Reuniones anuales en Indonesia

¿Qué dijo el gobierno uruguayo ante los miembros del FMI?

La delegación de Uruguay planteó su visión ante el Comité Monetario y Financiero Internacional que integran los 189 países miembros del FMI.

FMI: el organismo celebró sus reuniones anuales en Indonesia. Foto: EFE
FMI: el organismo celebró sus reuniones anuales en Indonesia. Foto: EFE

El gobierno volvió a hablar ante el Fondo Monetario Internacional (FMI) del desacople, destacó el desempeño del país ante "riesgos innegables", señaló que la situación del empleo requiere "atención permanente" y reconoció que hay que atender aspectos vinculados a la "productividad y competitividad".

Ese fue el mensaje que dio el equipo económico uruguayo ante los otros 187 países miembros del FMI en el Comité Monetario y Financiero Internacional que se desarrolló en Bali, Indonesia.

El encargado de hacerlo fue el presidente del Banco Central de Perú, Julio Velarde, ya que ese país tiene la titularidad de la "silla" en el comité (compartida con Argentina, Bolivia, Chile, Paraguay y Uruguay). La declaración fue preparada por la delegación uruguaya.

"Uruguay se enfrenta a retos sustanciales. Las condiciones regionales están provocando una desaceleración económica en el país, en comparación con la expansión promedio observada durante este histórico período de crecimiento" que registra "su decimosexto año consecutivo", señaló el gobierno en el comité.

En ese sentido, destacó que en el segundo trimestre la economía creció 2,5% frente al mismo período del año pasado, aunque obvió que un punto de esa expansión se debe al "efecto refinería" (en el segundo trimestre del año pasado estuvo detenida y por tanto la comparación con 2018 muestra un aumento explosivo).

El Poder Ejecutivo remarcó ante el Comité Monetario y Financiero Internacional, que "el empleo, afectado por las condiciones actuales y los cambios tecnológicos, es, por supuesto, un asunto que necesita atención permanente".

En el mes de agosto la estimación de la tasa de desempleo para todo el país se ubicó en 9,04%, el mayor registro desde que en febrero la medición alcanzó 9,31% y si se omite ese dato es el número más alto desde septiembre de 2007.

El gobierno remarcó ante el FMI que "el firme compromiso de las autoridades para reforzar la sostenibilidad de las finanzas públicas se refleja en el presupuesto elaborado para el próximo año" y reconoció que "por supuesto, hay varias cuestiones importantes que deben abordarse relacionadas con la productividad y la competitividad".

Agregó que "el período de crecimiento extendido de Uruguay ha estado acompañado por mejoras sociales relevantes: la pobreza extrema disminuyó de 2,5% en 2006 a 0,1% en 2017; la pobreza del 32,5% al 7,9% en el mismo período de comparación; y la desigualdad, medida por el Índice de Gini, cayó de 0,45 a 0,38".

La delegación uruguaya hizo hincapié además que "en tiempos de volatilidad financiera, Uruguay exhibe resiliencia económica y sólidos colchones financieros. Entre otras, las reservas internacionales están muy por encima del rango métrico de adecuación de reservas del FMI y otros puntos de referencia prudenciales. El perfil de deuda del país indica que el tiempo promedio de vencimiento de la deuda del gobierno central es de más de 14 años, con la mayor parte de la deuda a una tasa fija, y aproximadamente la mitad de la cual está denominada en moneda nacional".

"Las autoridades uruguayas se sienten alentadas por la inclusión del caso de Uruguay, junto con los de Australia, Nueva Zelanda y el Reino Unido, en el Monitor Fiscal (del FMI) al analizar los marcos de los balances del sector público, lo que ilustra otra dimensión de las mejoras institucionales de Uruguay", añadió el mensaje.

También remarcó que "las autoridades están totalmente comprometidas con un tipo de cambio flexible, dejando las intervenciones solo para evitar la volatilidad excesiva".

Lo que leyó Velarde tuvo un último párrafo de destaque para lo que el gobierno entiende como desacople. "En conclusión, la combinación de las condiciones prevalecientes en los países vecinos y la incertidumbre política a nivel mundial plantean riesgos innegables para el país. La respuesta de Uruguay es firme: políticas sólidas y consistentes, instituciones sólidas y cohesión social, que tienden a actuar con sinergias y, como se señaló, cosechan frutos, que son mucho más visibles en tiempos difíciles", aseguró.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)