Mercado interno

En 2017 se dio 2° consumo más alto de carnes del siglo

La carne vacuna lidera con casi seis de cada 10 kilos ingeridos.

Asados: es el corte más arraigado en el consumidor, pero también ganan terreno pulpas sin hueso. Foto: Marcelo Bonjour.
Asados: es el corte más arraigado en el consumidor, pero también ganan terreno pulpas sin hueso. Foto: Marcelo Bonjour.

El consumo de carnes en el mercado interno creció 1,8 kilos en 2017 respecto a 2016 y llegó a 100,9 kilos por habitante, el segundo consumo más alto en este siglo detrás del récord de 2013 con 101,2 kilos por habitante. Además, esto mantiene a los uruguayos como uno de los mayores demandantes de proteínas rojas en el mundo.

El dato de 2017 da que los uruguayos ingirieron en promedio unos 276 gramos de carne por día.

Según el informe "Principales Indicadores y Determinantes del Consumo de Carnes. Cierre 2017" que divulgó ayer el Instituto Nacional de Carnes (INAC), en los últimos 12 años, el consumo total de carnes (rojas y blancas) pasó de 84,1 kilos por habitante al año hasta los 100,9 kilos por habitante de 2017, dejando claro el aumento en el consumo de 20%.

La carne bovina sigue como la predilecta de los uruguayos con 59,2 kilos por habitante en 2017, 1,4 kilos más que el año previo. Luego viene la carne aviar con 20,4 kilos, 400 gramos más que en 2016. En tercer lugar, pero acortando distancias con el pollo, está la carne porcina con 18,3 kilos por habitante consumidos en 2017, 300 gramos más que en 2016. Ahora la diferencia entre pollo y cerdo es de 2,1 kilos pero era de 10,4 kilos en 2009.

Por su parte, la carne ovina sigue perdiendo adeptos con apenas 3 kilos por habitante, 300 gramos menos que en 2016. Hace 10 años, se consumía el doble de carne ovina.

Según el informe de INAC "en el año 2017 con respecto al anterior, se observó un aumento en el consumo (de carne bovina) como consecuencia de un crecimiento de los volúmenes de carne de origen nacional e importado, mostrando la faena predial cierta disminución".

En el caso de la carne aviar "mostró un pequeño aumento como consecuencia de dos factores: aumento de la faena propia y aumento del volumen importado", indicó el reporte.

"Desde el año 2013 el consumo de carne ovina viene disminuyendo año tras año", agregó.

Precios.

El año pasado las carnes aviar y porcina mostraron incrementos de precios por encima de la inflación, que fue de 6,6%. Según INAC, las variaciones de precio respecto a 2016 fueron: carne aviar 23%, carne porcina 11,3% y carne bovina 2,9%.

El precio de la carne bovina importada subió 9% (precio CIF) y pasó de US$ 3.647 por tonelada a US$ 3.970 por tonelada y el tipo de cambio en este período presentó una baja de 4,9%, según los datos aportados por INAC.

"Las variaciones de precios al público de la carne bovina por corte en términos corrientes, mostraron que el impacto fue superior en los cortes del delantero, en donde se observaron incrementos del 6,8%, en tanto los cortes del trasero aumentaron un 0,5%", expresó el informe.

Blancas.

Según INAC, "si bien los precios al público mostraron un incremento pronunciado del 23% en términos corrientes (para el pollo), ello no impactó pronunciadamente en el volumen consumido".

El organismo apuntó además que el precio CIF de importación de la carne suina subió, pasando de US$ 2.294 a US$ 2.663 por tonelada (fuente Urunet) en 2017.

Todavía hay mucho para crecer en cerdo y pollo y desde el INAC se estima que habrá un nuevo incremento, aunque moderado, en el consumo al cierre del año en curso.

En la medida que los precios se mantengan estables, también podría volver a crecer la ingesta de cortes de carne bovina en el mercado interno, de la mano de una oferta de cada vez mayor calidad y terneza.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)