ANALISTAS Y EMPRESARIOS

En la dirección correcta pero difícil que "muevan la aguja"

¿Qué efectos tendrán los anuncios del MEF para inversión y empleo?

El presidente de la CIU, Gabriel Murara, dijo que “el problema hoy es muy profundo” en el sector. Foto: Lifan
El presidente de la CIU, Gabriel Murara, dijo que “el problema hoy es muy profundo” en el sector. Foto: Lifan

En la tarde del viernes pasado, el ministro de Economía, Danilo Astori, el subsecretario de esa cartera, Pablo Ferreri, y el director de la Asesoría Macroeconómica, Christian Daude, dieron una conferencia de prensa en la que anunciaron un paquete de medidas para tratar de robustecer la inversión y el empleo, dos fenómenos que vienen golpeados en los últimos años en Uruguay.

Frente a los micrófonos, Astori dijo que "últimamente la inversión no ha tenido un comportamiento" tan dinámico como hace unos años atrás, y agregó que "no es cualquier motor de crecimiento" sino el "más genuino" y "sobre todo el que presenta una asociación más directa" con la creación de puestos de trabajo.

"Hoy el nivel cuantitativo de empleo tiene que mejorar en el país", afirmó Astori.

En 2017 se dio el tercer año consecutivo de caída de la tasa de empleo. Desde el sector privado, además, se percibe reticencia a la hora de tomar más personal. La última edición de la Encuesta de Expectativas Empresariales de Deloitte —divulgada en noviembre pasado— mostró que solamente 5% de los consultados dijo estar revisando al alza sus planes de contratación.

La inversión, por su parte, llegó en el año móvil a septiembre pasado a 18,5% del Producto Interno Bruto (PIB), el registro más bajo desde el pico alcanzado en 2012 (cuando había sido 23,3% del PIB).

El presidente del Banco Central (BCU), Mario Bergara, se refirió a esto recientemente. Hoy se está "recomponiendo el crecimiento" económico y también el consumo de los hogares, "aunque es cierto que lo que está más débil es la inversión, que fue un poco la vedette del crecimiento durante más de una década", dijo en una entrevista publicada por El Observador ayer. Como respuesta a esto, añadió, el gobierno confeccionó esta serie de medidas.

A la inversión "hay que intentar reactivarla porque es el eslabón que arrastra todo lo demás: trabajo, ingreso, exportación, producto, mejora social y brinda la capacidad al Estado de generar políticas de equidad", completó el jerarca.

Reacciones.

Con este escenario como telón de fondo, ¿cómo fue recibido el anuncio de las autoridades del Ministerio de Economía (MEF) de días atrás? Entre los consultados por El País se repitió una imagen: las medidas van en la dirección correcta, pero no parecen tener el potencial para realmente "mover la aguja" a nivel de inversión y de empleo.

Para el docente de la Universidad de la República (UdelaR) e investigador en el área de inversiones (trabajó entre otros con el MEF en aspectos relacionados a cómo promoverlas), Diego Vallarino, lo informado la semana pasada va en el mismo sentido de lo que precisa el país, pero no ve "que tenga mayor repercusión". El experto agregó que "es necesario que se mejore la estructura (de incentivos)" pero expresó dudas en relación a si el sector privado tomaría decisiones de inversión producto de estos cambios.

Unas de las modificaciones en el régimen de la Comisión de Aplicación de la Ley de Inversiones (Comap) que se adelantó el viernes es que se subirá el porcentaje del impuesto a la renta que las empresas nuevas pueden exonerar: trepará del 60% actual hasta 80%. Esto, dijo Vallarino, se introduce en un contexto donde a las firmas a nivel local "les cuesta mucho generar renta", lo que atenuaría el alcance de esta medida.

Para Vallarino, en el fondo lo que sucede es que "los agentes no creen en la estructura de incentivos" que se ofrece bajo el paraguas del régimen de promoción de inversiones. A su juicio, se podrían idear otro tipo de herramientas con mayor impacto en este terreno. Por ejemplo, utilizar el "espacio fiscal" que demandarán estos incentivos para "compensar" ciertos "sobrecostos" que hoy tiene el sector productivo en Uruguay. Esto, añadió, sería de más ayuda para reducir los problemas de rentabilidad y de productividad que sufren las empresas nacionales en la actualidad.

