BUENA POSICIÓN

Eficiencia y competencia, los retos de Uruguay

Para Alfonso Capurro, la principal carencia del país está en las reformas microeconómicas que deben hacerse.

Alfonso Capurro. El economista dijo que si bien la macro se puede mejorar, reformar la micro es clave. Foto: Ariel  Colmegna.
Alfonso Capurro dijo que si bien la macro se puede mejorar, reformar la micro es clave. Foto: Ariel Colmegna.

Existe una forma de simplificar las relaciones económicas entre lo macro y lo micro. Si se piensa en términos de macroeconomía, Uruguay está ubicado en una buena posición.

Así lo afirmó el gerente Senior del Departamento de Economía de CPA Ferrere, Alfonso Capurro, en la presentación del Índice de Transformación de 2018 que se realizó ayer en el IEEM-Escuela de Negocios de la Universidad de Montevideo.

La principal carencia que Capurro exhibió ante los presentes, fue la de reformas microeconómicas realizadas por el gobierno uruguayo. Si bien el economista de Ferrere admitió que en términos macroeconómicos el país está "bastante bien", indicó que le gustaría mejorar cuestiones como la reducción de la inflación y el déficit fiscal. "Me gustaría que el país mejorara, pero creo que la estabilidad macro que tiene Uruguay es un activo muy importante y en general valorado dentro del espectro político", comentó.

Sin embargo, para Capurro, los verdaderos desafíos económicos de Uruguay se centran en crear un conjunto de normativas que promuevan la eficiencia en el uso de los recursos y una mayor competencia en los mercados.

Esta fue la principal idea planteada por Capurro y para sustentarla, analizó principalmente la gestión del ente estatal Ancap y la reforma de la salud.

Sobre la gestión de la Ancap, Capurro sugirió que el país debería analizar el régimen de regulación que tiene el monopolio estatal. "Creo que se pueden hacer mejoras a nivel institucional y regulatorio para que el monopolio coexista con una regulación eficiente como coexisten en otros mercados", señaló y advirtió que no tomar esa decisión implicaría asumir que Uruguay tiene el combustible más caro de toda la región y que eso le ocasiona problemas de competitividad a los sectores que compiten a nivel internacional.

Capurro hizo una distinción entre dos tipos de sectores en la economía uruguaya, por un lado quienes pertenecen al sector de bienes transables (aquellos que se pueden exportar e importar libremente), y por otro lado, el sector idee bienes no transables (los que se consumen únicamente en la economía que se producen).

"Los sectores no transables están protegidos por la regulación", indicó el economista. Y añadió que en algunos rubros como el de combustibles, "hay transferencia de lo transable a lo no transable", y que ese problema de ineficiencia y competencia lo pagan los sectores de bienes transables.

"Muchas veces somos nosotros mismos los que pagamos por esa ineficiencia", sentenció.

Para el economista, los mercados que compiten a nivel internacional tienen la capacidad de autoregularse, viven o mueren.

Por lo tanto, cree que es necesario regular los entes estatales para que no se conviertan en una "carga" de los mercados competitivos.

Otra de las sugerencias que planteó el economista fue que, para que Ancap logre una mejora en la eficiencia en el uso de sus recursos, quien fije el precio del combustible debería ser la Unidad Reguladora de Servicios de Energía y Agua (Ursea) y no la propia Ancap.

"Una de las opciones es que Ursea fije el precio del combustible en función al Precio Paridad de Importación (consiste en el costo del combustible si existiera el libre comercio), si Ancap no puede proveer alguien lo hará", sugirió Capurro.

Con esta sugerencia estuvo también de acuerdo el economista Ignacio Munyo, quien indicó que en 2003 la fijación del precio del combustible no estaba en manos de Ancap.

La otra referencia importante a la que Capurro hizo mención en su exposición, fue a la reforma de la salud que llevó adelante Tabaré Vázquez en su primer mandato.

Al respecto, el economista reconoció que el hecho de haber logrado una mayor universalización de los recursos de la salud, merece ser destacado.

"En ese momento, facilitar el acceso a la salud a todos los uruguayos era sin dudas la prioridad. Sin embargo, con el pasar de los años creo que no hemos pensado demasiado en si es un sistema eficiente, si lo podríamos hacer más eficiente o en si fue una reforma demasiado cara", reflexionó Capurro.

El camino que debe seguir Uruguay para sortear sus desafíos económicos es —según dijo— evaluar las alternativas, analizar las regulaciones, pensar en los efectos y decidir los posibles caminos de implementación asumiendo las consecuencias.

 

Uruguay con similares resultados en índice

El Índice de Transformación de la Fundación Bertelsmann (BTI), es un estudio realizado desde 2004 que cada dos años releva la situación económica, social y política de 129 países. Uruguay mantuvo en esta edición del BTI (que evaluó al país en 2016 y 2017) casi el mismo puntaje que obtuvo en la edición pasada en casi todos los indicadores. Inclusive, en el indicador que mide la Gobernanza, Uruguay se posicionó como el 2° país del mundo con el mejor puntaje. En cuanto al indicador de transformación económica, Uruguay ni siquiera aparece en los primeros 10.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)