RENUNCIA

Ducsa: el gerente no reconocido que se bajó del barco

Admitió diferencias con Ancap sobre “el querer ser” de la firma.

Osvaldo Giraudo. Foto: Archivo El País
Osvaldo Giraudo. Foto: Archivo El País

"Cuando uno no comparte la visión del ‘querer ser’ de la empresa que el nuevo directorio (de Ancap) en su rol define para Ducsa, no hay otra alternativa que pasar el timón y bajarse del barco", escribió el ex gerente general de la distribuidora de combustibles de Ancap, Osvaldo Giraudo. Así quedaron expuestas las discrepancias con la dirección de la petrolera estatal que terminaron en su renuncia, que fue comunicada la semana pasada.

El argentino llevaba más de una década en el cargo y le habían ofrecido rebajar su salario a menos de la mitad de lo que cobraba, unos $ 683.000 mensuales. "La falta de reconocimiento a mi gestión y la de mi gente y, por sobre todo la falta de respeto hacia mi persona, me llevaron a optar por retirarme", explicó Giraudo en la carta que hizo pública en la red social Linkedin el domingo.

Según supo El País, ayer Giraudo se despidió uno por uno de los empleados de Ducsa y ya comenzó a trabajar su reemplazante en el cargo, Victoria Hernández —quien fue los últimos dos años gerenta general de ALUR (subsidiaria de Ancap dedicada al biocombustible) y antes ocupó el mismo puesto en Petrobras Uruguay.

Contactado por El País, Giraudo se limitó a decir que publicó la carta para "hacer un racconto (repaso) del trabajo que hice frente a todo lo que salió en la prensa" y prefirió no hacer mayores comentarios.

La publicación en Linkedin lleva por título "El cierre de un ciclo" y va acompañada de una gráfica que muestra los resultados de Ducsa previo al pago de impuestos en los últimos 17 años. En esa serie, se ve que tras magros resultados entre 2001 y 2006 —con un año de pérdidas (US$ 1,1 millones en 2005) y ganancias entre US$ 600.000 y US$ 2 millones los años restantes—, desde 2007 bajo la gestión de Giraudo la empresa fue elevando gradualmente sus resultados —ganó US$ 8,2 millones el primer año del argentino y cerró el 2017 con US$ 29 millones de superávit.

"Ducsa tenía problemas de resultados, de funcionamiento y de control, que afectaban la relación con sus principales socios de negocio y con el accionista. (…) Comencé a trabajar desde el liderazgo personal, desde la autoridad moral y la comunicación, buscando construir confianza. Propuse desde cambios en la organización hasta en las prácticas y en los procesos. (…) poco a poco logramos una cohesión tal que pudimos comenzar a hablar de un equipo. Diez años después hablamos de un liderazgo institucional sustentable", repasó Giraudo.

Desde Ancap habían señalado la semana pasada que la salida del gerente general de Ducsa fue "en muy buenos términos". Tras los comentarios de Giraudo y la consulta de El País, desde la petrolera dijeron que la desvinculación "se realizó para armonizar las políticas de las subsidiarias y según lo que se decidió más conveniente para la empresa. La decisión no está relacionada con consideraciones personales y profesionales sobre su desempeño".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)