En tanto, el supervisor del Departamento de Economía de CPA Ferrere, Santiago Rego, apuntó que en un contexto de "márgenes muy apretados" para las empresas uruguayas, este tipo de medidas "probablemente no vayan a mover la aguja" en el caso de los sectores de actividad con situaciones más vulnerables.

De todas maneras, el economista agregó que estas medidas sí podrían funcionar como "disparador" o "empujar" proyectos que —sobre todo para los sectores de actividad más saludables— haya en carpeta.

Una de las modificaciones que mencionó Rego fue la que busca "simplificar" el indicador de empleo para que, a diferencia de lo que pasa hoy —dentro de la matriz de indicadores, los que definen el puntaje del proyecto presentado y, por ende, qué suerte correrá en su persecución de estos beneficios— se "premie" la contratación de trabajadores pero con independencia de su calificación. En un momento de alta ocupación esto era entendible, pero también es "lógico" dar marcha atrás con un mercado de trabajo deteriorado.

Según Rego, los cambios comunicados por el equipo económico buscan mejorar dos "fragilidades" del ciclo reciente, como el empleo y la inversión, pero atacando la "problemática de forma parcial".

En tanto, el economista Aldo Lema compartió en su cuenta de Twitter un análisis de las causas detrás de las contracciones del empleo y de la inversión. En el caso del primero, detalló, no logró recuperarse el año pasado por dos grandes motivos: es una variable "rezagada" del ciclo económico (lo que explica que no haya logrado despegar pese a la aceleración de la actividad que comenzó en la segunda mitad del 2016) y también por el incremento de los salarios reales, que estuvo alineado a la expansión del PIB.

A la hora de marcar qué pasó por el lado de la inversión, Lema apuntó que también es una variable rezagada, que se produjo además una baja de la rentabilidad en ciertos sectores, y la presencia de capacidad ociosa y de tasas de interés reales todavía altas hasta la primera mitad del año pasado.

Por este motivo, el economista planteó que los "cambios en la Ley de Inversiones pueden estimularlas en el corto plazo y favorecer algo el empleo, pero marginalmente".

"En definitiva, inversión y empleo seguirán determinados por sus fundamentos de largo plazo y el propio ciclo", agregó Lema.

Más proyectos recomendados

Durante enero la cantidad de proyectos recomendados por la Comisión de Aplicación de la Ley de Inversiones (Comap) al Poder Ejecutivo llegó a 37. El monto de inversión asociado a estos proyectos, en tanto, ascendió a US$ 36,6 millones en el primer mes del año. De esta manera, durante enero se produjo un incremento en el número de proyectos recomendados en comparación con el mismo mes de 2017, cuando habían sido 15. Así, el aumento interanual ascendió a 146%. Por el lado del monto de inversión asociado, en tanto, el incremento respecto a enero del año pasado fue de 123%. Por otra parte, durante enero de 2018 las firmas que lograron la recomendación de sus proyectos se comprometieron a aumentar su plantilla en 105 nuevos puestos laborales (promedio anual para los próximos cinco años).

Así lo vieron ellos

Presidente de la Cámara de Industrias
Decisión: el Consejo Directivo eligió a Murara como presidente. Foto: D. Borrelli
Gabriel Murara
El presidente de la gremial de industriales aclaró que la CIU puso en marcha un análisis para determinar cuál es el balance entre el régimen anterior y las medidas anunciadas el viernes. De todas maneras, Murara dijo que "el problema hoy es muy profundo" en la industria, al tiempo que agregó que hay que ver si los incentivos nuevos funcionan "y, si lo hacen, si mueven la aguja".
Economista de CPA Ferrere
Santiago Rego. Foto: F. Flores
Santiago Rego
El economista de CPA Ferrere sostuvo que las medidas "van en el sentido correcto" debido a que en efecto la inversión y el empleo son "dos fragilidades del ciclo reciente" en Uruguay. Rego indicó además que el anuncio quizá pueda tener más impacto en los sectores de actividad en mejores condiciones, con proyectos en carpeta, que ahora se pueden ver empujados por esto.
Docente de la Udelar
Diego Vallarino. Foto: Marcelo Bonjour
Diego Vallarino
En la visión de Vallarino, los cambios divulgados por el Ministerio de Economía días atrás no moverán "mucho la decisión de inversión de las empresas". En parte, dijo, los "agentes no creen en la estructura de incentivos" tal cual está diseñada hoy. Para el experto, sería recomendable el desarrollo de diferentes tipos de instrumentos para poder incentivar la decisión de inversión en Uruguay hoy.
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)