MEDIDAS

Directores sociales del BPS presentan propuestas para atender a empresas y jubilados

El representante de los trabajadores, Ramón Ruíz, y de los pasivos, Sixto Amaro, hicieron pública una propuesta con medidas para enfrentar la pandemia.

Dentro del BPS cada semana unos seis funcionarios tramitan la invalidez. Foto: F. Ponzetto
Banco de Previsión Social. Foto: Archivo El País.

Los directores del Banco de Previsión Social (BPS) en representación de trabajadores y jubilados proponen un paquete de medidas para atender los efectos de la pandemia, que incluyen un aumento en julio de las pasividades mínimas y crear un mecanismo para dar “estímulos” a las empresas en problemas con la condición de que “mantenga los puestos de trabajo”.

Según una carta consensuada por ambas representaciones, el foco de las medidas son “reactivar la economía y defender el trabajo” por un lado, y por otro “mantener el poder adquisitivo de los salarios y las pasividades”.

El mensaje firmado por Ramón Ruíz y Sixto Amaro, dice que si bien “se han tomado medidas para atender la difícil situación que enfrentan empresarios, trabajadores, jubilados y pensionistas” por el coronavirus que “apuntan en la dirección correcta, aún son insuficientes”. Los directores sociales sostienen que “la situación nos obliga a analizar y enfrentar esta realidad extraordinaria con creatividad y audacia”.

Ruíz dijo a El País que esto ya fue informado en el directorio de BPS, pero se decidió hacer una propuesta pública porque son decisiones que corresponden al Poder Ejecutivo.

Proponen “atender la situación de las empresas y trabajadores que han sido más golpeados por la crisis”, a través de “estímulos y medidas condicionadas al mantenimiento de los puestos de trabajo”. Ruíz dijo que la apuesta es “estudiar algún tipo de mecanismo para ayudar a las empresas más golpeadas, con la condición de que empiecen a funcionar y mantengan los puestos, si no lo hacen pierden el estímulo”.

Otro planteo es fijar un “aumento diferencial para jubilaciones mínimos a partir del 1° de julio de 2020”. Esto será planteado al ministro de Trabajo, Pablo Mieres, que recibirá a la Onajpu -organización de jubilados y pensionistas- el viernes.

Las jubilaciones mínimas se ajustan de forma obligatoria a principios de cada año pero el gobierno anterior había tenido como política establecer un ajuste extra en julio.

Para atender la situación de los jubilados con pasividades bajas, se propone entregar una garrafa de 13 kilos y una “canasta de invierno” que permita a los adultos mayores -“un colectivo de riesgo epidemiológico- “atravesar esta crisis sanitaria y económica de la mejor forma posible”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados