BID Y CAF

El "dinero fresco" que recibirá Uruguay para hacer frente a los efectos del coronavirus

Aprueban desembolsos por US$ 700 millones y se esperan US$ 311 millones más.

Fachada del Ministerio de Economía. Foto. Darwin Borrelli
Fachada del Ministerio de Economía. Foto. Darwin Borrelli - Archivo El País

Dos organismos internacionales aprobaron en las últimas horas créditos por unos US$ 700 millones para dar apoyo financiero al gobierno uruguayo ante la pandemia del coronavirus. La estrategia del gobierno ha sido la de desembolsar préstamos de organismos multilaterales antes que emitir deuda en los mercados.

De todas maneras, la ministra de Economía y Finanzas, Azucena Arbeleche señaló semanas atrás en entrevista con El País que la opción de acudir a los mercados está abierta.

¿Pero de qué se tratan estos fondos frescos que recibirá Uruguay? Por un lado, la CAF -banco de desarrollo de América Latina- aprobó el martes un “préstamo de US$ 350 millones en favor de Uruguay para apoyar financieramente las medidas de emergencia adoptadas por el gobierno para mitigar los efectos del coronavirus en los sectores económicos, financieros y sociales, y en la calidad de vida de las personas”, indicó el organismo en un comunicado.

“Estos fondos complementarán las iniciativas fiscales que está llevando a cabo el país y reforzarán las medidas económicas contracíclicas encaminadas a mitigar los efectos de la crisis en los sectores económicos más afectados por la pandemia”, añadió.

El presidente ejecutivo de CAF, Luis Carranza señaló que “con estos recursos financieros esperamos apoyar rápida y eficientemente al gobierno de Uruguay en sus esfuerzos por mitigar el impacto que la pandemia del COVID-19 está generando en la economía y en los colectivos vulnerables del país”.

El pasado 5 de mayo CAF había otorgado un crédito por US$ 50 millones.
Por su parte, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID)_aprobó ayer un “crédito de US$ 350 millones para el fortalecimiento de la política pública y gestión fiscal para la atención de la crisis sanitaria y económica causada por el COVID-19”, según un comunicado del organismo. “Adicionalmente, se están preparando otras cuatro operaciones que permitirán al país contar con otros US$ 311 millones a inicios del tercer trimestre de este año”, agregó.

Esos cuatro créditos “servirán para: “apoyar la reactivación económica mediante el fortalecimiento del Sistema Nacional de Garantías (SiGa) para promover el acceso de las micro, pequeñas y medianas empresas al crédito en condiciones favorables; atender a poblaciones vulnerables que se vieron fuertemente afectadas por la crisis socioeconómica y sanitaria; avanzar en la digitalización de los servicios de salud y la historia clínica electrónica; incrementar los instrumentos financieros que dispone el país para enfrentar pandemias futuras y posibles desastres naturales”, explicó el BID.

“Los recursos de estas operaciones se irán utilizando en función de las necesidades de corto y mediano plazo generadas por el impacto de la pandemia”, añadió. Desde la llegada del coronavirus, el BID ya había desembolsado US$ 1.050 millones en créditos contingentes (ya estaban aprobados desde hace años y el gobierno es el que decide cuándo los desembolsa).

“La versatilidad del BID y su rápida respuesta con nuevos instrumentos flexibles concebidos para atender las necesidades de los países en estas circunstancias tan particulares, nos permiten contar con un apoyo relevante y oportuno para afrontar la pandemia y sus consecuencias”, destacó la Ministra de Economía y Finanzas, Azucena Arbeleche.

El BID destacó que entre los US$ 1.050 millones ya desembolsados y los nuevos créditos aprobados y en preparación “apoyará este año a Uruguay con más de US$ 1.700 millones en desembolsos y nuevos instrumentos de crédito disponibles para hacer frente a la emergencia sanitaria del COVID-19 y sus impactos en temas de salud, sociales, económicos y fiscales. Este apoyo apuntala el esfuerzo del país en su respuesta a la emergencia en salud y en la atención a los sectores más vulnerables, así como en las medidas para reactivar la economía a través del acceso al crédito de las micro, pequeñas y medianas empresas”.

El organismo señaló además que “a través de la cooperación entre el BID Lab ─el laboratorio de innovación del Grupo BID─ y la Agencia de Gobierno Electrónico y Sociedad de la Información y del Conocimiento (Agesic) se está desarrollando una solución digital para el seguimiento de casos de COVID-19” en Uruguay.

El representante del BID en Uruguay, Matías Bendersky, dijo que “es un orgullo poder estar junto a Uruguay, trabajando con nuestros equipos técnicos para cumplir con la misión de apoyar en un momento globalmente complicado por la pandemia. Esto reafirma el histórico compromiso del BID con el país”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error