COMERCIO

EE.UU. inicia camino para TLC con Brasil y Argentina: ¿cómo impacta en el Mercosur?

La visita a la región esta semana del secretario de Comercio estadounidense derivó en anuncios de que Brasil y Argentina comenzarán a negociar un tratado comercial con la potencia norteamericana. ¿La negociación incluirá al Mercosur? ¿Qué caminos se la abren a Uruguay?

El presidente argentino, Mauricio Macri, recibió ayer la visita del secretario de Comercio estadounidense, Wilbur Ross. Foto: Reuters
El presidente argentino, Mauricio Macri, recibió ayer la visita del secretario de Comercio estadounidense, Wilbur Ross. Foto: Reuters

El alineamiento entre los gobiernos de Estados Unidos, Brasil y Argentina no es novedad. Pero esta semana con la visita a la región del secretario de Comercio estadounidense, Wilbur Ross, la integración fue un paso más allá, con el planteo de impulsar un Tratado de Libre Comercio (TLC) -sin detalles claros sobre si será una negociación bilateral o incluyendo a todo el Mercosur-, una idea que genera visiones encontradas sobre su viabilidad entre los analistas locales.

El viceministro de Economía de Brasil, Marco Troyjo, dijo que es un momento “muy favorable” para estudiar un acuerdo comercial porque “hay un alineamiento entre (el presidente brasileño Jair) Bolsonaro, Mauricio Macri y Donald Trump”.

La secretaria de Comercio Exterior de Argentina, Marisa Bircher, afirmó que su gobierno evalúa “acciones para impulsar una agenda conjunta que consolide la vinculación comercial”.

La visita de Ross comenzó en Brasil, donde a principios de la semana tuvo reuniones con empresarios y luego con Bolsonaro y parte de su gabinete. El jueves se trasladó a Buenos Aires y ayer repitió la agenda al juntarse con Macri y otras autoridades del gobierno argentino.

“Hablamos del interés que tenemos los países del Mercosur, y en particular Brasil y Argentina, de tener un diálogo constructivo y con ideas para el comercio con uno de los principales actores de la economía y el comercio mundial como es Estados Unidos”, dijo el canciller argentino, Jorge Faurie.

Pero consultado específicamente sobre si la negociación sería de todo el bloque, el funcionario del gobierno de Macri señaló que de “toda la parte arancelaria tenemos que tener una discusión intra Mercosur, que ya la estamos haciendo”. Complementó que “para todas las otras materias tenemos capacidad de avanzar con Estados Unidos”, y utilizó el término “nosotros” en referencia a Brasil y Argentina para indicar quienes liderarán ese “diálogo”.

Jair Bolsonaro y el secretario de Comercio de Estados Unidos, Wilbur Ross, durante su reunión esta semana en la capital brasileña. Foto: AFP
Jair Bolsonaro y el secretario de Comercio de Estados Unidos, Wilbur Ross, durante su reunión esta semana en la capital brasileña. Foto: AFP

A su vez, el miércoles el secretario de Comercio estadounidense advirtió en Brasil sobre posibles “píldoras venenosas” en el acuerdo recientemente anunciado entre el Mercosur y la Unión Europea (UE), en referencia a cláusulas que impidan a futuro un TLC entre Estados Unidos y los socios del bloque.

Precisamente el acuerdo con la UE es según el analista Ignacio Bartesaghi -decano de la Facultad de Ciencias Empresariales y director del Departamento de Negocios Internacionales de la Universidad Católica- lo que provocó la movida en la región de Estados Unidos.

“Cerrar el acuerdo (con la UE) puso al Mercosur en otro escalón. Es algo que desde lo geopolítico no pasa desapercibido, sobre todo por Brasil. Estados Unidos quiere consolidar una relación que le es cómoda a Trump, porque con Bolsonaro piensan igual en temas como el medio ambiente (han cuestionado iniciativas como el acuerdo climático de París) o las políticas proteccionistas contra China”, explicó Bartesaghi.

Pero aclaró que pese a la integración geopolítica, hay “una sobre exageración” en los anuncios de negociación de un TLC. “¿Está preparado Trump hoy para sentarse a discutir aranceles con Brasil? Es un error pensar que es igual cerrar un acuerdo con Europa que con Estados Unidos. La UE cedió muchísimo (para acordar con el Mercosur) y Trump no está en esa posición, aparte de que es riesgoso negociar con él porque no tiene una política definida”, analizó.

La visión de Bartesaghi alude a palabras como las del ministro de Economía brasileño, Paulo Guedes. “Lo que era solo un pensamiento ahora ya está avanzado. Oficialmente estamos iniciando negociaciones con Estados Unidos”, dijo y contó una infidencia del encuentro con Ross: “Nuestro secretario (de Comercio) le preguntó: ¿Oficialmente estamos en negociaciones? Y la respuesta (de Ross) fue: ‘Con certeza. Es lo que deseamos’”.

Por su parte, el analista Marcos Soto, socio de Cibils-Soto Consultores, dijo a El País que “el acercamiento (de Estados Unidos) a Brasil, Argentina y por ende al Mercosur es real”. Basó su visión en las declaraciones de autoridades de estos países, que han dejado claro que “lo comercial, arancelario o para-arancelario, sería un punto dentro del fortalecimiento del vínculo”.

Teniendo en cuenta la legislación del Mercosur, que impide a los países negociar acuerdos de forma independiente a los demás socios -una cláusula que Uruguay ha planteado discutir sin éxito hasta ahora-, la intención de Estados Unidos de un TLC incluiría a los otros miembros del bloque. Troyjo aclaró que cualquier conversación sobre aranceles debe darse contemplando al Mercosur.

Foto: Reuters
Foto: Reuters

Según Soto, Estados Unidos “tiene ciertamente complementariedades con la producción del Mercosur” y afirmó que “es mucho más viable que se avance en esa dirección que alcanzar un acuerdo con China”. El analista agregó que observa que Brasil “pretende avanzar de forma firme en un acuerdo con Estados Unidos, con o sin el Mercosur”, pero necesita “asegurarse cierta flexibilidad” en el funcionamiento del bloque.

Por el contrario, Bartesaghi señaló que ve “posibilidades de negociar temas económicos y comerciales” entre la principal economía de la región y Estados Unidos, pero descree que “un TLC sea el instrumento”. Consideró más probable que “se inicien negociaciones por ejemplo con un marco como el TIFA (acuerdo sobre comercio e inversión que Uruguay firmó con Estados Unidos en 2007)”, que no genera “problemas con la política comercial del Mercosur”.

¿Qué debe hacer Uruguay?

Soto dijo que con estos últimos movimientos se abren dos escenarios para Uruguay: si el TLC con Estados Unidos se negocia dentro del Mercosur al país “le sumaría en poder negociador y obtención de ventajas de acceso al mercado (estadounidense) pero a cambio habrá que ceder y ver cómo se desatan algunos ‘nudos’ que puedan surgir como en materia de propiedad intelectual y patentes”; mientras que si Brasil avanza en solitario promoviendo una flexibilización del Mercosur “a Uruguay se le abre un menú de opciones”, como ir a negociar un TLC con China. Para Bartesaghi, Uruguay debe “aprovechar el discurso de Brasil para lograr de una vez que se firme la eliminación de la cláusula” del Mercosur que impide negociar acuerdos comerciales por fuera del bloque.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)