Dos países con realidades distintas

Los elogios de un economista argentino y los riesgos que ve un uruguayo

Gabriel Oddone y Martín Lousteau analizaron la realidad económica de ambos países. El primero marcó riesgos de estancamiento, de pérdida del grado inversor y la necesidad de reformas, a lo que el argentino respondió que si tuvieran los mismos problemas “brindamos con champagne”.

Mientras Oddone (izq.) planteó varios temas desafiantes que enfrentará Uruguay, Lousteau (der.) los matizó al hablar de Argentina. Fotos: La Nación | D. Borrelli
Mientras Oddone (izq.) planteó varios temas desafiantes que enfrentará Uruguay, Lousteau (der.) los matizó al hablar de Argentina. Fotos: La Nación | D. Borrelli

El economista y socio de CPA, Gabriel Oddone, expuso ayer durante media hora acerca de los riesgos que observa en la economía local —estancamiento, pérdida del grado inversor y necesidad de reformas estructurales, entre otros— y a continuación habló su colega argentino Martín Lousteau, quien al ver caras de preocupación entre el público aclaró que "si esta misma presentación se hiciera en Argentina todos estarían exultantes, brindando con champagne".

Esa fue la tónica que dominó la disertación organizada por los 15 años del canal VTV: mientras el analista local hacía foco en los desafíos que tendrá el próximo gobierno, el exministro de Economía argentino (2007-2008) elogiaba la realidad del país respecto al suyo.

Oddone repasó que CPA maneja una proyección de crecimiento de la actividad de 1,9% para este año, pero sostuvo que "hay riesgos de estancamiento" porque la economía "se desacelera fuertemente" si se dejan de lado factores que distorsionan la medición. En esa línea, subrayó que "la inversión no levanta" y hay "problemas importantes con el empleo", por lo que "para volver a crecer a tasas importantes Uruguay necesita un evento externo muy favorable".

Precisamente sobre el plano exterior, expresó que se esperan "18 meses con un escenario similar" al actual, con un dólar fortaleciéndose y un recorte de capitales hacia los países emergentes por la política monetaria de la Reserva Federal (Fed). El analista planteó que "la afectación para Uruguay" de este panorama pasa mayormente por la suba del barril de petróleo.

Gabriel Oddone. Foto: Marcelo Bonjour
Gabriel Oddone. Foto: Marcelo Bonjour

Si bien Oddone reconoció que "todos los posibles canales de transmisión" de una crisis en Argentina hacia Uruguay "están más cubiertos que en el pasado", indicó que igual hay impactos: "hoy estamos 40% más caros en dólares que en diciembre, lo que hace que más uruguayos crucen (hacia el vecino país) y menos argentinos vengan"; además que Argentina al devaluar su moneda "se volvió más competitivo en terceros mercados en los que competimos", como la carne vacuna.

El socio de CPA reiteró que el próximo gobierno deberá encarar un ajuste, que probablemente incluya un aumento de los impuestos. Respecto al elevado déficit fiscal, motivo por el que la calificadora Fitch —"la que sigue con más rigurosidad a Uruguay", dijo Oddone— varió a negativa la perspectiva de la deuda, manifestó que se debería actuar de forma rápida pero "los tiempos políticos" hacen que recién en 2021 pueda regir cualquier medida.

Consideró que el grado inversor está en riesgo ya que "se han incumplido todas las metas fiscales", pero "la situación todavía no es dramática porque tenemos ciertos seguros".

"No esperamos un escenario de crisis, pero sí un desempeño mediocre", resumió Oddone. "Me preocupa mucho del 2020 en adelante, porque creo que Uruguay tiene una agenda agotada en políticas públicas, pero el escenario que va a heredar el próximo gobierno sumado a lo que se puede prever de cómo se conformarán las mayorías (en el Parlamento) harán que la construcción de una nueva agenda sea dificultosa", añadió.

"Canario en la mina".

Lousteau dijo que hablar sobre la realidad económica argentina produce "morbo", por lo que enfocó su alocución en temas más estructurales que afectan al vecino país.

Sostuvo que Argentina representa "a un canario en una mina, porque es el primero que nota la falta de oxigeno", como pasó recientemente cuando estuvo entre los más afectados (corrida cambiaria incluida) por la salida de capitales del mundo emergente.

Martín Lousteau.
Martín Lousteau. Foto: Archivo

También apuntó que Argentina "anticipa algunas tendencias", lo que sustentó comparando los efectos en el país de la crisis de 2001/2002 y en el mundo de la crisis global de 2008: la clase media se vio descuidada por el Estado y cambió su representación política, aparecieron los populismos, hubo una inclinación hacia el proteccionismo, así como una puja entre el gobierno y los medios.

Sobre los temas de fondo que impiden a Argentina consolidar ciclos de crecimiento prolongados, se centró en el gasto público y las ineficiencias del Estado.

En ese sentido, planteó que en el mundo actual "los que compiten primordialmente son los Estados" por los impuestos que cobran, que terminan siendo un factor clave de los costos de producción y determinan si un exportador puede competir o no con sus productos en el extranjero.

Pese a haber sido embajador en Estados Unidos (2015-2017) por designación del presidente Mauricio Macri, Lousteau cuestionó el acuerdo que el gobierno firmó con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y marcó que la economía terminará el período actual con una tasa promedio de -0,5% anual.

Macri y funcionarios se reunieron en una cena con la directora gerente del FMI. Foto: Reuters
Macri y sus funcionarios con la directora gerente del FMI. Foto: Reuters

En contraposición, planteó que Uruguay "cambió un montón" lo que marcó como una señal "de un país que progresa", y señaló: "quizás ustedes no lo ven porque cuesta, como cuesta ver a los hijos crecer".

Además, mostró números que detallan el crecimiento del ingreso por habitante en los últimos 45 años en ambos países —0,6% promedio anual en Argentina y 2,2% en Uruguay— y destacó que si se proyecta en el tiempo, pasados 99 años Uruguay multiplicaría por ocho el ingreso per capita mientras que Argentina todavía ni lo duplicó.

"Los argentinos, producto de tantas crisis sobre-diagnosticamos la coyuntura y no tenemos la perspectiva para diagnosticar lo que nos está pasando desde el punto de vista estructural. Por eso, tendemos a repetir errores y problemas", sentenció Lousteau.

Los debates por "intratables"

Uno de los programas de análisis y debate político de mayor rating en Argentina es "Intratables", emitido por América TV, y Lousteau lo usó como analogía del modo de discusión de la sociedad actual: "antes había un programa político por excelencia y sentaban a un economista que hablaba 20 minutos y no importaba si nadie entendía nada, no se podía cambiar de canal" porque no había más opciones; pero hoy día con el auge de las señales de cable, las redes sociales y otras nuevas formas de comunicación "se compite ferozmente por nuestra atención, entonces hay que ser estridentes para que la gente no cambie de canal, y por eso en Argentina los debates tienen lugar en Intratables, donde no se puede debatir nada porque están todos gritando y si nadie dice nada estridente van a un corte".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)