INFORME

Directorio del FMI evaluó aspectos positivos de Uruguay, pero marcó deberes por desequilibrios

Tras la visita de los técnicos del Fondo Monetario Internacional (FMI), ayer se aprobó la revisión que hicieron sobre la economía uruguaya.

FMI: Uruguay es miembro del organismo y como tal expuso. Foto: Reuters
Fondo Monetario Internacional. Foto: Reuters

El directorio del Fondo Monetario Internacional (FMI) aprobó ayer la revisión de la economía uruguaya por artículo 4° (corresponde a cada país miembro, tenga deuda o no con el organismo). Tras la visita a Uruguay de los técnicos del organismo en diciembre pasado, el directorio concluye la revisión al analizar el informe que ese staff realiza.

Los directores hacen comentarios sobre la situación de la economía uruguaya.

En ese sentido, “elogiaron la economía política favorable de Uruguay, su sólida gobernanza e instituciones, un alto grado de cohesión social, bajos niveles de pobreza, desigualdad e informalidad y la capacidad de recuperación del sector financiero”, según el comunicado del FMI emitido ayer.

Pero, al mismo tiempo, los directores del organismo “señalaron que han surgido desequilibrios internos y la deuda ha aumentado, mientras que el crecimiento económico, la inversión y el empleo han disminuido, y la inflación se ha mantenido fuera del rango objetivo”.

“En este contexto, destacaron que el panorama económico político y nacional en los próximos años presenta una oportunidad para abordar de manera decisiva estos desafíos”, agregó el comunicado.

“Los directores (del Fondo) señalaron que, si bien las necesidades brutas de financiamiento son manejables debido a la política de prefinanciación de las autoridades y los amortiguadores robustos, una continuidad de las tendencias fiscales actuales podría socavar la sostenibilidad de la deuda”, expresó el texto.

“Acordaron que existe la necesidad de introducir un plan de ajuste creíble para colocar la deuda en un firme camino a la baja y acogieron con beneplácito el compromiso de las autoridades a este respecto”, añadió.

Según el FMI “esto requeriría limitar el aumento del gasto corriente y reducir el gasto tributario (exoneraciones fiscales), al tiempo que se mantiene una provisión adecuada de servicios públicos clave y redes de seguridad y se preserva el gasto de capital (inversión)”.

“Las reformas de las pensiones también serán necesarias para garantizar la sostenibilidad y las jubilaciones adecuados para las generaciones futuras”, afirmó el organismo.

A su vez, el directorio del FMI sugirió que “una mayor flexibilidad salarial podría proporcionar incentivos para que las empresas creen más empleos estables e inviertan en capacitación en el trabajo para reducir el alto desempleo”.

“Los directores enfatizaron la importancia de las reformas estructurales para aumentar el crecimiento potencial y mantener el progreso social”, añadió el comunicado.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados