UNA POLÍTICA EVALUADA 22 AÑOS DESPUÉS

Los efectos de la opción de aporte voluntario a las AFAP

Según trabajadores, solo beneficia a sueldos altos y la carga la asume BPS.

En 10 años, ha crecido el dinero que debe pagar el BPS por licencias médicas. Foto: F. Ponzetto
Foto: Fernando Ponzetto

Si bien la opción de aporte voluntario a las AFAP que brinda el artículo 8 de la ley que creó el régimen previsional mixto en 1996 —con una parte solidaria que asume el Banco de Previsión Social (BPS) y otra de capitalización individual— es poco conocida, más de la mitad del dinero que ingresa en las administradoras es por ese motivo.

Según la normativa vigente, cualquier trabajador que cobre menos de $ 53.374 (primera franja) debe realizar el aporte obligatorio (15% del salario) solo al BPS, y quienes ganen por encima de eso aportan hasta esa franja al BPS y el resto a las AFAP. Por ende, los sueldos menores al primer nivel no tienen obligación de estar afiliados a una AFAP, aunque pueden hacerlo optando por el artículo 8.

Si toman esa opción, los aportes hasta la primera franja se dividen en partes iguales entre BPS y AFAP; y desde $ 53.374 hasta $ 80.061 (segundo nivel) van solo al BPS. Para los ingresos mayores a la segunda fran-ja, es indistinta la opción del artículo 8 porque todos aportan hasta el primer nivel al BPS y por encima a las AFAP.

A su vez, la ley de 1996 estableció una bonificación en el Sueldo Básico Jubilatorio —la prestación por BPS que recibe el trabajador cuando se retira— para quienes firmen el artículo 8, que incrementa en 50% los aportes que realizó hasta la primera franja al régimen de reparto que gestiona el BPS.

A modo de ejemplo, un trabajador que cobra un salario de $ 62.266 y firmó la opción aporta $ 35.579 al BPS —lo que con la bonificación del 50% alcanza el tope de $ 53.374— y $ 26.687 a las AFAP.

En los efectos cuantitativos y cualitativos de esta legislación —hasta ahora no estudiados— ahondó un informe del economista Hugo Bai del equipo de representación de los trabajadores en el BPS, presentado ayer.

El trabajo sostiene que la opción de aporte voluntario "tiene una incidencia determinante para el régimen mixto", ya que del 41% de aportes personales que el BPS transfiere a las AFAP, un 22% es por el artículo 8 y el 19% restante de sueldos superiores al primer nivel que deben aportar obligatoriamente a las administradoras.

Del total de trabajadores no obligados a aportar a las AFAP, el 70% hizo la opción del artículo 8. "Se concentran con mayor intensidad entre las personas de 20 a 39 años (79%) mientras que en los mayores de 50 años la proporción cae (52%)" y además presentan en promedio salarios mayores que quienes no firmaron para hacer aportes voluntarios, detalla el trabajo.

A su vez, los trabajadores rurales y del servicio doméstico son los que exhiben una menor proporción de optantes por el artículo 8 (cerca del 50%), mientras que el comercio es el sector con mayor nivel.

Bajo el supuesto de una trayectoria laboral constante —lo que es una limitación del trabajo según reconoció Bai— se efectuaron simulaciones que revelan que "para salarios inferiores a $ 53.374 la eventual conveniencia de firmar el artículo 8 es acotada", pero para sueldos entre ese valor y la segunda franja de aportes "se torna más conveniente la opción voluntaria".

Esto se da porque "a partir de los salarios de $ 53.374 las tasas de reemplazo efectivas que paga el régimen de reparto (BPS) se tornan crecientes" por la bonificación, alcanzando un máximo en $ 62.266 y luego de ese nivel salarial empiezan a decrecer hasta desaparecer en $ 80.061.

Con estos números, el trabajo demuestra que hay un "problema de regresividad entre quienes optan por el artículo 8", ya que el beneficio que reciben aumenta a medida que crece el salario que perciben, dejando a la vista también una "fuente de inequidad" en el sistema.

"La concentración del beneficio entre los salarios más altos se mantiene al variar la tasa de reemplazo (edad y años de aporte) y la rentabilidad de la AFAP", agrega el documento elaborado por Bai. Esto último alude a que más allá de la tarea que realice la administradora con los aportes individuales, es el BPS quien asume ese extra (la bonificación) que le mejora la jubilación al trabajador.

El Pit-Cnt desde los inicios del sistema mixto ha rechazado la aplicación de esa bonificación, pero el economista de la representación de los trabajadores explicó que quienes lo justifican, sostienen que es para compensar el hecho que "la totalidad de los aportes patronales se vierten al BPS". Eso lleva a que si no existiera la bonificación, en la parte correspondiente al régimen solidario "el BPS trate peor" a quienes optaron por el artículo 8, ya que deben aportar más que quienes no hicieron la elección para acceder a una misma jubilación.

Sin embargo, la solución a esto que es mejorar en 50% los aportes al BPS, termina haciendo que el organismo "trate mejor" a esos trabajadores, lo que muestra que "la bonificación vigente es demasiado alta" y representa "la segunda fuente de inequidad" del sistema.

El trabajo calcula "una bonificación igualadora", que generaría que "el BPS trate por igual a quienes hicieron o no hicieron la opción", y pasaría por mejorar en 33,3% los aportes. Otra opción, aunque Bai aclaró que en ninguno de los dos casos se trata de propuestas que realiza, sería introducir otra bonificación "para quienes no hicieron la opción" y así "equiparar el trato".

Por todo lo expuesto, el estudio concluye que "es el trato preferencial (en los aportes que reciben quienes optaron por el artículo 8) y no el régimen de AFAP lo que explica la eventual conveniencia" de este sistema, y que "la bonificación no está para compensar sino para incentivar el régimen de ahorro individual".

Al cierre de la presentación, Bai subrayó que el tema del ahorro voluntario "está lejos de ser el único desafío y problema de la seguridad social" que identifica la representación sindical, y reiteró que promueven un "amplio diálogo" para avanzar en una reforma.

Críticas a las AFAP por cómo captan afiliados

El diputado del MPP, Alejandro Sánchez, comentó el trabajo y entre otros temas, se refirió a la desinformación de los trabajadores (en especial los jóvenes) acerca del sistema vigente de seguridad social y cuestionó la estrategia de las AFAP para captar afiliados. Recordó que hace más de una década por su salario se vio obligado a afiliarse y la promotora tildó sin consultarle la opción del artículo 8; cuando la cuestionó por eso le dijo que lo hacía porque tenía mayor comisión.

También Bai cuestionó el proceder de las AFAP y lo poco que informan a sus clientes: "parece que venden un electrodoméstico en lugar de un derecho humano como la seguridad social". Por otra parte, Sánchez dijo que al debatir estos temas todas las visiones tienen ideología detrás, no solo las que critican a las AFAP.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º