CONTRACCIÓN

La economía de EE.UU. sufrió en 2020 la mayor caída desde el fin de la Segunda Guerra Mundial

La mayor economía del mundo tuvo el año pasado altibajos causados por la pandemia del COVID-19.

La ciudad de Nueva York vivió un comienzo de año como nunca había visto. La zona de Times Square carece de movimiento de peatones y vehículos. Foto: EFE.
La pandemia afectó la economía de EE.UU. en 2020. Foto: EFE.

La actividad económica de Estados Unidos creció a una tasa anual del 4,1% en el cuarto trimestre de 2020, lo que apunta a un incipiente rebote en 2021, pero en el conjunto del año pasado sufrió una caída del 3,5 %, informó hoy la Oficina de Análisis Económico (BEA).

La contracción anual del 3,5% fue la mayor desde el fin de la Segunda Guerra Mundial, y siguió a un crecimiento del PIB del 2,2% en 2019.

La BEA indicó que el informe "refleja tanto la continuada recuperación económica después de las profundas contracciones en la primera mitad del año como el impacto continuado de la pandemia, incluidas nuevas restricciones y cierres de actividades".

En el segundo de sus tres cálculos del Producto Interno Bruto (PIB), la agencia añadió una décima de punto porcentual a su cálculo preliminar de crecimiento del cuarto trimestre del año, publicado en enero, pero mantuvo sin cambios el resultado anual.

La mayor economía del mundo experimentó en 2020 altibajos causados por la pandemia del COVID-19, con grandes caídas y rebotes trimestrales en función del endurecimiento o relajación de las restricciones.

Rebote esperado para 2021.

De cara a este año, las previsiones apuntan a un notable rebote basado en el levantamiento de las restricciones impuestas para contener la pandemia a media que se acelera la distribución de las vacunas y la previsible aprobación del nuevo paquete de estímulo fiscal propuesto por el presidente Joe Biden.

Las últimas previsiones de la Reserva Federal (Fed) apuntan a un crecimiento económico en 2021 del 4,2% para EE.UU., mientras que el Fondo Monetario pronostica una tasa de expansión del 5,1% para este año.

El banco central estadounidense ha insistido en su intención de mantener el extraordinario apoyo monetario por largo periodo de tiempo para respaldar la recuperación económica.

La Fed rebajó de manera abrupta los tipos de interés de referencia en torno a 0% con la llegada de la pandemia en marzo de 2020 y mantiene multimillonarias inyecciones de liquidez a través de la compra de deuda desde entonces.

Jerome Powell, el presidente del banco central, apuntó esta semana en el Congreso en que la economía del país aún "está lejos" de sus objetivos económicos y recalcó que tomará "un tiempo" volver a niveles previos a la pandemia.

El índice de desempleo, que pasó del 3,5% en febrero de 2020 al 14,7% en abril, cuando tuvo un mayor impacto la pandemia del COVID-19, ha ido disminuyendo cada mes desde entonces y en los tres últimos meses de 2020 se mantuvo en números cercanos al 7%.

Negociaciones de un nuevo paquete fiscal.

Toda la atención se centra ahora en las negociaciones en el Congreso de cara al ambicioso plan de rescate propuesto por Biden, por valor de US$ 1,9 billones, y que incluye transferencias directas a los ciudadanos, ampliación del subsidio por desempleo y ayudas a gobiernos estatales y municipales.

Las actuales subsidios por desempleo expiran a mediados de marzo, por lo que Biden y los demócratas se han marcado esa fecha como límite para sacar adelante la legislación al respecto.

Aunque tanto republicanos como demócratas coinciden en la necesidad de aumentar el respaldo a los ciudadanos dada la magnitud de la crisis económica, los conservadores consideran el volumen propuesto por Biden como excesivo.

Esta semana, el senador y excandidato presidencial republicano Mitt Romney criticó el aporte a estados y gobiernos locales al asegurar que "no tiene ningún sentido", ya que "crearía incentivos para la mala gestión que llevó a los estados a los problemas fiscales en los que actualmente se encuentran inmersos".

Hace dos semanas, un grupo de republicanos presentó una propuesta alternativa mucho más modesta por valor de US$ 600.000 millones, que los demócratas consideran insuficiente.

El Congreso de EE.UU. aprobó en 2020 dos paquetes de rescate fiscal: el primero en marzo, por valor de US$ 2,2 billones; y el segundo en diciembre, por US$ 900.000 millones.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados