP de personas físicas para el año 2016.

El año pasado, el IP (además de personas físicas lo pagan las empresas) recaudó $ 17.937 millones y significó el 5,8% de los ingresos totales del organismo.

Cambios en registro.

Por su parte, Serra señaló ayer que tras haber detectado la maniobra defraudatoria más grande de la historia con boletas truchas y empresas fantasmas, la DGI introdujo "cambios en los sistemas de inscripción en el Registro Único de Contribuyentes".

Ahora, "tenemos una matriz de riesgo que detecta en el momento de la inscripción si hay riesgo o no", indicó.

La defraudación comprobada en marzo terminó con el envío a prisión de dos personas, que crearon desde 2010 más de 1.000 "sociedades de papel" (falsas) para obtener facturas que luego vendían a empresas que las utilizaban para evadir impuestos. Hasta fin de abril, la DGI llevaba cobrados unos $ 1.200 millones (US$ 42,7 millones) por impuestos reliquidados, multas y recargos.

La DGI detectó la maniobra, gracias a que en el año 2014 obligó a más de 15.000 empresas a informar por lo menos el 90% de todo su IVA de compras y todo su IVA de ventas, de dónde proviene y hacia dónde va.

"A partir de esa información empezamos a constatar que una parte importante del IVA de compras de determinadas empresas, provenía de empresas que a su vez no pagaban IVA. Esa fue la punta del iceberg a partir de la cual empezamos a analizar, y empezamos a delinear un esquema que precisamente fue lo que se desbarató y por suerte la Justicia actuó diligentemente", había dicho el subdirector de Rentas, Álvaro Romano. La maniobra involucró a dos estudios jurídicos que utilizaban los servicios de cuatro escribanos que otorgaban certificaciones falsas y 13 testaferros.

Para pagar tributos a través del celular.

El Banco República (BROU) y la DGI presentaron ayer una aplicación que permite pagar impuestos a través del celular. Las personas que quieran utilizar esta modalidad de pago deberán realizar una afiliación previa en el BROU (además de contar con cuenta allí) para autorizar que los pagos se realicen desde la aplicación de la DGI.

A través de la misma se podrá pagar: IRPF Categoría I (rentas de capital) y saldos de Categoría II (rentas del trabajo), anticipo de arrendamientos de IRPF, Impuesto al Patrimonio de personas físicas, IVA e IRPF de servicios personales, IVA mínimo (pequeña empresa) y también multas y recargos.

"Es un cambio que persigue facilitar el cumplimiento de las obligaciones tributarias por los contribuyentes. Pensamos que lo van a utilizar personas físicas con y sin actividad empresarial", dijo el director de Rentas Joaquín Serra. "Si los otros bancos tuvieran interés, la DGI suscribiría contratos con otros bancos", agregó.

El titular del BROU, Jorge Polgar dijo que "ya tenemos en el año 3 millones de transacciones, el doble que en el mismo período del año pasado, de clientes que han hecho pagos a través de nuestra web. Ya desde hace tiempo, se pueden pagar tributos a través de la web de la DGI, y ahora esta aplicación, permite vincular hasta dos cuentas (una en dólares y otra en pesos) para el pago de las obligaciones. De esa manera, se posibilita una transacción cada vez más sencilla".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)