AFAP

¿Cuál fue el efecto del coronavirus en los fondos jubilatorios?

Los ejecutivos de SURA repasaron el rendimiento del subfondo de acumulación (menores de 55 años) y de retiro (para mayores) en los últimos meses.

Sebastián Peaguda. Foto: Ariel Colmegna
Sebastián Peaguda. Foto: Archivo El País

“Los fondos de pensiones de Uruguay se parecen mucho a un fondo de inversión internacional, al tener un portafolio con exposición a activos financieros locales pero también globales”, explicó ayer el gerente de Inversiones de AFAP SURA, Santiago Hernández. Esa combinación, que también incluye un mix de instrumentos de distintos riesgo, hizo que “los fondos mantengan una buena rentabilidad” a pesar de la fuerte volatilidad que hubo en los mercados en las últimas semanas, indicó.

Este tema fue abordado ayer en un evento virtual que realizó AFAP SURA. “Los fondos soportaron la caída” de los principales indicadores financieros, ya que en los cuatro meses de 2020 brindaron una rentabilidad de 14% en el caso del subfondo de acumulación -donde están los aportes de los afiliados menores de 55 años- y de 11% en el subfondo de retiro -que invierte con menos riesgo al ser para los mayores de 55 años-.

Hernández sostuvo que en parte estos rendimientos vienen de la buena rentabilidad lograda por los fondos en 2019. El ejecutivo de SURA destacó que hoy las inversiones de las AFAP “están más diversificados y menos expuestas a un único valor que en la crisis de 2008”, que golpeó fuerte a los mercados.

Por la diferencia en los activos en que invierte cada fondo, señaló que en un escenario de shock profundo “el fondo de retiros es el que tiene menos pérdidas”, pero dijo que esa situación no la consideran posible.

El gerente general de AFAP Sura, Sebastián Peaguda, dijo que la idea “que los fondos de pensiones en Uruguay solo compran deuda del Estado, es una realidad que rápidamente ha cambiado con la incorporación de inversiones que dan exposición a los mercados internacionales”. Estos son los productos estructurados que acompañan la evolución de índices globales -como el S&P 500- y tienen un capital garantizado.

Hacia adelante, los mercados comienzan a abrirse para que países emergentes emitan deuda, aunque se mantiene la incertidumbre respecto a los rendimientos. Peaguda marcó que las inversiones en proyectos de la economía real -como fideicomisos financieros que administran proyectos forestales, agropecuarios o inmobiliarios- “todavía no están capturando los impactos” de la pandemia del coronavirus.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados