ASOMAN LOS "BROTES VERDES"

Doble marcha de la economía argentina y su impacto local

Cómo su recuperación heterogénea pega en las exportaciones nacionales.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Puerto: escenario de una pelea entre Katoen Natie y Montecon. Foto: A. Colmegna

Los demorados brotes verdes al fin empiezan a asomar en la economía argentina. Si bien la recuperación aún marcha a ritmo lento, los últimos datos indican que, al menos, lo peor ya quedó atrás. En el primer trimestre del año, el Estimador Mensual de Actividad Económica (EMAE) —un indicador que anticipa los datos del PIB— registró un alza de 0,1% con relación al mismo período de 2016. Si la comparación se hace contra el último trimestre del año pasado, el avance fue del 0,6%.

En abril, el crecimiento adquirió mayor velocidad. El nivel general de actividad creció 3,3%, el mayor salto interanual desde agosto de 2015, según la consultora Orlando J. Ferreres & Asociados (OJF). Con ese cambio de tendencia, el gobierno de Mauricio Macri sigue confiando que el PIB cerrará este año con una expansión superior al 3%. En cambio, el último Relevamiento de Expectativas del Mercado (REM) —un promedio de las estimaciones de analistas recopiladas por el Banco Central— indicó que el PIB crecería 2,6% este año.

En cualquier caso, la recuperación estará lejos de ser homogénea. "Los sectores que están realmente empujando la actividad económica son el agro, la construcción y la energía. El consumo todavía está débil, aunque esperamos mejoras para el segundo semestre, y los sectores industriales que están vinculados a Brasil siguen con muchas dificultades", dijo a El País Fausto Spotorno, director del Centros de Estudios Económicos de OJF.

El principal motor continúa siendo el campo. Tras la eliminación de las retenciones a las exportaciones, la producción de trigo en la campaña 2016/17 se incrementaría un 37% con respecto a la anterior, y la de maíz, 26%, de acuerdo a estimaciones de la Bolsa de Comercio de Rosario. El alza de la cosecha está reactivando a la industria proveedora del agro. En el primer trimestre, la venta de tractores saltó 117,9% con respecto al mismo período de 2016; la de sembradoras, 76,7%, y la de cosechadoras, 66,7%, según el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec).

El otro sector que empuja hacia arriba es el de la construcción. En abril registró una expansión interanual del 10,5%, de acuerdo con el Indicador Sintético de la Actividad de la Construcción (ISAC). Hasta ahora, el crecimiento está siendo impulsado por las obras públicas. Un indicador claro de esto es el consumo de asfalto, que en mayo exhibió un alza interanual de 175%, el mayor incremento de la historia, según el Ministerio de Transporte. La expectativa es que el sector privado comience a sumarse a la recuperación en los próximos meses. Un dato alimenta el optimismo: en abril, la superficie cubierta autorizada para los permisos de edificación avanzó 9,4% frente al mismo mes de 2016.

En caída.

A contramano de la expansión que registran el agro y la construcción, la industria sigue contrayéndose. Luego de un descenso del 4,6% en 2016, la producción industrial cayó 2,4% en el primer cuatrimestre de este año. "El atraso cambiario y el reacomodamiento de precios relativos, como el ajuste de las tarifas de servicios públicos, continúan afectando a la actividad industrial. A eso se suma que la crisis en Brasil es un gran problema para rubros como químicos, plásticos, máquinas y aparatos eléctricos, entre otros. En los últimos cuatro años, Argentina ha visto caer sus exportaciones a Brasil en casi un 50%", dijo Marcelo Elizondo, titular de la consultora Desarrollo de Negocios Internacionales (Dni).

Los sectores menos competitivos y más expuestos a las importaciones son los más afectados. El rubro textil, por caso, cayó 24,7% interanual en abril. Tabaco, edición e impresión, minerales no metálicos, caucho y plástico, papel y cartón, sustancias y productos químicos, y alimentos también siguen exhibiendo números rojos.

No obstante, otros sectores empiezan a mostrar un tenue cambio de tendencia. Un ejemplo de eso es la industria automotriz. Luego de tres meses de caída, la producción creció 13,8% interanual en mayo, según la Asociación de Fábricas de Automotores (Adefa). Esa alza fue impulsada por una recuperación de las exportaciones tras el derrumbe de 10,3% que habían registrado en abril. (ver aparte)

La foto que presenta la economía argentina promete no presentar grandes variaciones, al menos en los próximos meses. "Los actuales ganadores y perdedores se mantendrán a corto plazo. Esperamos que se sumen más ganadores a medida que la economía se normalice, el consumo se vaya recuperando y Brasil consolide su mejoría. Pero la locomotora de la actividad continuarán siendo el agro, la energía y la construcción, con una actividad industrial y consumo todavía débiles para lo que resta del año", señaló Spotorno.

Ese escenario anticipa por dónde vendrá la demanda argentina para las exportaciones uruguayas en los próximos meses. Los envíos hacia ese mercado vienen creciendo desde mediados del año pasado y aceleraron su marcha durante este año. Entre enero y mayo, las exportaciones sumaron US$ 168 millones, un alza del 17,9% con respecto al mismo período del año pasado, según Uruguay XXI.

Ese crecimiento de las colocaciones promete consolidarse en el segundo semestre, aunque la demanda argentina evolucionará a diferente ritmo según los sectores.

"Para las exportaciones uruguayas, por el lado de los autopartes se puede ser optimista. Las automotrices argentinas están augurando para la segunda parte del año mejores niveles de producción local. En cambio, el resto de la industria deberá esperar un poco más para que la recuperación se concrete", señaló Elizondo.

Producción automotriz aumentó 13,8% en mayo

En mayo la producción automotriz argentina alcanzó los 45.273 vehículos, un 20% más que en abril y un 13,8% más respecto del mismo mes de 2016, informó la Asociación de Fábricas de Automotores (Adefa). Así, entre enero y mayo la industria automotriz produjo 173.908 unidades, un 4,6% menos respecto de las 182.383 unidades de los primeros cinco meses del año pasado.

El sector exportó 19.956 vehículos, 7,5% más que en abril y 9,7% superior a las ventas externas de mayo 2016. En ventas mayoristas, el sector comercializó a la red de concesionarios 79.521 unidades, 16,7% por encima de lo vendido en abril y 31,7% más que en mayo de 2016. La producción de vehículos cayó 10,2% en 2016 en relación a 2015, pese a que las ventas de autos cero kilómetros crecieron 22,9% en el mercado local, ya que 65% de los vehículos vendidos eran importados, según la Asociación de Concesionarias de Argentina. [AFP]

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)