Astori volvió a cargar contra los analistas

La economía se enfría, pero menos que lo esperado

Sin “efecto Ancap” el crecimiento fue menor que en el primer trimestre.

La economía uruguaya se enfrió en el segundo trimestre del año por efecto de la sequía que pegó en la producción agropecuaria y la generación hidroeléctrica del lado de la oferta y en las exportaciones del lado de la demanda.

Para buena parte de los analistas consultados por El País, esta desaceleración del crecimiento fue menor a la esperada, lo que es positivo, pero advirtieron respecto al impacto que tendrá la crisis argentina en los próximos trimestres.

El gobierno leyó el dato de forma positiva porque el "segundo trimestre fue muy difícil" y aún así "el Producto Interno Bruto (PIB) creció", señaló el ministro de Economía y Finanzas, Danilo Astori.

En el segundo trimestre, el PIB creció 2,5% frente al mismo período de 2017 (en el primero el crecimiento había sido de 2,2% ante el mismo lapso de 2017). Eso mostraría una aceleración de la economía, sin embargo el período abril-junio de este año compara con un período que tuvo semana de Turismo (menor actividad) y una refinería de Ancap que estaba sin producir.

Al quitar el "efecto refinería", el crecimiento del segundo trimestre frente al mismo de 2017 fue de 1,7%, menor al de enero-marzo.

En la medición desestacionalizada (abril-junio frente a enero-marzo en este caso) el crecimiento fue de 0,2% (en enero-marzo frente a octubre-diciembre había sido de 1%).

En el promedio de enero-junio, el crecimiento del PIB fue de 2,4% frente a igual período de 2017, lo que está "en línea" con la estimación oficial dijo el ministro de Economía.

Danilo Astori. Foto: Captura de pantalla
VEA EL VIDEO

"El segundo trimestre fue muy difícil para Uruguay, no solo por la situación del vecindario, en particular de la Argentina, sino porque el país fue castigado por una muy importante sequía. No obstante estas circunstancias, el PIB creció", afirmó Astori en una entrevista con la Secretaría de Comunicación Institucional de Presidencia de la República.

El 0,2% de expansión desestacionalizada es "un crecimiento que resulta modesto, pero que nos demuestra que aún en circunstancias difíciles, el país no ha dejado de crecer y esto es una comprobación muy importante para el Uruguay, porque revela que no corresponde hacer pronósticos de recesión como en alguna ocasión reciente he escuchado", criticó Astori.

"Si en las circunstancias más difíciles que hemos tenido no ha habido recesión o estancamiento, siempre se creció, —aún en términos modestos— corresponde señalar que no va a haber recesión en el país en los tiempos que vendrán como ha dicho algún pronóstico reciente. Esto demuestra que la economía uruguaya está asentada en fundamentos muy sanos", añadió el ministro.

Los analistas no son tan categóricos como el ministro.

"El dato estuvo por encima de nuestra proyección puntual (1,6%), en ese sentido es mejor de lo esperado" pero "el dato sugiere que se consolida el proceso de enfriamiento" ya que "el crecimiento subyacente (sin el efecto refinería) es muy débil", dijo el gerente senior del Departamento de Economía de CPA Ferrere, Alfonso Capurro. Si bien el dato fue mejor al previsto, la consultora no prevé modificar sus proyecciones.

El presidente de Vixion Consultores, Aldo Lema indicó que el dato del segundo trimestre estuvo "favorecido por efectos puntuales como la incidencia de la refinería de Ancap y que la semana de Turismo haya sido en marzo. Claramente no fue una buena cifra, en tanto reflejó estancamiento o contracción de varios sectores respecto al primer trimestre".

Según Lema, esto "confirmó una esperada desaceleración que se estaría profundizando en el segundo semestre".

Para la gerente senior de Consultoría Económica de PwC, Mercedes Comas "fue muy similar el desempeño del segundo trimestre respecto al primero, con una incidencia importante de la refinería".

Apuntó que "el escenario para las actividades que cayeron se presenta más desfavorable en las próximas mediciones" ya que la industria se verá "afectada por la región", el comercio "creció por más venta de productos importados, pero con la suba que ha registrado el dólar este desempeño es difícil que se mantenga" y las "actividades vinculadas al turismo tendrán un peor escenario por pérdida de competitividad en particular con Argentina y recesión en ese país".

En ese sentido, Capurro coincidió en que el segundo trimestre "todavía no recoge los efectos negativos derivados del shock argentino sobre la actividad de sectores como Comercio, Restaurantes y Hoteles; estos efectos los veremos con más claridad en el último trimestre de este año y el primero del próximo".

El Centro de Investigaciones Económicas (Cinve) evaluó que "el componente de tendencia-ciclo del PIB" que "aísla los efectos de las variaciones de muy corto plazo y las de naturaleza estacional, a efectos de medir de manera más estable la evolución del nivel de actividad", mostró "una variación positiva de 0,3%" en el segundo trimestre.

"A nivel de sectores, el impacto negativo de la sequía se observó en el sector agropecuario, en la generación de electricidad y en la actividad de transporte", agregó Cinve respecto a la medición interanual. En ella, destacó el crecimiento de la construcción (ver gráfico).

Analistas prevén entre 1,5% y 2% en año

Los analistas consultados por El País esperan que el PIB crezca entre 1,5% y 2% este año. El gerente senior del Departamento de Economía de CPA Ferrere, Alfonso Capurro dijo a El País que "si bien el dato es levemente mejor de lo esperado, por ahora no vamos a mover significativamente la proyección de 1,9%".

El economista jefe de KPMG, Marcelo Sibille dijo a El País que "para el segundo semestre de 2018 estamos previendo un deterioro al incorporar la información de los shocks externos negativos que se agravaron sobremanera, con lo cual en el promedio del año 2018 la variación esperada ronda el 1,7%" y señaló que "habrá que seguir monitoreando permanentemente la incertidumbre cambiaria en la región, y fundamentalmente la crisis en Argentina".

El presidente de Vixion Consultores, Aldo Lema señaló a El País que la desaceleración de la economía "se estaría profundizando en el segundo semestre, incluso con alguna caída intertrimestral del PIB" por lo que se reafirma "la expectativa de crecimiento cercano a 1,5% para 2018".

Para el Cinve, "la actividad del primer semestre no se vio afectada por los shocks regionales adversos, y por tanto, no aporta nuevos elementos que incidan sobre las proyecciones del crecimiento del PIB uruguayo para 2018. De todas formas, es probable que las proyecciones relativas al segundo semestre sean levemente corregidas en función del empeoramiento del contexto regional (Argentina) y los efectos de corto plazo del incremento del tipo de cambio sobre el consumo".

La gerente senior de Consultoría Económica de PwC, Mercedes Comas dijo a El País que "la proyección desde comienzos de año era más conservadora, de 2% de crecimiento del PIB, incluso considerando el efecto (rebote) de la refinería. Hay muy pocos datos para medir la afectación en esta segunda mitad del año, pero el sesgo en este pronóstico es a la baja".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)