LA RELACIÓN TRUMP-JINPING

Donald Trump celebró el mal dato de la economía china

La “guerra comercial” llevó a expansión del 6,3% en semestre.

Donald Trump y Xi Jinping. Foto: Reuters
Donald Trump y Xi Jinping. Foto: Reuters

El Producto Interno Bruto (PIB) de China aumentó 6,3% durante la primera mitad del año, medio punto porcentual menos que en el mismo período del año anterior, reveló ayer la Oficina Nacional de Estadísticas (ONE).

En el segundo trimestre de 2019, el PIB del gigante asiático creció 6,2% interanual, mientras que en el primero lo había hecho 6,4%. El registro semestral es el más bajo de los últimos 27 años.

Estas cifras confirman que China sigue inmersa en un proceso de desaceleración económica. De todas formas, los datos van en la línea con el objetivo marcado por el gobierno para 2019, que en lugar de ser una cifra fija como en anteriores ocasiones se estableció entre 6% y 6,5%.

La economía china había superado las expectativas en 2018 pese al pesimismo que rodeaba a una coyuntura marcada por la desaceleración económica global, la guerra comercial con Estados Unidos y otros factores internos como el debilitamiento de la demanda doméstica.

Este lunes y luego de conocido el dato oficial, el presidente estadounidense, Donald Trump, explicó el fenómeno económico de China como consecuencia de los aranceles impuestos. Dijo que tienen un “efecto enorme” y que son la razón por la que “miles de compañías” quieren salir del gigante asiático.

“El crecimiento económico en China en el segundo trimestre es el menor que han tenido en 27 años. Los aranceles de EE.UU. están teniendo un efecto enorme en las compañías que quieren salir de China hacia países sin aranceles. Miles de empresas se están yendo”, dijo Trump desde su cuenta de Twitter.

“Mientras tanto, estamos recibiendo miles de millones de dólares en aranceles de China, con posiblemente muchos más en camino. Estos aranceles están siendo pagados por China devaluando e inyectando, no por los contribuyentes estadounidenses”, agregó.

Sin embargo, los economistas consideran que los aranceles son en última instancia abonados por el consumidor estadounidense en forma de precios más altos, algo que la Casa Blanca rechaza.

A finales de junio, Trump y el presidente chino, Xi Jinping, acordaron una nueva tregua a la guerra comercial, por la que Washington frenó la imposición de nuevos aranceles a China y accedió a permitir que las empresas estadounidenses vendan productos a la tecnológica Huawei.

Pero Estados Unidos mantiene aranceles a productos chinos por US$ 250.000 millones, y China conserva sus gravámenes a importaciones estadounidenses por valor de US$ 110.000 millones. [EFE]

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)